Más maíz transgénico entra a México

Autoridades de salud autorizan importación de maíz procedente de EU a empresas trasnacionales; otras solicitudes están pendientes para su aprobación, pues en el país no se producen transgénicos.
maiz  (Foto: AP)
Silvia Ortiz
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Tres empresas, entre ellas Monsanto, consiguieron autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para importar maíz transgénico con mayor combinación de propiedades, para comercializarlo para consumo animal y elaboración de alimentos como aceite vegetal.
La comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, Rocío Alatorre, aclaró que hace unos días este organismo descentralizado de la Secretaría de Salud (Ssa) resolvió otorgar la autorización de tres eventos apilados -combinación de genes en un mismo híbrido-, dos de ellos corresponden a maíz, el cual se cultiva en Estados Unidos.
Corresponderá a la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) publicar el volumen de estos productos que ingresarán al país, luego de que las compañías de biotecnología realicen las solicitudes de envío.
Entrevistada, luego de su participación en el Primer Taller Nacional de Formación para Reporteros en Biotecnología y Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, la funcionaria indicó que actualmente 10% del maíz que se importa de EU es transgénico y es autorizado en México.
Datos recientes de la secretaría de agricultura (Sagarpa) dan cuenta que actualmente se importan del exterior más de nueve millones de toneladas de este grano procedente principalmente del país vecino del norte.
En 2008 México produjo 24.8 millones de toneladas de maíz registrándose un crecimiento en la producción de 2.6% y se espera que en 2009 se alcance una producción de más de 26 millones de toneladas.  
"El maíz o el arroz que pueda ingresar, o cualquier producto, debe contar con una autorización por Cofepris, lo cual es supervisado por las autoridades de aduanas", indicó tras afirmar que  se trata de maíz que va a destinarse para consumo animal, obtención de aceites y muy poco para consumo humano.
Asimismo, Rocío Alatorre agregó que están pendientes otras cinco solicitudes para la importación de más productos transgénicos, con genes apilados, mismas que están siendo evaluadas y serán aprobadas entre diciembre y enero.
Al año la Cofepris recibe alrededor de 10 solicitudes de este tipo, pues cabe aclarar que en México aún no se producen organismos GM para su comercialización. Actualmente la Sagarpa tiene pendiente 31 solicitudes para la liberación experimental de maíz transgénico.
Expertos en el tema como Sol Ortiz García y Ariel Álvarez Morales, ambos secretarios ejecutivos de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM) afirmaron que el exceso de regulación en México impide la producción de maíz transgénico; sin embargo Álvarez Morales detalló que "nosotros por instrucciones de los secretarios vamos a establecer mecanismos donde nosotros que llevamos la regulación le vamos a enseñar a los académicos cómo pasar de la etapa de invernadero al campo. Vamos a facilitarles el trabajo para crear nuestra propia tecnología y ser independientes".
Agregó que lo primero que harán es ir a los centros de investigación, en donde hay muchos desarrollos tecnológicos que se han quedado en el invernadero y aquellos que tengan potencial, dijo, se les apoyará para que cumplan con los requerimientos de la ley de bioseguridad aprobada en 2005 y se produzcan productos genéticamente modificados, los cuales son producidos en Estados Unidos y otros países desde hace años.
Dijo que para comenzar se tomarán recursos del fondo Cibiogem que cuenta con 30 mdp, los cuales son aportados por diversas secretarías. Asimismo, el experto indicó que en 2010 podrían tenerse algunos productos tropicales que pudieran ser sujetos a modificación en los tiempos de maduración.
 "Imagínate un mango que no se te echa a perder, que lo puedes transportar, que dura más tiempo almacenado. Podemos hablar también de hortalizas tolerantes a virus", explicó tras aclarar que este trabajo servirá de contrapeso ante las grandes trasnacionales que "nos han vendido los híbridos: Dupont y Syngenta".
Calculó que un proyecto de investigación de este tipo tiene un costo de  un millón de dólares a pesar de que en los últimos años se han ido abaratando. "El genoma del maíz, ya es más fácil encontrar los genes, caracterizarlos, la tecnología lo ha hecho más accesible y no nos podemos dar el lujo de perder".
Dijo que el país que más invierte en tecnología es China por la presión que tiene en términos de independencia alimentaria, ya que tiene una sexta parte de la población del mundo.
Rocío Alatorre, reacia a proporcionar datos y nombres, dijo que desde 1995 la Cofepris "realiza el análisis de los productos genéticamente modificados (OGM's) que van a hacer consumidos por el ser humano".
Agregó que se trata de productos como maíz, soya y arroz básicamente, sobre éste último no descartó que se importe de China.
Tras destacar que la Cofepris solicita a las empresas más de 14 estudios para corroborar que los OGM's para comercialización no tengan impacto en la salud de la población, comentó: "Se autorizan OGM's que no difieran del convencional y si hay un riesgo jamás se autoriza para que entren al país y se comercialicen", señaló tras destacar que a la fecha desde 1995 sólo se han rechazado entre cinco y seis solicitudes, presentadas de 2002 a 2005, porque los particulares no entregaron a la Cofepris la información requerida.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×