Envases: flexibles, ligeros e higiénicos

En México este mercado crece 15% anual y la industria de alimentos concentra la demanda.
El valor de las ventas de envases flexibles en México, duran
Mauricio Pineda

El cambio en los hábitos de los consumidores ha favorecido el crecimiento de una industria como la de los envases flexibles, pues el ritmo de vida acelerado lleva al consumo cada vez mayor de botanas a lo largo del día, detonando la demanda de empaques individuales, ligeros e higiénicos.

Sin duda, es la industria de alimentos la que concentra la demanda de este tipo de envases con 82%, seguida por la de bebidas con 9.2% y cosméticos también con 9.2%.

En México, el mercado de envases flexibles ha tenido un crecimiento anual de 15% y, de acuerdo con Jorge Martínez, director de la Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (Amee), tan sólo en 2007, el valor de las ventas de envases de plástico flexible alcanzaron 11,600 mdp, manteniendo un crecimiento constante respecto a años anteriores.

“La ligereza y practicidad de este tipo de envases son factores para el consumidor, pues éste busca soluciones prácticas”, indica, por lo que los bajos costos y la infinidad de posibilidades de presentaciones atractivas son las razones principales por las que estos envases tienen gran aceptación en el sector alimenticio.

“Se han ido desarrollando diferentes alternativas de envasado de productos pasando de envases rígidos a semirígidos y de éstos a flexibles. Tal es el caso de productos como la mayonesa, que ha cambiado de envases de vidrio y plástico a envases colapsibles de plástico y de ahí a envases flexibles en aplicaciones conocidas como econopack, comenta el director de la Amee.

Otros ejemplos —menciona— son los aceites lubricantes para motor, que se envasan en botellas de plástico rígido, tubos de cartón o envases flexibles; el atún, que recientemente ha aparecido en el mercado en presentaciones de envase flexible retortable.

Ahora ve
No te pierdas