Los retos de Jonás Cuarón en ‘Desierto’

Conseguir al reparto, entrenar a un perro y trabajar en una locación como el desierto; esos fueron los retos del director que combinó dos géneros aparentemente incompatibles en un filme.
jonás cuarón  (Foto: Getty Images/Archivo)
Carmen Murillo
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hace siete años, una idea comenzó a rondar en la mente del director, escritor y productor de cine Jonás Cuarón. A la par de que viajaba con su hermano a Tuxon, Arizona, se discutían las leyes anti-migrantes. Eso despertó su interés en el fenómeno de la migración.

Desierto es resultado de esa búsqueda.

“Por mucho tiempo estuve buscando la mejor manera de abordar el tema, de abarcarlo”, cuenta Cuarón.

Sin embargo, no fue hasta dos años después que decidió combinar dos géneros cinematográficos, aparentemente inconexos para contar una historia diferente: el western y el thriller. “Yo siempre fui fan de películas como Reto a muerte, de Spielberg (...) Y fue cuando se me ocurrió hacer esta película de un vigilante norteamericano cazando a un grupo de mexicanos”.

Lee: Cine mexicano, lo ves en el cine o (tal vez) ya no lo viste

Cuando comenzó a escribir, se dio cuenta que el mejor actor para protagonizar la película era Gael García. “Es el actor mexicano que más admiro, y yo sabía que para este papel necesitaba un actor que supiera llevar al público de la mano”, explica Cuarón. “Vi que Gael ya había hecho varios documentales sobre este tema, y que ya había hecho toda una investigación, eso me interesó mucho”.

El otro personaje clave, según el director, fue el desierto. A la par que coescribía Gravity con Alfonso Cuarón, su padre, tuvo oportunidad de viajar por varios desiertos. “Cuando Mateo y yo empezamos a escribir sobre el desierto, nos fuimos dando cuenta que hay muchos tipos de paisajes”, explica el escritor y director de cine. “Yo quería un desierto que me diera la mayor variedad de paisajes y ahí fue cuando llegué a Baja California Sur, que fue donde acabamos filmando”.

La locación elegida está a dos horas al norte de La Paz, en San Juan de la Costa, una zona rodeada de minas y con tierra color verde fluorescente. “Me gustaba mucho porque vi unas formaciones rocosas que me recordaron mucho a los westerns de Sergio Leone. Desde que empezamos a escribir desierto, esas películas eran un gran referente y cuando vi ese paisaje en México, me sorprendió mucho encontrarlo acá”.

Al final, Cuarón tuvo que reescribir el guión para que éste se adaptara al escenario natural que tenía. Los retos no se hicieron esperar. Para llegar a las locaciones tenían que conducir dos horas en automóvil y caminar otra media hora, además de tener que ahuyentar a víboras cascabel. “A mí por suerte no me tocó encontrar víboras de verdad, pero al fotógrafo y a otra gente sí les tocaba llegar a la locación y encontrarse una cascabel, teníamos que sacarla sutilmente”.

Jeffrey Dean Morgan, el otro “encantador de perros” 

Otro de los momentos importantes en la creación de Desierto, fue encontrar al antagonista. Jonás Cuarón eligió a Jeffrey Dean Morgan por varias razones. “Siempre me gustó, porque lo vi como alguien muy rudo, pero también tiene algo como atractivo y entrañable. Yo quería que el personaje de este asesino tuviera algo que siguiera siendo humano (...) Porque al fin y al cabo es una persona muy lastimada, que por culpa de una retórica racista, perdió la cabeza”, narra el director de cine. “Jeffrey tiene mucho ese lado emocional humano y cuando me junté con él, llegó a la junta con tatuajes de sus perros, de sus rifles, en una camioneta pick-up con sus dos perros. Cuando lo vi me di cuenta de que era perfecto pa’ Sam”.

A Cuarón le impactó la química instantánea que tuvo con el perro, pero sobre todo, le llamó que Dean Morgan entendiera al personaje de “el gringo villano”. La clave, explica, es que el actor, que ha aparecido en series de televisión como Grey’s Anatomy, ya había tenido relación con México.

Otro de los retos de la filmación fue la creación de efectos especiales, sobre todo en las escenas violentas, que decidió mostrar con toda la crudeza posible. “En algún momento cuando estaba editando, le enseñé la película a Amat Escalante (director, productor y guionista mexicano), y justo cuando yo hacía esos cortes tramposos, donde le disparan y te vas a alguien más, nada más me decía: ‘es que se ve muy obvio’”.

Cuarón cree que su protagonista, llamado Moisés —aunque nunca se le nombra en la película—, es el arquetipo del héroe migrante. “Cuando lees estas historias de migrantes, hay dos cosas: una fuerza y una superviviencia (...) No es sólo cruzar el desierto, cruzar México ya es toda una epopeya (...) Yo quería que Gael se convirtiera el arquetipo de todo eso”.

La película se estrenará en marzo en salas de cine.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×