El lado positivo de la crisis

Es imposible ser inmune ante los cambios turbulentos del entorno, incluso es difícil preverlos. No todo está perdido si se tiene la capacidad de adaptarse, empezando por un cambio de actitud.
abrahamlopez  (Foto: Estudio de foto GEE)
Por Abraham López
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es inevitable que los cambios siempre estén presentes en un entorno cada día más turbulento, donde lo único cierto es el propio cambio. De igual manera, no estamos exentos de crisis porque éstas, aún contra nuestra voluntad, ocurrirán.
¿Tiene usted la capacidad de sobreponerse a las dificultades y aprender de sus errores? ¿Se ha adaptado positivamente a éstas cambiando su actitudes y comportamientos? ¿Ha enfrentado las crisis y dificultades en su vida personal o profesional como oportunidades de salir adelante? ¿Sabe cuáles son los comportamientos y actitudes recurrentes que ha asumido ante situaciones adversas o de crisis?
No podemos prever todos los cambios, ni impedir las crisis, pero podemos cambiar la actitud y comportamiento que asumimos ante éstas. Enfrentar adecuadamente una crisis o un cambio profundo e inesperado tiene que ver con nuestro comportamiento y actitud.
Seguramente todos hemos vivido situaciones de crisis y conocemos personas u organizaciones que han superado de forma exitosa sus crisis o cambios turbulentos, mientras otras no pudieron. La pregunta es: ¿qué han hecho o dejado de hacer para enfrentarlas? Esta interrogante puede tener múltiples respuestas, pues las causas que las originaron pueden ser tan distintas como las crisis y su naturaleza.
Nos centraremos en los comportamientos y actitudes que muestran las personas u organizaciones para fortalecerse ante las adversidades e, incluso, transformarse. Las personas que muestran la capacidad de resiliencia se distinguen porque:
1.- Logran sobreponerse a las crisis toda vez que aceptan la situación que enfrentan, en lugar de negarla o lamentarse de ella, y toman la firme decisión de enfrentarla con acciones concretas en lugar de paralizarse por los hechos que los abruman.
2.- Asumen las crisis que enfrentan como un reto o desafío, enfocando su atención en los aspectos positivos y cómo crecerán ante éstas.
3.- Aprenden de sus errores en lugar de lamentarse de las acciones que los ocasionaron o de la situación actual. Además se adaptan positivamente a su nueva realidad.
4.- Muestran disposición para reconstruir situaciones en su propio beneficio, en vez de quejarse de lo difícil o imposible de cambiar la realidad.
5.- Construyen positivamente sobre las situaciones de crisis, visualizándolas como oportunidades de salir adelante para transformase y salir fortalecido de ellas.
Los rasgos de las organizaciones resilientes son:
1.- Anticipan eventos clave relacionados con tendencias emergentes, se adaptan constantemente al cambio, mostrando una actitud positiva y buena disposición ante éste. Además se recuperan de manera rápida después de desastres, adversidades y crisis.
2.- Logran prosperidad en tiempos turbulentos planificando, experimentando, innovando y diversificando sus fuentes de ventaja competitiva.
3.- Hacen esfuerzos para estar preparadas para lo mejor, pero también para lo peor, creando contextos donde se nutre, estimula y fortalece el aprendizaje organizacional tanto interno como externo.
4.- "Tienen la capacidad de cambiar antes que la necesidad de hacerlo llegue a ser extremadamente obvia y muestran disposición para reinventar los modelos de negocio  y estrategias de forma dinámica a medida que las circunstancias cambian", dice Gary Hamel.
Tanto las personas como las organizaciones tienen la libertad de elegir sus actitudes, comportamientos y acciones que deben llevar a cabo para enfrentar con éxito las crisis. No obstante, es necesario tener una firme decisión de querer cambiar y prepararse para ello, pues no es algo que se genere espontáneamente o con el deseo de querer hacerlo.
Hoy es fundamental e ineludible para alcanzar el éxito personal, u organizacional, enfocarse en el lado positivo de las crisis, toda vez que son una gran oportunidad para generar respuestas adaptativas a las adversidades, para transformarse y fortalecerse con ellas.

* El autor es posgraduado de la especialización en Dirección y Gestión Empresarial de la Universidad Politécnica de Madrid y Máster en Relaciones Industriales con especialidad en .O. Fue director del Premio Nacional de Calidad y actualmente es director general de la consultora Administración Integral del Cambio. 

Ahora ve
Los costos económicos que enfrenta México después de dos terremotos
No te pierdas
×