El invento que cambió la música para siempre

Auto-tune revolucionó la industria musical al ser utilizado en una canción de Cher; su creador se pregunta si en realidad hizo un bien a los artistas modernos o arruinó sus carreras.
Britney Spears  (Foto: Getty)
Jacopo Prisco y Andrew Stewart
(Reuters) -

“Do you believe in life after love?”, solía cantar Cher. Y si has escuchado esa canción, ahora debes tenerla pegada en la cabeza.

La canción de 1998 marcó el regreso de la cantante a las listas de popularidad y marcó el primer uso prominente de una tecnología llamada “Auto-tune”, un software corrector de tono que desde entonces ha cambiado la industria de la música.

Auto-tune altera el tono de una voz cantando para hacerla sonar perfectamente entonada. Cuando se usa adecuadamente es lo suficientemente sutil para no ser detectado.

Pero los productores de Cher jugaron con la idea de subirlo hasta 11, creando el ahora familiar efecto que es mitad sintetizador humano, mitad voz robótica.

Andy Hildebran, el inventor del Auto-tune, le dijo a CNN: “Mi lógica fue, ok, pondré ese ajuste en el software. Pero no creí que nadie sensato lo usaría”.

Así nació el “efecto Cher”, y uno de los mayores éxitos de los 90.

De petróleo a grabaciones

¿Cómo inventa alguien el Auto-tune? Analizando datos sísmicos mientras se busca petróleo, por supuesto.

Ese era el trabajo previo de Hildebrand: “Las compañías de petróleo detonaban cargas en el suelo o en el agua, y después tienen sensores que analizan los reflejos para encontrar el petróleo”, explica.

Esa tecnología fue comprada por la gigante compañía estadounidense Halliburton en 1995 y ha ayudado a que la producción de petróleo en Estados Unidos se elevara de un 30 a un 60%, consiguiéndole a la compañía cerca de 1,000 millones de dólares al año.

“Utiliza la misma ciencia de procesamiento de señales digitales”, dice Hildebrand, músico desde hace tiempo quien decidió aplicar esa ciencia al canto.

Le tomó solo un mes crearlo. “Antes de Auto-tune, los estudios hacían corrección de tono haciendo que el cantante repitiera una frase una y otra y otra vez. Hacían 100 tomas y luego las pegaban para hacer una pieza de música que sonara entonada”.

Auto-tune hace todo eso con presionar un botón.

Relación amor-odio

Un botón mágico que hace a todos cantar la nota perfecta fue, como era de esperar, un éxito instantáneo en la industria. “Dentro del primer año le habíamos vendido a cada gran estudio en el país, y eso fue uno o dos años después de que Cher hiciera su canción Believe”, recuerda Hildebrand.

Aquí están sus notas sobre esa canción: “¡Pensé que era realmente genial! Incluso si usaron u mal ajuste, o lo que yo llamo mal dado que no lo diseñé para que fuera usado de esa forma: hace el efecto robótico porque cambia el tono instantáneamente de nota a nota”.

Pero el jurado aún no se decide acerca de si el Auto-tune fue un beneficio o un desastre para la industria musical. En 2010 la revista Time lo incluyó en su lista de los 50 peores inventos, llamándole “una tecnología que puede hacer que los malos cantantes suenen bien y los muy malos cantantes suenen como robots”.

La banda Death Cab for Cutie se apareció en los premios Grammy 2009 usando lazos azules para “aumentar conciencia contra el abuso del Auto-tune”, y el ferviente opositor al Auto-tune Jay-Z lanzó una canción en 2009 llamada D.O.A.- Death of Auto-tune (Muerte del Auto-tune).

Britney Spears tuvo una notoria controversia con el uso de Auto-tune en 2014, cuando una grabación de su canción Alien fue filtrada y comparada, de modo poco favorable, con la versión arreglada del álbum Britney Jean.

Pero, ¿qué piensa su inventor? “Los cantantes aprenden acerca de cómo funciona y medio les gusta, pero tienen una relación amor-odio con ello: no quieren que otros sepan que lo necesitan”.

Parece que el Auto-tune es a la música lo que el Photoshop a la fotografía: todo el mundo lo usa, pero nadie tiene ganas de admitirlo.

Arreglando los latidos de tu corazón

Después de haber probado con el canto—“el segundo instrumento musical más popular”—Hildebrand está ahora buscando ahora el número uno: la guitarra.

“No suena nada como una corrección vocal, pero mantiene la guitarra perfectamente en tono”, dice.

Después, el latido de tu corazón. “Hay un nuevo aparato llamado el desfibrilador incrustado: es un marcapasos implantado en el pecho que monitorea las irregularidades en los latidos y libera pulsos de energía para corregir anomalías. El problema es que a veces el software falla al detectar el latido, y esperamos arreglar eso.”

La tecnología, en forma de algoritmo, pronto será incrustada en estos marcapasos.

Y tenemos una sensación de que no se detendrá allí.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×