Situación económica favorece fusiones

En el 2010, se anunciaron fusiones y adquisiciones en México por 16,000 mdd. La escasez de recursos bancarios para financiar la operación de empresas favorece las fusiones.
Fusión  (Foto: Photos to Go)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

En el 2010, se anunciaron fusiones y adquisiciones (F y A) en México por 16,000 millones de dólares (mdd), una cifra mayor al promedio de los últimos 10 años, que fue de 11,300 mdd. Entre los sectores en los que se espera mayor actividad de F y A están: energía, minería, salud, tecnología, bienes de consumo, servicios financieros, transporte y bienes raíces, según explicaron Todd McClurkan y Fernando Torres, consultores de KPMG. El año pasado, Oracle pagó más de 7,000 mdd por Sun Microsystems, las embotelladoras mexicanas del sistema Coca-Cola, Arca y Contal anunciaron a principios de año un acuerdo para fusionarse mediante un intercambio accionario. Recientemente, Hitachi y Mitsubishi Heavy Industries iniciaron negociaciones para realizar una posible fusión en áreas de energía de próxima generación y redes inteligentes.

Los especialistas coinciden en que la escasez de recursos bancarios para financiar la operación de las empresas, la volatilidad en los mercados y los problemas de crecimiento en la mayor parte de los sectores económicos, están creando un ambiente favorable para las fusiones y adquisiciones en México.

Las empresas con liquidez y acceso a recursos podrían tomar ventaja de sus rivales más débiles y adquirirlos a valores atractivos.

Torres consideró que los beneficios pueden ser variados: una empresa familiar con potencial de desarrollo pero sin acceso a recursos puede dar un salto cualitativo al fusionarse o ser adquirida por otra de mayor tamaño, o bien por un inversionista que busque fondearla, mientras que el comprador adquiere otro negocio que mejore o complemente su posición en el mercado.

Los especialistas explicaron que una manera de lograr ventajas competitivas en un proceso de compra-venta de negocios es el empleo de un programa estructurado de fusiones y adquisiciones.

Consideraron que idealmente el proceso debe iniciar con la detección de una necesidad de los clientes. Quizá la compañía detecte la falta de algún producto para volver más atractiva su oferta, de tal suerte que adquirir o fusionarse con otra empresa podría resolver esta necesidad.

Tanto McClurkan como Torres consideraron que antes de realizar la compra-venta, hay que definir los términos del proceso (puede ser mediante una carta de intención, contratos o un contrato de confidencialidad.

Una vez que los accionistas han llegado a un acuerdo, el siguiente paso es obtener información de la compañía (calidad de las utilidades, capital de trabajo, activos netos, deuda financiera, situación fiscal, ambiental y jurídica, etc.) con el fin de identificar sinergias que permitan agregar valor a la transacción. Finalmente se debe negociar el precio de compra.

Para conseguir vender al mejor precio los empresarios deben preparar la información contable, fiscal y laboral que revele y maximice el valor de sus negocios. Algo equivalente aplica para los compradores, que deben investigar y evaluar el valor, competencias y sinergias de la empresa objetivo.

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×