Elementos para ser &#039verde&#039

Una buena administración de recursos es sólo el primer paso para ser una empresa sustentable.
elementos verdes  (Foto: Dreamstime)

Hoy en día, ser altamente productivo y, al mismo tiempo, reducir el impacto ambiental, es una tendencia de negocios que influye en todas las empresas vinculadas a la industria. Una de las estrategias con mayor éxito que apunta hacia este objetivo es  la que se conoce como ecoeficiencia, la cual es parte de una filosofía integrada a los planes de desarrollo sustentable de las grandes organizaciones, principalmente, y a la que se suman cada vez más pequeñas y medianas empresas (pymes).
Se define como ecoeficiencia a "la manera de crear más valor o producir más con menos impacto, reduciendo la generación de residuos tóxicos, utilizando menos energía y materias primas, lo cual resulta favorable para el medio ambiente", de acuerdo con David Hernández, director de la consultora B-Safe.
El concepto comenzó a hacerse popular a partir del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), en su publicación de 1992, que llevó por nombre Changing course, donde se enfatiza la idea de crear más bienes y servicios, utilizando menos recursos y produciendo menos basura y contaminación.
Edgar Báez, director de la consultora Recupera México, considera que la ecoefiencia es una cultura empresarial que nació por dos necesidades fundamentales: "por el compromiso social de procurar el cuidado del medio ambiente y por la necesidad de reducir costos de producción y de operación en la misma empresa, por medio de la administración y uso eficiente de recursos tanto naturales como materiales, teniendo como resultado productos y servicios más competitivos", es decir, había una necesidad ambiental y otra de reducción de costos muy clara.
Tal vez el término se asemeje al de desarrollo sustentable, pero no son lo mismo, aunque tengan que ver el uno con el otro. "La ecoeficiencia es una filosofía empresarial —afirma David Hernández— utilizada como estrategia para logar un desarrollo sostenible. Por lo tanto, puede ser una herramienta para apoyar a la organización en su camino hacia la sustentabilidad".
EFICIENCIA ECOLÓGICA
Para la implementación de un sistema ecoeficiente, explica Edgar Baez, la organización tiene que pasar por un profundo cambio cultural; las empresas deben encaminar sus procesos de operación y producción procurando los siguientes puntos:

  • Minimizar el uso de materiales.
  • Disminuir el consumo de energía.
  • Impulsar el diseño ecológico.
  • Reducir la emisión de contaminantes.
  • Aumentar al máximo las posibilidades de reciclaje.
  • Maximizar el uso de recursos renovables sobre los no renovables.
  • Aumentar la durabilidad de los productos.
  • Incrementar la intensidad de servicio de los bienes.

Los expertos coinciden en que probablemente no siempre se apliquen todos los elementos de la ecoeficiencia al 100%, pero sirven como referentes para desarrollar un sistema funcional en las compañías como parte de otras estrategias como la sustentabilidad o la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), por ejemplo. La ecoeficiencia tiene implicaciones en todas las áreas de la empresa, incluso, en toda la cadena de valor, incluyendo proveedores, contratistas y maquiladores, entre otros. Y es que no hay que olvidar, como lo comenta David Hernández, que su implementación va dirigida a la creación de programas y planes en áreas de oportunidad detectadas en cada segmento del negocio, de tal suerte que es posible convertir plantas y oficinas en células ecoeficientes dentro de la misma organización.
ENERGÍA BIEN DIRIGIDA
Uno de los puntos cruciales de la ecoeficiencia es la minimización de los recursos energéticos en las diferentes áreas que componen la producción. Al respecto, José Luis Orozco Carvajal, director de Medio Ambiente para Nokia Latinoamérica, comenta que "la empresa tiene 13 años con políticas que benefician una producción de bajo impacto ambiental".
Como parte de estas políticas se creó un plan de ecoeficiencia implementado en la empresa, tanto en sus centros de fabricación como en los de distribución, donde reducen y optimizan el uso de energía hasta en 12%.
Gracias a esto, Nokia mejoró sus procesos logísticos y redujo tiempo de producción, evitando el uso innecesario de energía, tanto eléctrica como fósil.
A la par, los edificios de Nokia están diseñados para aprovechar la luz del sol al máximo, con ventanales que permiten la iluminación natural de sus espacios.
Una estrategia más es evitar traslados de su personal a los centros de trabajo cuando realmente no es prioritario: "Una de las políticas medioambientales es proporcionar las herramientas necesarias para trabajar desde el lugar donde nos encontremos, y así no emplear el vehículo, si no se requiere, y ahorrar energía y tiempo", comenta Orozco.
Por otra parte, la empresa tiene proyectos en marcha para el empleo de fuentes alternativas de energía para reducir la dependencia de la luz eléctrica. "En cada país donde se encuentra Nokia hemos desarrollado planes para aprovechar los diferentes recursos de los que podemos disponer para la generación de energía alterna a partir del viento (energía eólica) o el empleo del etanol (alcohol de caña)".
Otra empresa que también se ha integrado al grupo de las compañías ecoeficientes es Crown Envases México, manufacturera de envases de acero. Sobre su sistema de ecoeficiencia, Juan Carlos Silva García, gerente Corporativo de Seguridad, Salud y Medio Ambiente, nos comenta que "la empresa tiene una guía sobre control y prevención ambiental, que fue desarrollada por el corporativo en Estados Unidos (EU), con la cual se busca un desempeño de clase mundial".
Entre los aspectos que contempla la guía se encuentra un plan de ecoeficiencia, donde se establece la reducción de la energía para contaminar menos, pero sin dejar de producir bajo sistemas de calidad.
"Actualmente contamos con procedimientos donde logramos reducir el uso de energía eléctrica. Aunque es difícil cuantificar la cantidad de energía que empleamos, estimamos que ahorramos hasta 4% de kilowataje por lata producida".
De igual modo, Nokia ha desarrollado cargadores tan efectivos como los convencionales, pero que consumen una cantidad de voltaje menor, reduciendo la cantidad de energía eléctrica empleada.
MANEJO INTELIGENTE DE MATERIALES
Un factor más que debe estar en cualquier sistema ecoeficiente es la optimización de los materiales, tanto para evitar mermas como para hacer fácil su reciclado y producir menos contaminantes. Sobre este punto, Nokia ha dado pasos importantes en la innovación de equipos altamente amigables con el medio ambiente a través del desarrollo de materiales innovadores. "Hoy en día tenemos en el modelo 3110, un teléfono celular fabricado con plástico biodegradable", comenta José Luis Orozco.
El teléfono 3110 funciona como cualquier otro equipo de su clase, pero con la particularidad de biodegradarse bajo ciertas condiciones ambientales, convirtiéndose en una solución para la contaminación por exceso de plástico.
Crown Envase México también considera el óptimo manejo de materiales en sus procesos productivos: "hemos cambiado algunos de nuestros insumos por otros que contaminan menos, por ejemplo, algunos barnices con altos niveles de solventes se han sustituido por polvos electroestáticos, consiguiéndose los mismos resultados, pero con menor grado de contaminación", señala Juan Carlos Silva.
Bajo esta línea, han reemplazado insumos para hacer el proceso más ecológico. Por ejemplo, el reemplazo de telas para la limpieza de residuos químicos por toallas industriales, las cuales son lavadas por medio de un servicio especial para eliminar los residuos tóxicos sin afectar el entorno.
De igual forma, mantienen un control efectivo para evitar contaminar con residuos tóxicos, como compuestos de barniz con bases solventes, rebaba metálica, o bien, aceites quemados.
APROVECHAMIENTO EFECTIVO
Hacer artículos de fácil reciclaje es otra de las características de una producción ecoeficiente. Nokia ha puesto énfasis al respecto; sobre ello, José Luis Orozco Carvajal comenta que, sin importar el tipo de material con el cual está elaborado el equipo telefónico, es completamente reciclable, así como todos sus accesorios.
"Después de su vida útil nuestros teléfonos son recolectados; para ello, tenemos 5,000 centros de recolección en 85 países. En México contamos con 54 puntos ubicados en los módulos de uno de nuestros socios de negocio que es Movistar."
Los materiales con los cuales se hacen los teléfonos son usados en conglomerados de plástico con los que después se fabrican otros productos. Cabe destacar que los teléfonos son elaborados con plásticos vírgenes.
Por su parte, Crown procura tintas ecológicas en la litografía que afectan en menor medida, así como etiquetas que son fáciles de desprender en sus envases, para que el reciclaje de la lata sea más sencillo. Es importante mencionar que las latas son los contenedores con mayor posibilidad de ser reciclados.
Una característica más de la ecoeficiencia es la durabilidad y eficiencia de lo que se fabrica. "Las buenas prácticas ambientales con las cuales se lleva a cabo la producción no interfieren en los resultados esperados, por lo que se siguen respetando las normas más estrictas y de alto nivel de manufactura", explica José Luis Orozco.
EMISIONES, SÓLO DINERO
Como se observa, una empresa ecoeficiente tiene la misión de conseguir un proceso con la menor emisión de contaminantes a la atmósfera: "optimizar los viajes de los vehículos de la empresa no sólo tiene como objetivo la reducción del consumo de gasolina, también busca disminuir el CO2, que es uno de los principales gases que causa el efecto invernadero", comenta el ejecutivo de Nokia.
Por su parte, Juan Carlos Silva García asegura que, entre las prácticas que tiene Crown para reducir la emisión de gases, se encuentra la integración de equipo anticontaminante en la estrategia de la organización, por ejemplo, en su caso, la empresa cuenta con un incinerador que evita hasta 99% la expulsión de partículas dañinas a la atmósfera.
Desde el concepto se entiende que la ecoeficiencia tiene varios beneficios además de cuidar el medio ambiente, por ejemplo, mejora la imagen de la empresa ante sus consumidores, permite tener una sociedad sana y una ecología en equilibrio.
Respecto a esto, David Hernández comenta: "Para cualquier organización los beneficios pueden ser muchos y muy importantes. Independientemente del tipo de empresa y de las actividades que desarrolle, pueden hallarse beneficios en diferentes rubros. Sin embargo, para los empresarios, lo más significativo es incrementar el valor de la empresa".
Existen seis segmentos del negocio donde inmediatamente tiene impacto una estrategia ecoeficiente y son las siguientes :
1.    Ahorro por disminución en gastos de energía.
2.    Identificación e ingreso a nuevos mercados.
3.    Disminución de costos por reuso o reciclaje de materiales.
4.    Innovación de productos con los registros de patentes que ello representa.
5.    Disminución de costos por el control de operaciones con riesgos ambientales.
6.   Certificaciones ambientales y de buenas prácticas.
Con relación a los beneficios económicos, los expertos coinciden que éstos dependen de los alcances definidos, del tamaño de la organización y de las áreas que sean incluidas dentro del programa; por supuesto, entre más actores participen mayor es la posibilidad de que se tengan buenos resultados.
"Desde luego, es importante mencionar que siempre se requiere invertir, sobre todo al inicio, pues hay que cumplir con regulaciones, sustituir tecnología, cambiar materias primas, capacitar al personal, sólo por mencionar algunos rubros que requieren gastos; se necesita de recursos en varios segmentos, sin embargo, a través del desarrollo de un análisis económico, puede proyectarse el beneficio futuro", explica David Hernández.
Un sistema ecoeficiente conlleva, por lo regular, un incremento de oportunidades para hacer negocio. "Quien elabora el producto final o lo comercializa, pide que dentro de la cadena de suministro se maneje en todos los eslabones un sistema de ecoeficiencia. En pocas palabras, crecen oportunidades y se comparten beneficios", explica Juan Carlos Silva García.
Se entiende que desde la extracción de las materias primas, su forma de transporte, almacenamiento, procesamiento y distribución debe estar presente la ecoefiencia como un requisito de calidad. "Nosotros desarrollamos un programa de esta naturaleza, ligado a uno de nuestros mayores clientes que es Colgate-Palmolive, el cual nos invitó a ser uno de sus proveedores e integrarnos a su proyecto de Buenas Prácticas Ambientales. Algo positivo es que se complementa con lo que ya se hace en la iso 14000".
Otras empresas con programas de ecoeficiencia fácil de identificar son: cemex, Holcim Apasco, DuPont, Bimbo, Genomma Lab y Coca-Cola.
Algo que hay que considerar es que las empresas ancla están llevando las mejores prácticas en ecología hasta sus proveedores, por lo que empresas ajenas al tema tienen que poner atención si desean mantenerse en la cadena de distribución, y no sólo ser espectadores.
Por otra parte, instituciones mundiales de crédito, en particular la banca de desarrollo, están impulsando la ecoeficiencia entre las empresas de países emergentes, y en el futuro podría convertirse en un requisito para otorgar recursos.
Ya sea como una forma de producir más con menos, mejorar la imagen ante la sociedad, abrir mercados o cuidar del ambiente, la ecoeficiencia es una tendencia que encaja con las estregías de negocios y reúne lo indispensable para conseguir empresas sólidas, con las cuales vislumbrar un futuro más ‘verde', sin dejar de aprovechar las ventajas que ofrece todo negocio.

Ahora ve
No te pierdas