Robots made in México

Las universidades son los principales focos generadores de innovación. Son estudiantes los que piden a las empresas volteen a ver sus proyectos.
silla de reudas  (Foto: Itesm)
Mauricio Hernández Armenta
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

¡Urgente!, Ricardo Guerrero Reyes hace un llamado a las industrias y empresas para que el equipo y maquinaria que compran y contratan en otros países, lo hagan aquí en México y volteen a las universidades. Lo dice por algo. Su voz es la innovación. A sus 27 años el joven estudiante de séptimo semestre de Ingeniería Mecatrónica del Instituto Tecnológico de Monterrey (Campus Estado de México), elaboró un par de interesantes proyectos.

Una peculiar silla de ruedas

Este artefacto se lo pidieron para una materia en su escuela como requerimiento. "Tal cual me dijeron, tienes que hacerla a manera que el asiento suba y baje, y que el discapacitado pueda valerse por sí mismo para alcanzar objetos. No me dijeron con que mecanismo hacerla. La elaboré con material reciclado".

En su manufactura el creador empleó sólo metal chatarra, algunos tubos y soleras. "Ocupamos engranes ya usados de una caja de velocidades de un automóvil viejito y con eso pudimos hacer el motor reductor para que tuviera más potencia el mecanismo elevador".

A diferencia de las demás sillas de ruedas que están en el mercado -aquellas plegables que van y vienen a cualquier lugar-, la del estudiante ofrece entre sus soluciones darle una capacidad más al usuario. "En caso que no exista una persona en casa que le pudiera ayudar al discapacitado, puede tener otra capacidad más, como poderse elevar y alcanzar objetos o lo que requiera por sí solo".

Tiempo y  Costo

Bastaron 6 meses; 4 de manufactura y 2 en su automatización para que el novedoso proyecto quedara listo. "Lo elaboramos hace aproximadamente año y medio o dos, yo iba en cuarto semestre".

El prototipo como tal fue barato debido a los materiales reciclados. Quizá, comenta Ricardo, fueron 800 o 1,000 pesos tal vez, lo que se invirtió en su silla de ruedas.

Un brazo robótico

Para el semestre pasado (sexto), Ricardo Guerrero volvió a poner el dedo en la llaga de la innovación mexicana. Esta vez se trataría de la creación de un brazo robótico.

De la misma manera, a petición escolar, el creador le fue encargado dentro de sus tareas, elaborar un brazo de robot que usualmente se ocupa en la industria ensambladora textil o automotriz.

Ahora el reto era contra reloj comenta el del Tec, ya que como requerimiento era que los estudiantes entraran en una especie de Rally y ganaría quien lo hiciera lo más rápido posible.

"Hubo una especie de competencia con todos los que llevábamos la materia y obviamente quien lo hiciera más rápido y mejor era el que ganara".

En un tablero de aproximadamente 40 por 40 centímetros habría 16 piezas y se dividiría en 16 partes respectivamente. En medio de cada una iba haber una pieza, ya sea de color blanco o negra. El objetivo de este brazo es que haría el recorrido de los 16 lugares, que censara el color de las  piezas y dependiendo del color la pusiera  en su contenedor y así depositar las piezas blancas y las negras en su lugar.

El robot es una creación elaborada de acrílico, aluminio, tornillos, tuercas de acero, una base de madera, tres motores y un microprocesador.

Su costo fue cercano a los 2,500 pesos, ya que a diferencia de la silla de ruedas, aquí se requirió de materiales nuevos, comenta el estudiante.

"El microprocesador nos salió en 6,000 o 7,000 pesos y cada motor costó entre 300 y 400 pesos de estos tuvimos que comprar tres, del acrílico fueron cerca de 400 pesos".

Un proyecto que duró 6 meses; 4 de manufactura y 2 meses requeridos para el control automatizado. 

"Al final nuestro brazo fue el que pudo censar correctamente todas las piezas -aquellas blancas y negras- y así llegar al objetivo, fue le que lo hizo más rápido del concurso".

Favor de actualizar flashplayer

Get Adobe Flash player

¡Busquen aquí adentro!

El Instituto Tecnológico de Monterrey (Itesm) expone estos y otros trabajos con el fin de impulsar y dar a conocer los trabajos y nuevos proyectos en los que su alumnado trabaja.

Sin embargo comenta Ricardo, estas innovaciones elaboradas por jóvenes mexicanos podrían ser de utilidad para la industria y el sector manufacturero y voltear más  a ver los trabajos que se realizan en estas instituciones.

"Con esto podemos mostrarles a las empresas, industrias y demás, que en las universidades se tiene el conocimiento para realizar este tipo de trabajos y que busquen mejor aquí adentro, en México, en lugar de buscar fuera".

Como posibles soluciones que ofrecen este tipo de proyectos, está la disminución de precios al momento que nuestro país compra maquinaria en otros países y los precios en traslados son elevados. "Son proyectos de manufactura mexicano, los podríamos realizar aquí en el país y ahorrarnos el costo de trasladar un producto de un lugar a otro".

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×