Bienestar social, aún con crisis

Con baja competitividad económica y baja atracción de inversiones puede haber bienestar social; ejemplo de ello es el estado de Sonora.
Silvia Ortiz Ruiz
(Manufactura) -

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) informó que el nivel de competitividad social en las entidades federativas del país registró un avance ligeramente mayor con 1.02% al observado en las zonas metropolitanas que fue de 0.51%.

El organismo internacional destacó al Distrito Federal, Nuevo León y Baja California como entidades altamente competitivas en lo económico y lo social, mientras que Chiapas, Oaxaca y Guerrero presentan bajos niveles de competitividad en ambos rubros. Asimismo, mencionó que Chihuahua destaca como el área metropolitana socialmente más competitiva, en contraste con Tlaxcala que fue la más baja.
Estos son los resultados que arrojó el Boletín de Competitividad Social que registra datos de 2005 a 2007, el cual no se ha realizado en otros países.

En conferencia de prensa, el coordinador de la Oficina de Investigación en Desarrollo Humano del PNUD, Rodolfo de la Torre, detalló que los estados que más han avanzado son Querétaro, Sinaloa e Hidalgo, en tanto que Aguascalientes, en esta ocasión presenta el mayor rezago.

"Si tomamos la información más reciente Querétaroy Nayarit son los que más avanzan mientras que seis estados del sureste presentan los rezagos más significativos".
El experto explicó que en la elaboración de este trabajo se cruzaron datos de competitividad económica planteados por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) y competitividad social del PNUD, con lo que se encontró que mayor competitividad económica está asociada a mayor competitividad social; sin embargo, aclaró que existen excepciones en donde se alcanza una competitividad social media cuando se tiene una competitividad económica baja lo que ocurre en el Estado de México, Tabasco y Zacatecas.

"El hecho de que aparezcan más excepciones significa que hay un campo para que con baja competitividad económica se generen algunas políticas que apoyen la competitividad social", dijo al referirse a la crisis económica, factor que, agregó, no se tiene que asociar inevitablemente con un descalabro social, pues puede haber algún margen de maniobra para seguir impulsando el bienestar, aún dentro de estas restricciones.
Esto es importante porque aún con baja competitividad económica y baja capacidad de atracción de inversiones puede generarse un bienestar social mayor al esperado y esto es todavía más patente cuando tenemos competitividad económica intermedia, como en el caso de Sonora, donde se alcanza una competitividad social elevada, pero, al mismo tiempo, se observa que con competitividad económica media hay algunos estados como Nayarit y Yucatán que tienen competitividad social baja. Esto significa que la competitividad económica para ciertos niveles no es garantía de mayor competitividad social", aclaró
Asimismo, señaló que en el Boletín mencionado se destaca el papel que juega la educación para ambos tipos de competitividad.

En este sentido, explicó que el trabajo documenta el valor monetario de un año adicional de educación en las distintas entidades del país para distintos niveles educativos y, de hecho, para hombres y mujeres y otras distinciones. Y cito como ejemplo a Guerrero, en donde un año adicional de educación genera menos ingreso mientras que en Baja California este factor genera más ingreso. Asimismo indicó que se hicieron cálculos de cuánto aporta a nivel de ingreso un año adicional de distintos tipos de educación y aclaró que un año adicional de educación superior claramente generará un ingreso mayor que otro tipo de niveles de educación.
Lo anterior, dijo, que genera una decisión difícil en cuanto a la inversión educativa porque si bien ciertamente apoyar la educación superior puede generar mayores ingresos en promedio para el país, esto también puede estar aparejado con una mayor desigualdad dado quienes alcanzan ese nivel educativo dejan atrás a los que apenas están en otros niveles educativos con menor rendimiento. Destacó que al cincorporar esta variable de rendiemientos educativos a la medición de la competitividad social surgen algunos cambios. Dijo que San Luis Potosí e Hidalgo mejoraron cinco y nueve lugares, respectivamente, mientras que el Estado de México cayó seis lugares y Morelos 8.


Así las cosas, tanto Rodolfo de la Torre como Magdy Martínez-Solimán, Representante Residente del PNUD en México coincidieron que existen en México se comienza a estancar la formalidad en el empleo y prevén que en los próximos meses esta situación crezca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Va a ser más dífícil mantener el empleo formal y esto dará pie a presiones a la informalidad. También la población ha comenzado a manejar jornadas laborales que no son las más recomendables, es decir, pocas horas de trabajo cuando probablemente se requieran más, menos de 25 horas de trabajo o en algunos casos más de 48 horas de trabajo para hacer que las necesidades puedan ser satisfechas con un mayor esfuerzo laboral", detalló Rodolfo de la Torre.

Magdy Martínez se mostró preocupado ante esta situación porque, dijo, esto generará una factura a largo plazo, es decir, gente de la tercera edad sin pensión y sin acceso a servicios de salud. Por último, ambas personalidades destacaron el hecho de que el país no registra un aumento del trabajo infantil.

Ahora ve
Puebla comienza a despedir a las víctimas del sismo
No te pierdas
×