Elije el mejor equipo… de codificación

Un equipo de marcaje y codificación deficiente puede causarle grandes pérdidas a la empresa; más que el costo, lo importante es la confiabilidad del equipo y la calidad de los consumibles.
marcaje_caducidad  (Foto: Cortesía Markem Imaje)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Revista Manufactura) -
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Antes de comprar tecnología para realizar el marcaje y codificación de productos, las empresas deben considerar tres aspectos fundamentales: el costo de operación, la confiabilidad y la sustentabilidad de los equipos.
Julio López, director general de Markem Imaje, explica en entrevista que una falla en un equipo de codificación y marcaje puede significar parar la línea de producción, lo cual para una empresa refresquera, por ejemplo, que mueve 1,200 latas por minuto y 90,000 por hora, representa una pérdida de varios miles de pesos.
Por ello, dice López, si el empresario quiere conservar su ‘paz mental' asegurando una producción continua y sin paros inesperados, una de las cosas que debe considerar es comprar una tecnología de marcaje lo más eficiente posible, ya sea de inyección de tina, láser o de transferencia térmica.
Respecto a la eficiencia de un equipo de marcaje y codificación, según el directivo de Markem Imaje, empresa proveedora de este tipo de tecnología, uno de los factores importantes a considerar es el costo de operación, por lo que hay que pensar en la inversión a corto y mediano plazos, el mantenimiento y el tipo de consumibles que va a requerir la máquina.
López asegura que el criterio de compra no debe ser el precio, ya que por querer ahorrar unos cuantos pesos se puede aquirir un equipo de mala calidad que seguramente requerirá mantenimiento prematuro, lo cual implica la compra de refacciones y pago de mano de obra (asesores o técnicos), o su remplazo temprano, por lo que a la larga este tipo de equipos representan una mayor inversión.  
"En promedio un equipo de codificación y marcaje oscila entre 9,000 y 10,000 dólares, tiene un tiempo de vida de ocho y 11 años y se recomienda realizar el primer mantenimiento a los 18 meses de operación de la máquina, y después de cada 10,000 horas de uso", detalla.
Por otro lado, comenta, se debe pensar en los consumibles que se van a necesitar, que de preferencia deben ser originales con el fin de evitar errores o mala calidad en los marcajes de los productos, ya que  una fecha de caducidad ilegible, por ejemplo, puede propiciar que el cliente regrese la mercancía, lo cual puede ser grave si se trata de un lote de 1,000 productos.
Además de esto, explica el directivo, hay que buscar los consumibles más eficientes, ya sea que se trate de tintas y aditivos para los equipos de inyección de tinta o de rollos de cinta para los de transferencia térmica, ya que en el mercado hay tintas que rinden 25% más que otras y rollos 80% más largos que otros, lo cual a la larga repercute en los costos de operación de las máquinas.
Asegura que "un equipo que se descompone seguido, que requiere mantenimiento prematuro y que imprime con deficiencia, además de representar mayores costos de operación, no es confiable -porque puede fallar impredeciblemente- ni sustentable -porque se deshecha más rápido".
Si se compran dos equipos de mala calidad en vez de uno eficiente, además de gastar más se genera más ‘basura': no es lo mismo desechar 10 máquinas que cinco. Lo mismo pasa con los consumibles: entre más eficientes sean, más van a durar y a la larga eso representa menos deshechos.
Finalmente, recomienda el directivo de Markem Imaje, es importante buscar máquinas que consuman poca energía. Generalmente los equipos de marcaje y codificación funcionan con dos motores, sin embargo, ya hay en el mercado algunos que vienen con uno.

Más noticias de Manufactura

Ahora ve
Así han ayudado los eclipses a la humanidad a lo largo de la historia
No te pierdas
×