Puro humo, pero nada de fuego

Las cadenas de suministro esbeltas pueden ahorrarle millones de dólares a las empresas, aun frente a los desastres naturales.
anand-sharma
Anand Sharma
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Cada vez que hay alguna alteración importante en la transportación, no falta quien opine que las empresas manufactureras de la actualidad son demasiado esbeltas y que las estrategias justo a tiempo (JIT) están resultando contraproducentes. "No hay suficiente inventario ‘por si acaso' en camino —alegan—; debiéramos regresar a los amables días pasados, cuando los fabricantes y los almacenes estaban repletos, esperando que llegaran pedidos". El argumento es que con la adquisición de partes y productos provenientes de muchos lugares del mundo —aunado a la mentalidad JIT y eficiencia que ancla el menor capital posible en inventarios— cualquier interrupción en cualquier lugar del mundo paraliza al capitalismo global. Pero ¿dónde está la evidencia de eso?

Veamos el suceso de las erupciones volcánicas en Islandia durante los pasados meses de abril y mayo. El volcán Eyjafjallajöekull dejó en tierra todo el tráfico aéreo europeo durante cinco días. Se calcula que los ingresos y las pérdidas por concepto de compensación a pasajeros de las aerolíneas europeas ascienden a 1,700 mdd.

Durante el cierre de vuelos, varias empresas reportaron alteraciones en la cadena de suministro. Se difundió que la interrupción de embarques aéreos hacia y desde Europa forzó al Grupo BMW a reducir su rendimiento en tres plantas manufactureras de Alemania y en una de Spartanburg, Carolina del Norte. Los forros de piel para asientos de Sudáfrica y las transmisiones y otras refacciones de Europa se quedaron en tierra.

Esa es una alteración de primera magnitud en una cadena de suministro. Pero deben haber encontrado canales alternativos de transporte. El más reciente informe trimestral de BMW, que abarca abril y mayo, no contiene una sola mención a la erupción volcánica. De hecho, los ingresos de la empresa aumentaron 18% y la venta de vehículos escaló casi 13%.

Dado que los sensores de presión de aire de Irlanda no pudieron embarcarse, Nissan informó haber cerrado algunas líneas de producción en Japón, pero para el trimestre que finalizó el 30 de junio, la firma vendió 32% más vehículos en comparación con el mismo periodo de 2009. Aun en el Reino Unido, en el corazón de la paralización del transporte aéreo, el volumen de producción de Nissan para el mes de abril se incrementó 25% en relación con el año anterior.

Se concede que el año anterior había sido considerablemente pobre para la venta de autos, pero BMW y Nissan no son las únicas compañías que están resurgiendo de la recesión global. Más allá de la industria automotriz, se dice que las cancelaciones de vuelos demoraron embarques de computadoras notebook a los clientes de Dell Europa. Pero eventualmente deben haber llegado. Para el trimestre que finalizó el 30 de abril, las ventas subieron 18%.

Y, finalmente, Samsung informó que las exportaciones de sus productos cayeron 20% durante la suspensión de vuelos, pero observando las cifras trimestrales, la firma publica un incremento de 17% en ventas y ganancias récord durante su segundo trimestre.

A pesar de que ya durante tres décadas se han aplicado los principios del JIT, las cadenas globales de suministro siguen acarreando inventarios de seguridad innecesarios, así como perdiendo otras oportunidades de ganancias en eficiencia. Cada cadena de suministro que hemos analizado a cierta profundidad ofrece oportunidades de ahorrarse millones de dólares en costos.

Las interrupciones mayores en transporte siempre van a acaparar los encabezados y en ocasiones podrán costar miles de millones de dólares; pero las cadenas globales de suministro, esbeltas y flexibles, no son las frágiles redes que aparentan ser. De hecho, resultan más robustas que nunca en la historia del mundo.

Más noticias de Manufactura

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×