Los Reyes y Santa llegan en barco

Si las Monster High o algunos Transformers no llegan al arbolito, es porque vienen en el mar desde el lejano oriente.
Juguete  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Hiroshi Takahashi
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Casi todos los juguetes que Santa y los Reyes reparten en México vienen en barco desde el lejano oriente, es por eso que si alguna de las muñecas o muñecos más pedidos en las cartas se agota, como sucedió el año pasado con las Monster High o con algunos Transformers, es casi imposible que el deseo se materialice debajo del arbolito. "Panorama: 95 por ciento del total de los juguetes son importados", dice Fernando Mañón, gerente de mercadotecnia de Hasbro. "Casi todo viene de China. Jenga de la india, pero al final es importado, es un dato relevante, es muy poca la producción en México, tanto mía como de mis competidores".

Mañón explica que tienen todavía algunas fábricas en México, en Ciudad Juárez y Tepozotlán, en la salida a Querétaro.

"Casi todo es empaque o manufactura menor. Los complejos están en China, son economías de escala", recuerda.

Lo complejo en realidad es que la materia prima llega en barco. En sus fábricas mexicanas hacen los empaques, la traducción de los mensajes o contenidos y el etiquetado.

En Ciudad Juárez dice que se enfocan mucho en los juegos de mesa, como el Monopoly, los arman ahí y los mandan a Estados Unidos y Canadá, el sur de América, incluso hasta Brasil.

"Terminamos de etiquetar con las normas mexicanas los productos. Las grandes líneas de producción mundial no pueden tener estandarizadas las etiquetas, cuando hay algún cambio se hacen localmente. En el caso de Jenga, llega la madera de India, los bloques como se van a vender. Aquí hacemos el empaque. Es para facilitar el embarque. Mandan el producto a granel. En México hacemos empaque, armado y etiquetado".

Como todo llega por mar, agrega, los tiempos de llegada no se miden en días, sino en semanas y, en algunos productos, en meses.

"En Navidad se venden 65% de los juguetes que se venden todo el año, es la temporada más importante", dice el representante de Hasbro.

"Por eso se ve abundancia. Cuando llega el produto, se envía a las tiendas. Hay mucho producto exhibido. Si llegó y se empieza a mover, padrísimo, pero no habrá mercancía para reponer una vez que se agota el surtido".

Lo que ellos hacen es calcular las cantidades exactas, de acuerdo con la demanda esperada, porque no se pueden resurtir de inmediato.

"Es un trabajo demandante, porque 35 por ciento de nuestro portafolio cambia cada año, son innovaciones significativas, uno de cada tres juguetes tiene algo nuevo. No existe una verdadera historia. Algunos juguetes se parecen, pero bien a bien no lo sabes. Crece la demanda, o se queda el producto".

Este año prevén que los juguetes más solicitados en las cartas sean el Elmo Rock, entre los niños de preescolar. Las niñas creen que desean el Cookie y Gogo, el Microhornito y las Baby Alive. En los juegos de mesa, creen que habrá alta demanda de Jenga Pink, Simon Flash y del Monopoly banca electrónica. Y los niños seguirán pidiendo Transformers.

"Esperamos para Reyes que haya agotamiento de producto. Avanzada la temporada navideña, nada lo puede evitar", lamenta Mañón. "Lo único que podemos recomendarles es que preveean sus compras".

Más noticias de Manufactura

 

 

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×