Por crisis, baja inversión en innovación

La OCDE advierte sobre recorte a presupuesto para este rubro; implicaría que no habrá crecimiento en las economías.
Silvia Ortiz Ruiz
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destacó que la inversión en innovación es un reto adicional en estos tiempos de crisis,  pues reconoció que cuando los ciclos económicos son malos -como el que estamos viviendo- los presupuestos para innovación son los primeros que se recortan.
El secretario general adjunto de ese organismo, Pier Carlo Padoan, insistió en que sin innovación y desarrollo tecnológico no hay crecimiento en las economías. Asimismo ante funcionarios del gobierno federal, empresarios y académicos, aseguró que existe el compromiso de la administración de Felipe Calderón para que la innovación y el desarrollo tecnológico sea una prioridad en la agenda nacional.
Durante la presentación del programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECiTI) 2008-2012, Pier Carlo Padoan recomendó a los gobiernos mantener como prioridad la adaptación de políticas para intervenir en los ecosistemas de innovación, ante la emergencia para implementar políticas económicas eficaces a corto plazo.
La innovación es más compleja y más amplia -dijo- por ello, los gobiernos deben involucrarse para poder interactuar en el ecosistema de la innovación, aprender cuál es el impacto de las políticas públicas en el sistema de mercados y en la sociedad.
Citó como elementos primordiales el apoyo a la investigación pública y a la educación, a la innovación abierta en donde se debe considerar otras firmas no sólo como competidores, sino como colaboradores.
En el documento denominado Revisión de la Política de Innovación en México para la OCDE, elaborado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se describen tres riesgos en los que se afirma que nuestro país reaccionó tarde para reconocer la importancia de la inversión en innovación.
Y también para habilitar el crecimiento y competitividad, de modo que la pérdida de ésta en actividades basadas en el conocimiento puede ser irreversible, lo que a su vez, genera débiles capacidades que limitan las oportunidades ofrecidas por derramas internacionales de la creciente inversión de los competidores en conocimiento.
Ante esto, las recomendaciones se focalizan en el mejoramiento de la combinación de instrumentos de política en apoyo a la investigación y desarrollo e innovación empresarial. Se sugiere fortalecer la investigación pública y fomentar su contribución a la innovación. También se centran en el fomento al desarrollo, inserción y movilidad de recursos humanos altamente calificados, entre otros.
Ante ello,  el secretario de economía, Gerardo Ruiz Mateos, y el director general del Conacyt, Juan Carlos Romero Hicks, coincidieron que el "PECiTI 2008-2012", recoge la mayor parte de las recomendaciones realizadas por la OCDE.
Romero Hicks enumeró las siguientes acciones:

  • Adoptar un enfoque estratégico en el Programa de Becas de Posgrado, introduciendo criterios de selectividad en el otorgamiento de apoyos.
  • Modificar los criterios de evaluación usados en el Sistema Nacional de Investigadores.
  • Fortalecer los programas de inserción de personal altamente calificado en el sector empresarial y facilitar la movilidad de los investigadores a la industria.
  • Reformar el sistema de incentivos a la inversión que realizan las empresas en investigación y desarrollo tecnológico.
  • Usar los fondos sectoriales y mixtos para fomentar el desarrollo de clústers regionales de innovación y desarrollar con apoyo de los consejos estatales de ciencia y tecnología, un plan de cooperación federal y estatal para el desarrollo de infraestructura científica.

Asimismo citó una serie de objetivos del PECiTI que se ciñen a los cinco ejes rectores del Plan Nacional de Desarrollo: Estado de derecho y seguridad; economía competitiva y generadora de empleos; igualdad de oportunidades; sustentabilidad ambiental; y democracia efectiva y política exterior responsable. Así, entre los objetivos destacan: establecer políticas de estado a corto, mediano y largo plazos, que permitan fortalecer la cadena de educación, ciencia básica y aplicada, tecnología e innovación. Descentralizar las actividades científicas, tecnológicas y de innovación con el objetivo de contribuir al desarrollo regional, así como fomentar un mayor financiamiento de la ciencia básica y aplicada, la tecnología y la innovación, entre otros.
Por su parte, el representante permanente de México ante la OCDE, Agustín García-López Loaeza, informó que México invierte sólo 0.5% del Producto Interno Bruto a la innovación mientras que países como China aportan 1.3% del PIB.
Gerardo Ruiz Mateos destacó que "durante años México ha tenido un rezago en el desarrollo tecnológico", pues en las últimas dos décadas, el incremento de la productividad por trabajador en el país ha incrementado sólo 0.38%.
Por ello, dijo que impulsa una reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología que promoverá leyes estatales y programas en materia de innovación y la vinculación más intensa entre las instituciones, centros de investigación científica y desarrollo tecnológico con los sectores productivos y de servicios, además de fortalecer las políticas de propiedad intelectual y normalización.
Y anunció que en lo que resta del sexenio se invertirán 1,800 mdp para construir 13 parques tecnológicos que den servicio a las pequeñas y medianas empresas (pymes). Asimismo, habló de la creación de tres fondos con los cuales se apoyará, a partir de 2009, la innovación tecnológica para negocios de alto valor agregado.
 "Para la competitividad de las empresas, así como el desarrollo de tecnologías precursoras invertiremos a través de estos fondos 2,500 mdp no recuperables", indicó.

Ahora ve
No te pierdas