Shirley, la esperanza tras el Gran Crack

La actriz a sus seis años revivió el ánimo de los estadounidenses durante la crisis de 1929; la división cinematográfica de Fox logró evadir la bancarrota gracias a sus películas.
shirley temple  (Foto: CNN)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La Gran Depresión aquejaba a millones en Estados Unidos. La tasa de desempleo rondaba el 25%, la deflación registraba el mismo porcentaje, miles de bancos caían y otras miles de empresas cerraban, pero dentro de este negro panorama, un rostro resplandeciente con rizos de oro en las pantallas grandes traía un momento de alegría y esperanza para miles de estadounidenses, así como la salvación económica para la industria cinematográfica, en particular para 21th Century Fox: su nombre, Shirley Temple.

En 1933, la entonces actriz californiana de cinco años con pecas y gran talento para la actuación, baile y canto, firmó un contrato con la corporación filmográfica Fox. Un año después, la compañía vería los beneficios de esta contratación. En 1934, la pequeña intérprete conquistó los cines con uno de sus primer largometrajes ‘Stand up and cheer!’. Ese mismo año también destacó Carolina, el largometraje ‘Bright eyes’ y su icónica canción a bordo de un avión ‘The good hip lollipop’.

A partir de la firma de su contrato con Fox hasta el final de la Gran Depresión, la niña nacida en Santa Mónica realizó 26 películas. A sus seis años recibía ganancias por 1,250 dólares por semana, según reportan medios como BBC, sin contar los ingresos por productos con su imagen, como vestidos, cereales o muñecas, cuyas ventas, tan sólo del último artículo, redituaban un promedio de 1.5 millones de dólares al año. En total, la actriz protagonizó unas 40 películas en 10 años.

En un contexto de depresión económica, a un paso de la bancarrota, Fox no dudó en invertir en su figura número uno y renovó su contrato para pagarle hasta 50,000 dólares por película, de acuerdo con cifras del Hollywood Reporter.

Para los estadounidenses inmersos en esta profunda crisis, Temple representó un alivio y “milagro”. “Little Miss Miracle”, así fue como la describió el otrora presidente estadounidense Franklin Roosvelt. “Mientras nuestro país tenga a Shirley Temple, estaremos bien”, agregó el exmandatario.

En 1935, la Academia de Hollywood le entregó un Oscar especial debido a su "excepcional contribución al entretenimiento cinematográfico".

En la década de 1950 comenzó a participar en política y en 1974 fue designada embajadora en Ghana y dos años después se convirtió en jefa de protocolo. En la década siguiente capacitó a los nuevos embajadores a pedido del Departamento de Estado.

En 1989, el entonces presidente George H.W. Bush la designó embajadora en Checoslovaquia, un cargo sensible en la Europa Oriental normalmente reservado para diplomáticos de carrera.

Tras su muerte, varios artistas y medios estadounidenses aún le reconocen el alivio y la esperanza que trajo durante la Gran Depresión

“La pequeña Shirley Temple elevó el espíritu de la nación durante la Gran Depresión. RIP”, escribió la actriz Mira Farrow.

 

 

La actriz Shirley Temple murió en la noche del lunes pasado a los 85 años por causas naturales, informó su familia en un comunicado.

Temple "falleció sin sufrir" en su hogar en California a las 22:57 hora local rodeada de su familia y cuidadores, detalló el martes el comunicado.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Le rendimos homenaje por una vida de destacados logros como actriz, diplomática y lo más importante, como nuestra amada madre, abuela, bisabuela y adorada esposa", agregó.

Con información de Reuters

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×