Nariz electrónica, garantía de calidad

Funciona con nanosensores que detectan moléculas contaminantes en el agua; también certifican la calidad del envase.
Nancy García
CIUDAD DE MÉXICO (Manufactura) -

Las empresas especializadas en bebidas enfrentan el reto de garantizar la inocuidad de lo que procesan, de ahí que sea obligado encontrar la manera de lograrlo.

Una tendencia impulsada por este sector es el desarrollado de innovadores sistemas para detectar contaminación en estos envases, comentó José A. Dominicci, gerente de Ventas de Productos Científicos y Aplicaciones Especializadas de Smiths Detection, en el marco de Expo Pack y Procesa 2008.

“La industria de las bebidas ya cuenta con un sofisticado sistema de inspección de botellas a base de nanosensores, que realizan un análisis de contaminantes y así aceptan o rechazan la integridad del envase.”

Este sensor funciona como una especie de nariz electrónica, compuesto por millones de nanosensores activos, los cuales detectan como lo hace una nariz biológica, cierto tipo de moléculas como las de gasolinas, diesel, keroseno, todo tipo de hidrocarburo, amoniaco, orina y eses fecales, y certifica la calidad del envase antes de la entrada a la línea de llenado.

La nariz electrónica alcanza a detectar diez partes por millón de las moléculas del contaminante.

El sistema consiste en un identificador de 15 cm de largo por diez de ancho con una antena de 10 centímetros aproximadamente. Se instala en un sitio previo al llenado dentro de la misma línea para revisar uno a uno cada botellón, empleando dos segundos.

La nariz electrónica ya se utiliza con éxito en varias partes del mundo, y se espera se integre este año a la industria de las bebidas en México.

Ahora ve
No te pierdas