Las 100 Manufactureras

Fueron las ganadoras en 2007, pero hoy, atrincheradas en sus cuarteles; apuntalan la estrategia con la que harán frente a la compleja situación mundial.
Es de destacar que 75 de las 100 Manufactureras incrementaro  (Foto: )
Uriel Naum
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Así comenzaba Ismael Plascencia, Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), un discurso hace tan sólo unas semanas, en el marco de una expo de la industria del calzado en Guanajuato: “Quiero felicitar a las autoridades locales por permitir a los industriales llevar con calma este evento, pues el despliegue de seguridad implementado ha alejado a los hampones de este lugar, y ello, permitirá que la exposición se realice adecuadamente y las empresas exitosas lleven a cabo negocios”.

Pocos nos imaginamos hace unos años estar escuchando comentarios de esta naturaleza en este tipo de escenarios, pero hoy, en cualquier evento de manufactura, son recurrentes. Lo dicho por Plascencia puede tener muchas lecturas. La que nosotros hemos decidido darle, a propósito de este informe, es que, pese al ambiente de inseguridad e incertidumbre económica que se vive, la industria, para bien de todos, camina, y los esfuerzos individuales o colectivos que se hacen en diferentes sectores siguen arrojando historias de éxito.

En este sentido, es destacable que 75 de las 100 Manufactureras incrementaron sus ingresos en 2007 y que, en promedio, lo hayan hecho en 13.7%, cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en ese mismo año apenas lo hizo en 3.2%. Por cierto, en 2008 los números no serán mejores.

También es de llamar la atención que dentro del listado estén representadas 17 diferentes ramas, lo cual es positivo considerando que tal diversificación permite contar con una industria menos vulnerable y dependiente. Por supuesto que no todos los sectores presentes en el ranking tienen el mismo peso, por ejemplo, los ingresos de las empresas cementeras enlistadas suman 283,036.1 mdp, siete veces más que lo generado por compañías de papel y cartón, pero casi dos menos que lo de las automotrices.

Resulta interesante conocer que estas firmas destinan entre 10 y 17% de sus ingresos a innovación. Esto acaba con el mito de que las subsidiarias de las grandes compañías extranjeras no hacen investigación y desarrollo (ID) en México. Es verdad que esto tenía algo de cierto todavía a mediados de los 90, cuando muchas de ellas hacían labores 100% de maquila. Pero esto se ha modificado a partir del expertise que la mano de obra industrial fue adquiriendo y, con ello, los procesos se han vuelto más complejos y de mayor valor agregado. Labores de diseño, análisis de producto y propuestas de innovación se viven todos los días en las plantas de estas empresas.

Delphi es un caso que ejemplifica muy bien lo anterior. Esta autopartera que ocupa la posición 12 en nuestro listado con 57,200 mdp, realiza desde hace varios años pruebas de resistencia de componentes en su centro de desarrollo de Ciudad Juárez, Chih, en donde cada año se premia a más de una docena de trabajadores por proponer innovaciones que dan pie a patentes.

Y no se trata de casos exepcionales. Otras plantas de esta misma empresa, pero en Tamaulipas, recibieron en septiembre pasado el premio Q1 que otorga Ford a aquellos proveedores que gozan de calidad en sus productos y procesos. Seguridad, medio ambiente, desempeño, tipo de manufactura, desarrollo continuo y entrega a tiempo son algunas de las variables consideradas.

Lo mejor es que las buenas prácticas no se quedan ahí. Delphi también pide a los eslabones inferiores, muchos de ellos mexicanos, que se alineen a esta forma de operación, que le da sustentabilidad al negocio y permite competir con distribuidores extranjeros.

Otro caso es Dupont, firma con 82 años en México, la cual cuenta con ocho plantas y más de 2,500 empleados. La inversión que realiza en id asciende a 20 mdd. De hecho, de acuerdo con la revista Expansión, es la empresa del sector químico y petroquímico que más invierte en este rubro. Un dato: una tercera parte de las ventas de este consorcio proviene de productos desarrollados en los últimos tres años.

En un entorno tan complicado como el actual, que empresas como éstas sigan llevando a cabo proyectos de esta naturaleza, resulta por demás importante, sobre todo por la derrama económica y tecnológica, además de la labor de arrastre que este centenar de empresas ancla hacen al contratar los servicios de firmas satélite de logística, insumos, tecnología, mantenimiento, etcétera.

POLÍTICA A JUICIO

Sin lugar a dudas, las buenas prácticas de este centenar de manufactureras ha ayudado a que la actual situación económica no tenga un impacto mayor, pues muchas de las acciones emprendidas, no de hoy, sino de años atrás, no sólo están enfocadas a ganar mercados con productos innovadores y de calidad, sino también a disminuir costos, y las técnicas de mejora continua y esbeltez en empresas como Bimbo, Maseca, Vitro, entre otras, han sido una vacuna anticrisis efectiva. Por cierto, 44 de las 100 empresas enlistadas son mexicanas y dos más tienen coinversiones con firmas de otras nacionalidades.

Pero como era de esperarse, ante los súbitos vaivenes de los commodities y en la antesala de lo que podría ser una depresión mundial, cada vez más empresas de las aquí presentes, no importa que se trate de una Nemak, que creció sus ingresos en 116.5% el año anterior, o una Lamosa, que incrementó sus activos en 170.8%, están llevando a cabo acciones extras para sortear la situación e, incluso, ganar en río revuelto.

Retomemos estos dos casos: Nemak, del conglomerado Alfa, al igual que Bimbo, Maseca, Modelo y Cemex, apuró el proceso para incursionar en China y, de esta forma, depender menos del mercado estadounidense. En el país asiático adquirió la planta de TK Aluminum, anteriormente subsidiaria de la automotriz italiana Fiat.

Por su parte, Grupo Lamosa, la número 89 de nuestro listado, compró a Grupo Carso su negocio de revestimientos cerámicos: Porcelanite. Lo que está detrás de esta adquisición no es más que un intento de consolidación en el mercado. Sí importa lo que venga adelante, pero, convertido en el principal jugador del ramo, las perdidas serán menores.

Y mientras unos ven en las alianzas y compra de activos una forma de mantenerse competitivo, Cemex se deshace de ciertos negocios para no crecer más su deuda, que ya alcanza los 14,000 mdd.

Esto es algo que también se observa en empresas medianas, pero en otro sentido: lo que ellas están definiendo es su core business. El objetivo es enfocarse en lo que mejor saben hacer y no invertir esfuerzo y tiempo en la fabricación de productos poco rentables.

Decimos esto porque, al final, lo que está saliendo a la luz es un movimiento similar al del ajedrez, donde actores importantes, como los aquí presentes, van marcando la pauta.

Otras compañías están comprando activos, pero no con la intención de incrementar sus niveles de inventario, sino con miras a desarrollar productos que respondan a nuevas necesidades. Tal es el caso de Ford y Chrysler en la producción de autos pequeños, toda vez que está creciendo la demanda de unidades compactas ahorradoras de gasolina.

En otros sectores, como el de alimentos, sucede lo mismo: compañías como Bimbo y Danone, colocadas en la posición 10 y 63 del ranking, respectivamente, configuran parte del equipo con que cuentan para ofrecer productos saludables y libres de grasas trans, por ejemplo. Será una vez que pase este ventarrón cuando sepamos qué compañías salieron mejor libradas.

Más allá de esto, el reconocimiento para ellas es doble, pues lo que llevan a cabo lo hacen por sí mismas y en momentos que parece no haber quién maneje el timón o proponga una política industrial que contrarrestre este mal momento.

En entrevista con Manufactura, Lorenza Martínez, subsecretaria de Industria y Comercio, comenta que se promueve la competitividad en la medida en que se identifican barreras y obstáculos y que la apertura seguirá siendo el mejor camino para la industria nacional.

“Enfocarnos en la liberalización comercial y en acciones que bajen costos de producción es lo que seguiremos haciendo”, asegura la subsecretaria.

Pese a ello, para Ismael Plascencia no se le puede seguir apostando a más acuerdos de libre comercio. “No nos podemos abrir mientras las condiciones de competitividad no sean parejas para todos. Nos van a aventar al hoyo si no hay una estrategia adecuada ni una política industrial clara”.

Un ejemplo de esto, precisa a esta revista José Antonio Abugaber, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado en Guanajuato, es que se pretende firmar un tratado comercial con Panamá y República Dominicana sin considerar el impacto que puede haber. Se trata de paraísos fiscales que triangulan mercancía china a eu. “Vamos a ser un puente y no un socio. Nada vamos a ganar y sí a perder mucho. Deberíamos estar pensando como fortalecernos. Las condiciones no están para experimentos”.

Y sí, las condiciones no están para eso. En este sentido, más vale idear nuestra propia estrategia, tal cual lo hacen estás 100 grandes.


METODOLOGÍA

La información contenida en las 100 Manufactureras es resultado de un proceso de documentación realizado en el primer semestre del año por el Departamento de Estudios Especiales de la revista Expansión. La ausencia de algunas firmas importantes del sector se debe a que optaron por no responder el cuestionario que les fue enviado previamente.

Todas las variables monetarias se encuentran expresadas en pesos nominales de 2007 y 2006, por lo cual, las variaciones anuales incluyen el efecto de la inflación.

La posición que ocupan las empresas en el listado principal está determinado por el valor de sus ingresos. Las cifras correspondientes a diciembre de 2006 se han revisado y corregido sobre la base de información disponible más actualizada.


Ahora ve
No te pierdas