¿Cómo detectar un bolso falso?

Algunas imitaciones son tan buenas que incluso los expertos pueden caer en el engaño; la compra de bolsos por Internet representa un mayor riesgo para la falsificación.
mama bolso  (Foto: Thinkstock)

Las nuevas colecciones de bolsos llegaron a las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York, y en poco tiempo comenzarán a ser replicados en masa por los falsificadores.

Aunque algunas imitaciones son obvias, otras están tan bien logradas que pueden parecerle auténticas a un comprador casual.

Cuando se trata de bolsos falsos, hay varias categorías. En la clase más inferior están las falsificaciones más obvias que combinan materiales sintéticos y terminados toscos, como un bolso Gucci que en lugar de llevar impreso las dos “G” invertidas, lleva “C”.

Las falsificaciones de calidad media y superior pueden utilizar cuero real y terminados a medida, son manufacturadas para parecer realmente auténticas. Y pueden venderse a un cliente desprevenido por cientos de dólares.

Con esas réplicas o clones tan sofisticados, ¿cómo detectar una bolsa pirata? Para saber si una bolsa es real, es muy útil saber cómo luce la auténtica.

“Tienes que saber cómo es el artículo antes de saber si es real”, dice Graham Wetzbarger, el director de autenticación y observancia de marcas en The RealReal, una empresa de consignación de bienes de lujo. Él ha desarrollado su carrera aprendiendo cómo detectar una falsificación y enseñándole a su equipo a hacerlo.

“Cada marca tiene características”, explicó.

Wetzbarger le mostró a CNNMoney algunas piezas falsas, incluyendo una Fendi con un número de serie que la compañía no utiliza y un holograma en el interior, que se supone debe ayudar a detectar piezas no auténticas. Y un bolso Hermès cuya "H" estampada parecía convincente, pero tenía un bolsillo interior. El original no lo tiene.

El detalle más mínimo puede delatar, por ejemplo, que lleve costura de nylon sintético en lugar de una puntada distintiva, como lo que usa Hermès: hilo mouliné de lino recubierto con cera de abejas. Los hilos sintéticos se ven brillantes, y no tienen la decoloración natural.

Los ornamentos también importan. La plata falsa a veces tiene una tonalidad azulada, y ​​Wetzbarger cuenta que de tener dudas, la prueba llevándosela a la boca.

“Una pieza falsa sabrá como una lata de refresco”, dijo. Una pieza auténtica tendrá un sabor más dulce.

Comprar bolsos en Internet es arriesgado, incluso de un distribuidor con alta calificación, porque incluso un vendedor bien intencionado pudo haber sido engañado. Y aunque algunos sitios como eBay ofrecen cierta protección al comprador, un ojo no entrenado no puede detectar los detalles, incluso en persona.

Como alternativa más segura, los consumidores han acudido a las tiendas a consignación. Esa industria ha crecido un 7% en los últimos dos años, según NARTS, una asociación de profesionales de la reventa. Y comprar de segunda mano ya no es tan mal visto, apunta Julie Wainwright, directora ejecutiva de The RealReal.

Su negocio, que autentifica cada pieza de ropa, bolsa o par de zapatos, ha crecido de forma constante desde que abrió sus puertas virtuales en 2011.

Su compañía facturó 100 millones de dólares en ventas el año pasado, y está en camino de duplicar esa cifra este año. Parte del crecimiento es impulsado por las nuevas líneas de productos, la compañía ha añadido joyería fina, relojes y arte, así como expertos en los tres campos para autenticar las piezas.

Ahora ve
Nueva York recibió con protestas a Donald Trump
No te pierdas
×