¿Debes dejar los alimentos chatarra cuando estás a dieta?

Un análisis indica que quienes tienen sobrepeso en realidad no consumen más alimentos chatarra; los investigadores sospechan que comer demasiado, en general, es el factor que lleva a la obesidad.
hamburguesa  (Foto: iStock by Getty Images.)
Carina Storrs
(Reuters) -

La gente tal vez no tenga que dejar totalmente la comida chatarra ni los refrescos para bajar de peso, según un estudio.

Los investigadores estudiaron si los adultos estadounidenses que tienen un índice de masa corporal más elevado consumían comida chatarra, dulces y refrescos con mayor frecuencia. Usaron los datos de estudios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) de 2007 y 2008, en los que se pidió a 5,000 estadounidenses que recordaran que habían comido en dos días.

No había diferencias entre los reportes de los estadounidenses de peso normal (con IMC de entre 18.5 y 24.9) y quienes tenían obesidad mórbida (con IMC de más de 40) sobre la frecuencia con la que habían comido papas fritas, refrescos y postres, según los investigadores. Aquellos obesos y con sobrepeso no consumían comida rápida con más frecuencia que el grupo de peso normal.

Lee: ¿Cómo comer saludable en el área de comida rápida?

Pero todavía no se emocionen: lo que comemos tiene consecuencias en nuestra salud. Sin embargo, esto podría ayudar a la gente a pensar bien en qué deben dejar de comer cuando tratan de bajar de peso.

"Realmente nos sorprendió, pensé que habría una relación" entre el peso de una persona y la frecuencia con la que consumía comida chatarra, dijo David Just, profesor de Economía Aplicada y Administración de la Universidad de Cornell, Estados Unidos.

Just es uno de los autores del estudio que se publicó en el número de octubre de la revista Obesity Science & Practice.

"La lección para el consumidor es que la gente probablemente puede encontrar una forma de comer sano e incluir comida chatarra ocasionalmente. No tiene que ser todo o nada", dijo Just.

Los adultos que tienen sobrepeso u obesidad también dijeron que en general habían comido menos bocadillos salados y dulces que los adultos de peso normal.

"Existe la posibilidad de que la gente que ha subido de peso haya empezado a reducir el consumo de estos alimentos", dijo Just.

Los hallazgos no deberían considerarse como un permiso para comer todo lo que quieras. Estos alimentos se relacionan con enfermedades como diabetes e hipertensión, además de que podría haber personas con más probabilidades de subir de peso al consumir comida chatarra, dijo Just.

"Dejar de comer alimentos chatarra es buena idea, pero probablemente no influirá tanto como concentrarte en las cosas que comes regularmente", dijo Just. Lo que probablemente tenga un efecto mayor en el peso es la cantidad que comes de esos alimentos y platillos cotidianos, no consentirte con comida chatarra de vez en cuando, agregó.

Reducir las calorías totales que se consumen y la frecuencia de las colaciones podría ser el mejor consejo para quienes hacen dieta, según el estudio.

Lee: Comida procesada y sana... hecha en México

Los investigadores analizaron si la gente del estudio reportó haber comido ciertos alimentos y no la cantidad de alimentos que consumió. Es posible que el tamaño de la porción esté relacionada con el peso y que los estadounidenses con sobrepeso u obesidad simplemente comen más comida chatarra cuando se lo permiten, dijo Just.

En el estudio también se descubrió que quienes tienen peso normal suelen comer frutas y verduras con mayor frecuencia que aquellos con sobrepeso. Sin embargo, los investigadores no analizaron el consumo de carne y almidones en este estudio.

Los investigadores no exploraron si el ejercicio podría compensar el aumento de peso que causa la comida chatarra.

"Si no estás activo, entonces comer alimentos chatarra dos o tres veces por semana podría ser un problema para ti, pero si estás activo, tal vez la aguja no se mueva", dijo Just.

Es posible que en estudios anteriores se haya detectado una relación entre el consumo frecuente de comida chatarra y un IMC más alto. Los autores del estudio en cuestión dijeron que podía deberse a que las investigaciones incluyeron a la gente con obesidad mórbida, (quienes tienen un IMC mayor a 44.9) y a quienes están bajos de peso (que tienen un IMC de menos de 18.5).

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Aunque en el estudio se descubrió que la gente con obesidad mórbida consume comida chatarra y refrescos con mayor frecuencia, es posible que tengan afecciones que los hacen más propensos a subir de peso, dijo Just.

En el nuevo estudio se excluyeron estos dos grupos (que componen solo al 5% de la población) de sus análisis generales.

Ahora ve
Donald Trump dice en discurso en Phoenix que el TLCAN podría terminarse
No te pierdas
×