Consienta el corazón de su empresa

Para evitar paros en la producción hay que revisar constantemente los motores eléctricos. Más de 90% de las empresas espera a que los motores se descompongan para darles mantenimiento.
Maquinaria  (Foto: Jupiter Images)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Los motores eléctricos son el corazón que hace latir la maquinaria industrial. Si fallan, las líneas de producción paran. Reemplazar un motor cuesta entre 2,000 hasta 70,000 pesos y repararlo entre 20% y 60% de su precio. Un mantenimiento constante puede evitar un ‘paro cardiaco' a la planta.

Alfredo Aguilar, director general de la consultora Ingeniería Energética Integral, comentó en entrevista que idealmente las empresas deberían aplicar tres niveles de mantenimiento: preventivo, predictivo y correctivo. Los dos primeros son para evitar posibles descomposturas, mientras que el último ocurre cuando se presenta una falla.

Aproximadamente 90% de las averías en los motores, se deben a desvalances de voltaje, lo cual ocasionará que el motor se queme. Para detectar a tiempo este tipo de anomalías, es recomendable realizar un mantenimiento preventivo, que consiste en hacer una revisión general al motor y checar la alimentación eléctrica una vez al mes.

Luego, también es importante dar una ‘manita de gato' al motor cada año (mantenimiento predictivo): engrasar baleros y revisar que las poleas y bandas tengan buena tención, dijo Aguilar.

Precisó que los motores trabajan con varias bandas, puede ocurrir que una se rompa y el motor continúe trabajando, pero si no se repara pronto, a la larga puede generar fallas en el motor.

Menos de 1% de las empresas en México realizan mantenimiento preventivo, la mayoría espera a que haya alguna descompostura en el motor para repararlo. En caso de que esto ocurra es recomendable acudir a talleres especializados en motores eléctricos.

La reparación de un motor tarda entre tres a cinco días y cuesta entre 20 y 60% del valor del motor.

Tienen una vida útil de 15 años y para garantizar su adecuado funcionamiento es recomendable sólo repararlos dos veces, a la tercera habría que sustituirlo por otro, comentó el especialista.

Tres tips para mantener a sus motores como nuevos:

1. No quitar la calcomanía donde viene especificaciones del motor. Es como el acta de nacimiento del equipo, en ella vienen especificaciones del fabricante que hay que tomar en cuenta a la hora de reparar el motor. Las empresas cometen el error de quitarla, doblarla o pintarla.

2. Conocer el estatus de instalación eléctrica. Hay equipos de monitoreo (software y hardware) que notifican cualquier anomalía en la instalación eléctrica y en los equipos. Pese a ello, más de 90% de las empresas trabajan a ciegas, y no conocen cómo funciona su instalación eléctrica. Esta falta de visibilidad dificulta detectar anomalías a tiempo.

3. La potencia requerida debe ser acorde con la del motor. Cuando un motor falla, las empresas tienden a sustituirlo ‘provisionalmente' por otro de mayor potencia. Un motor eléctrico subutilizado trabaja con alto rendimiento y bajo factor de potencia, por lo que consume más energía que otro más pequeño utilizado a niveles de carga de 75% (que es lo más recomendado).

Más noticias de Manufactura

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×