La Rosca de Reyes baja de peso

Durante la primera semana de enero, los panaderos esperan vender más kilos de Rosca que en 2010. La
Rosca  (Foto: Veronica Alcantara)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

La industria panificadora prevé un incremento en sus ventas durante las épocas decembrinas, pese al aumento en los precios de materias primas y al desprestigio que han sufrido los productos derivados de la harina por considerárseles ‘engordantes'. El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), Leopoldo González, explica que el pan blanco y la tradicional Rosca de Reyes serán los productos más demandados en diciembre y enero, respectivamente.

"Esperamos vender alrededor de 3 millones 650 kilos de Rosca de Reyes durante la primera semana de enero de 2011, y superar las ventas alcanzadas en el mismo periodo de 2010, las cuales ascendieron a 3 millones 500 kilos".

El consumo de pan en México, explica González, aumenta cuando hace frío, por lo que durante el invierno las ventas suben alrededor de 15% en comparación con el resto del año, cuando caen hasta 20%, sobre todo en los meses más calurosos (de marzo a julio).

De acuerdo con el directivo de la Canainpa, las tendencias en el consumo de pan en México se han modificado en los últimos ocho años debido a que la gente ahora prefiere porciones más pequeñas, por lo que la industria ha tenido que reducir el tamaño de algunos productos hasta 50%. Así, por ejemplo, "la Rosca de Reyes que ahora se vende más es la de medio kilo, cuando anteriormente era la de un kilo".

Esto se debe, en parte, a que el tamaño promedio de las familias mexicanas se ha reducido a la mitad, "antes eran de seis integrantes, mientras que ahora son de tres o cuatro, por lo que la gente compra menos producto", comenta González.

Además, dice el directivo, la creencia errónea de que el pan engorda ha provocado que la gente reduzca el consumo de este producto, el cual pasó en los últimos 10 años de 36.5 a 32.5 kilos per cápita, según cifras de la Canainpa.

Aunado a lo anterior, dice González, la industria panificadora enfrenta el reto del encarecimiento de materias primas (harina, azúcar, mantequilla), las cuales incrementaron sus precios entre 10 y 20%  en 2010, mientras que los aceites vegetales registraron subieron 30%.

"Esta situación ha impactado el precio de los productos derivados de la harina, los cuales han subido entre 5 y 10%", comenta el directivo.

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más noticias de Manufactura

 

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×