ENERGÍA: Combustibles novedosos

-

En los últimos años los altos precios de los energéticos en los mercados internacionales han presionado la operatividad de la industria manufacturera nacional, de modo que el encarecimiento de los hidrocarburos para uso industrial resta capacidad de competencia a las empresas manufactureras asentadas en territorio nacional.

Tan sólo de enero de 2004 a noviembre de 2006, el precio del gas natural se incrementó 39.8%; en el caso del combustóleo fue de 60.4% y, la electricidad industrial de alta tensión, 44%.

Una de las causas de esto radica en la falta de oferta interna, lo que provoca que 95% del gas natural que se consume en México sea de importación, del cual 80% proviene de Estados Unidos (EU), país al que se dirige 78% de la producción nacional de petróleo. En suma, este escenario poco competitivo condena a los productores nacionales a obtener los insumos a precios altos, debido a que éstos están referenciados al mercado del sur de Texas, EU, uno de los más caros a nivel internacional.

El caso del gas natural es prioritario, pues en la actualidad su uso y explotación está ligado al desarrollo productivo de cualquier país ya que, entre otras cosas, es usado principalmente para la generación de energía eléctrica, por lo que su precio repercute directamente en el de la electricidad, encareciendo los costos de operación, no sólo del sector industrial, sino de cualquier otra actividad económica.

A lo anterior deben sumarse las constantes alzas en las gasolinas y el diesel, usados generalmente para la distribución de productos y para la operación de maquinaria. El problema es que con la dependencia del petróleo y sus derivados como combustible, aun cuando los precios internacionales mantuvieran su tendencia a la baja, no garantizan un abasto, pues es un recurso no renovable; de hecho, México cuenta con reservas probadas para 25 años.

El propio Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha recomendado a nuestro país entrar de lleno a la producción de etanol, como combustible alternativo a base de maíz o caña de azúcar pues, según sus estimaciones, mezclado con gasolina podría ahorrar cerca de 2,000 mdd que actualmente se gastan en importación de ésta y aditivos. La tecnología para su obtención es de bajo costo y los beneficios pueden ser muchos.

El gobierno federal parece tomar la apuesta por la generación de fuentes alternativas –en lo que se define si el sector energético se abre o no a la inversión privada–, por lo que le tomará la palabra al gobierno brasileño, que ofreció dar asesoría en materia de producción de etanol, puesto que en ello tenemos un rezago no sólo respecto a Brasil, sino a Colombia, Tailandia y China. Incluso EU, el mayor consumidor de petróleo en el mundo, también está buscando incrementar la producción de este energético a fin de reducir las importaciones de crudo.

La nueva administración incluye en su política energética el impulso al etanol, para lo cual ha puesto a trabajar a las secretarías de Energía (SE), Agricultura (Sagarpa), Petróleos Mexicanos (Pemex), y Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además, está pendiente un proyecto termonuclear para generación de energía eléctrica, que según los expertos, podría contribuir con una buena parte de los 25,000 Mw que requerirá el país en los próximos 10 años y que hoy sólo son generados por derivados del petróleo.

Mientras tanto, las grandes compañías como Cemex, por ejemplo, están desarrollando sus propias plantas generadoras de energía, lo que les da una ventaja frente a su competencia interna.

Asimismo, compañías extranjeras como Iberdrola, Total Energy, Gamesa y Electricité de France han encontrado un nicho de mercado en el desarrollo de proyectos minihidráulicos, capaces de generar desde seis hasta 30 Mw, y que sería una opción para compañías medianas bajo la figura de autoconsumo. Son pequeñas plantas hidráulicas eólicas y de biomasa que este año comenzarán a instalarse.

El panorama internacional en materia de energía no es muy positivo; por ello, es necesario poner en marcha uno o varios de estos proyectos a fin de evitar presiones innecesarias sobre la planta productiva del país.

Ahora ve
No te pierdas