7 secretos para tener un retiro próspero

Sin importar tu salario ni las condiciones del mercado puedes sacar el mejor partido para tu futuro; conoce los consejos de las más recientes investigaciones del campo de finanzas del comportamiento.
cnn money dolar  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Penelope Wang

Se espera que el rendimiento de las acciones sea bajo, y los planes de retiro lucen desalentadores.

No puedes cambiar ni el mercado ni la generosidad de tu jefe, pero sí puedes cambiar algo: a ti. Puedes ser tu peor enemigo, sobre todo si te llenas de pánico o sobreestimas cuánto durará tu dinero.

"Nuestra mente está preprogramada de la forma contraria a la que necesitamos para invertir adecuadamente", dice el profesor de psicología y economía de Carnegie Mellon, George Loewenstein. Pero afortunadamente, surgió una nueva ola de investigaciones del aún joven campo de finanzas del comportamiento, una mezcla entre psicología, neurociencia y economía, la cual nos ofrece un mejor enfoque para ver cómo nuestro subconsciente puede afectar nuestro futuro financiero. 

Aunque gran parte del trabajo sigue en proceso, sugiere medidas específicas que podemos tomar antes y durante el retiro para evitar tomar las peores decisiones y sacarle jugo a nuestras mejores intenciones.

Secreto #1: imagina bien tu futuro

Quizás te imaginas que cuando te retires serás como eres ahora, quizás con un nuevo sentido de admiración a la naturaleza y a los programas matutinos de bienestar. Pero los estudios muestran que "tú en el presente" no se identifica con el "tú en el futuro", sino que tu mente crea patrones similares a los creados al pensar en un extraño, dice Hal Ersner-Hershfield, investigador de la Universidad Northwestern. Esta desconexión implica que te rehúsas a cambiar los bienes de hoy por las recompensas del mañana, y éste es el principal problema para ahorrar para el futuro.  

Científicos del comportamiento de la Universidad de Stanford se preguntan si imaginarte más viejo puede mejorar tu enfoque hacia los objetivos a largo plazo. Seleccionaron dos grupos de estudiantes y les colocaron cascos de realidad virtual para que interactuaran con versiones de ellos mismos. Cada estudiante convivió con su réplica, que imitaba sus movimientos. Un grupo de estudiantes se vio en su edad actual, y el otro se vio a los 70 años. Después, los investigadores les preguntaron cuánto ahorrarían para su retiro, y los del segundo grupo confesaron que ahorrarían el doble que lo que planeaba ahorrar el primer grupo.

Los expertos están creando herramientas en línea para lograr estas visualizaciones, por ejemplo, Ersner-Hershfield y sus colegas están probando un software que cambia tu fotografía mientras mueves un cursor que selecciona distintos niveles de ahorro.

Dependiendo de la tasa de ahorro que elijas, la imagen tuya lucirá feliz, pero mientras menos ahorres más se borrará la sonrisa. Hasta ahora han descubierto que la gente que ve sus versiones más viejas y tristes elije ahorrar el 6.75% de su sueldo, en comparación con el promedio de 5.2%.

Escríbelo 

Mientras esperas que este programa llegue a la red, imagina el futuro en el retiro que tanto esperas: ¿una casa en la montaña?, ¿viajes a Italia?, ¿dormir sin angustias? Escríbelo, "no es sólo imaginarlo, sino que al escribirlo concentras tus pensamientos y tomas medidas", dice Alessndro Previtero, de la Facultad Ivey de la Universidad Western Ontario.

Piensa en tus abuelos. 

"Piensa que te puedes parecer a tu abuelo más cercano", dice Ersner-Hershfield. Los investigadores de Northwestern descubrieron que recordar a tus abuelos puede hacer que la gente tome mejores medidas de ahorro.

Secreto #2: intenta superar al otro

Gracias a tu competitividad natural, compararte con otros puede apresurar tus objetivos. La estrategia tiene potencial definitivo en los planes de retiro; las investigaciones preliminares sugieren que la gente que ve información de cómo ahorran sus compañeros suelen participar más en los planes de retiro de la compañía e invertir más en ellos. Gracias a este hallazgo, la compañía de servicios financieros ING creó un sitio web que permite a la gente apta para ciertos planes de retiro en Estados Unidos que compare su progreso con el de sus colegas.

Hasta ahora, más del 20% de la gente que usa la herramienta ha tenido cambios positivos, como aumentar el porcentaje salarial que invierte, dice Ashley Agard, presidenta de investigaciones de retiro en la compañía. Además, tus colegas también pueden ejercer presión en el cumplimiento de tus objetivos; las estrategias de compromiso, donde la gente proclama públicamente sus intenciones de lograr algo, suelen ser efectivas para quienes buscan bajar de peso o dejar de fumar.

Las nuevas investigaciones intentan descubrir el impacto que tienen en el ahorro. En 2008, los profesores de Yale, Ian Ayres y Dean Karlan, lanzaron StickK.com, un sitio web que permite a los usuarios realizar un compromiso público o privado para lo que sea. Para aumentar la presión, los usuarios pueden apostar sobre el resultado. Se necesita más información para ver la efectividad de esta estrategia en los compromisos de retiro, pero los resultados han sido prometedores.

Sé tu punto de referencia. 

Puedes comenzar en INGcompareme.com, un sitio web que compara tu estado financiero (de forma gratuita y anónima) con otros 140,000 usuarios de edad, ingreso y detalles similares. ¿Tus ahorros te quedan cortos? Ponte en acción, y si estás adelantado, ¡qué maravilla!, pero no por estarlo significa que vayas a lograr tus objetivos, advierte Jack VanDerhei, director de investigación en el Instituto de Investigación de Beneficios a los Empleados.

Firma un contrato de compromiso. 

Podrías hacer de todo, desde contarle a tus amigos cuáles son tus planes de ahorro hasta pedirles ayuda, quizás reuniéndote con ellos una vez al mes, para hacer públicos tus éxitos al alcanzar cierto nivel de ahorros. Puedes publicar tu compromiso en Facebook o Twitter, o usando StickK.com.

Secreto #3: usa recordatorios y listas de tareas

Los humanos somos propensos a las distracciones de eventos inmediatos, algo muy útil cuando estás enojado y algo hace que se te olvide, pero muy estorboso cuando intentas planear tu retiro. "Los recordatorios son el principal eliminador de distracciones, y los más baratos, para mantener el enfoque en tus objetivos", dice Karlan, de Yale. Él y otros investigadores que trabajan en bancos en Perú, Bolivia y Filipinas analizaron el impacto de enviar recordatorios de ahorro en mensajes de texto o en postales; los ahorradores que los recibían ahorraban, en promedio, 16% más.

Las listas de tareas son otra herramienta efectiva para mantener el ritmo de tus tareas; el cirujano de Harvard, Atul Gawande, señaló en su libro The Checklist Manifesto, que el simple acto de cumplir con una lista puede evitar que te saltes un paso elemental. Cuando los cirujanos y los pilotos comenzaron a usarlos, las tasas de infecciones hospitalarias y errores de pilotaje bajaron. Por eso muchos asesores financieros dependen de listas de tareas para administrar los bienes de los clientes que están por retirarse.

Haz anotaciones automáticas. 

Sólo debes ver tu calendario personal, o tu sitio de finanzas personales (como Mint.com). La forma más efectiva de hacerlo, según Karlan, es siendo muy específico: "depositar 5,000 dólares en mi cuenta de ahorro el 1 de diciembre", y no escribir simplemente "ahorrar más". Coloca recordatorios o alarmas cada vez que vayas a recibir un depósito, un bono, o después de hacer tus declaraciones fiscales.

Coloca recordatorios diarios. 

¿Te acuerdas que recordar a tu abuelo puede ser de ayuda según el estudio de Northwestern? Los participantes en el estudio usaron pulseras que decían "¿qué haría mi abuelito en este caso?". Sí, tal vez es demasiado, pero funciona. Colocar un recordatorio que puedas ver a diario (una fotografía de la casa de tus sueños en tu buró, por ejemplo) puede tener un efecto similar.

Secreto #4: piensa en pedazos pequeños

Haz una lista de tareas para el retiro cada año. 

Tu plan de retiro quizás te hace pensar que debes recaudar una suma cerrada, pero incluso los inversionistas más astutos suelen sobreestimar cuánto durará esa cantidad. El profesor de Psicología de Princeton, Eldar Shafir, dice que cuando ves una cantidad, sueles pensar en el valor nominal más que en su poder adquisitivo total, que puede erosionarse con la inflación. Los expertos lo llaman "la ilusión del dinero", y la técnica para corregirla es "la transformación". En vez de pensar en la suma total, piensa en el ingreso mensual que la suma generará cuando ya estés retirado.

"La gente comprende cuánto dinero necesita al mes, así que el proceso de ahorro es más relevante", dice el profesor de finanzas del comportamiento, Shlomo Benartzi. La idea es estar al corriente; la compañía de servicios financieros, Putnam, diseño un sitio web para los planes de retiro, para que los administradores muestren las proyecciones de ingresos mensuales en vez de los balances totales.

Usa tu calculadora. 

Calcula tu ingreso mensual en el retiro con la calculadora de trowprice.com. Compara la cantidad con la que te gustaría gastar. ¿Te falta? Aumenta tu ahorro, recorta gastos o pospón el retiro (o haz las tres cosas).

Pon a prueba tu mezcla de inversión. 

La inflación podría aumentar dramáticamente con el tiempo, advierte la asesora financiera de Bloomfield Hills, Michigan, Marilyn Dimitroff. Una forma de limitar el daño es aumentando la cantidad de dinero que tienes en acciones que pagan con dividendos.

Secreto #5: haz amigos con una anualidad

Muchos retirados deberían considerar un seguro de anualidad inmediata, que genere un ingreso regular fijo para el resto de tu vida. La ventaja no es sólo financiera; los estudios muestran que los retirados que garantizan ingresos para cubrir algunos de sus costos son más felices que quienes no lo hacen.

¿Y por qué poca gente compra estos seguros anuales? El miedo a los aseguradores que los venden (la bancarrota de AIG no inspiró mucha confianza) es una de las razones, pero la gente también teme perder el control por el efecto de la cesión de responsabilidades: valoras lo que tienes más que lo que no tienes, incluso si vale lo mismo. Los seguros anuales desatan este temor porque te obligan a "deshacerte" de mucho dinero adelantado.

Para combatir esta tendencia, Jeffrey Brown, profesor de finanzas de la Universidad de Illinois, puso a prueba formas distintas para describir estas anualidades a un grupo de gente de 50 años de edad o mayores. Una de las descripciones era "ingresos de 650 dólares al mes por el resto de tu vida", o "rendimientos de 650 dólares al mes para siempre". Es lo mismo, pero la gente prefirió la primera tres veces más. "Cambiar la perspectiva de la acumulación de bienes para producir un ingreso puede marcar la diferencia", dijo Brown.

Recuerda que no es todo o nada.

Según Harold Evensky, asesor financiero en Coral Gables, Florida, una de las formas de superar tu miedo a ceder el control es recordando que el consejo principal es colocar una porción de tus ahorros para el retiro en un seguro anual, y concentrarte en el ingreso mensual confiable que te generará.

Secreto #6: toma las pérdidas con calma

Los científicos del comportamiento saben que la gente siente el dolor de las pérdidas mucho más que lo que goza las ganancias. Llaman a este fenómeno "la aversión a la pérdida"; ahora están aprendiendo que los retirados son más renuentes a las pérdidas que los jóvenes.

El profesor de negocios de la Universidad de Columbia, Eric Johnson, realizó un estudio para saber cuánto más padecen esto los adultos mayores. Un grupo de personas de más de 60 años tuvo que responder esta pregunta: ¿participarían en una apuesta donde tienen 50% de posibilidades de ganar 100 dólares y 50% de posibilidades de perder 10? La mitad de los participantes se negó a participar en la apuesta, es decir, la pérdida pesó 10 veces más que las ganancias. Por otro lado, otros estudios han mostrado que la población en general tiende a medir las pérdidas dos o tres veces más que las ganancias.

Los investigadores no están seguros de por qué la edad agrava esta aversión. Mientras más creces, más sientes que no puedes costear las pérdidas de tu portafolio porque te quedan menos años para recuperarlas o compensarlas.

Otro factor puede ser el efecto de la cesión de responsabilidades (como en el quinto consejo), que aumenta el deseo a aferrarte a lo que ya tienes. Sea por lo que sea, la aversión a la pérdida es un problema si hace que tus inversiones sean demasiado conservadoras para tus años de jubilado, saturándote de bonos y evitando las acciones. Tus ahorros se vuelven más vulnerables a la inflación si haces eso.

Conserva tu conocimiento financiero. 

Las investigaciones sugieren que los inversionistas más educados son menos renuentes a las pérdidas que el promedio de la gente. Da seguimiento a las noticias financieras y a los consejos del retiro, o inscríbete a una clase de finanzas personales.

Arregla tus cuentas. 

Anthony Ogorek, asesor financiero en Williamsville, Nueva York, recomienda que cuando tengas más de 60 años, no tengas más del 60% de tus activos en acciones porque así correrás menos riesgo de volverte loco y querer tenerlo todo en efectivo la próxima vez que los mercados se hundan.

Busca perspectivas externas cuando estés retirado. 

Esto puede implicar invertir algo de dinero en un fondo cíclico ajustado a tu edad o contratar a un administrador.

Secreto #7: protege tu futuro

A medida que envejeces, tu cerebro lucha con cambios sutiles que pueden afectar tu forma de administrar el dinero. Por ejemplo, quizás te vuelvas más optimista, un fenómeno conocido como el efecto del positivismo, porque "ya no tienes que estar preocupado por todas las cosas que pueden salir mal", dice Laura Carstensen, directora del Centro de Longevidad de Stanford.

Pero un poco de optimismo no tiene nada de malo, por eso los ancianos suelen ser más felices que los jóvenes, según estudios recientes. Pero el efecto positivo también puede hacer que tú en el año 2030 (o tus padres en este momento) pierdan su sexto sentido de cautela y sean más propensos a sufrir una estafa. 

Y no es que a los más grandes no les importe tanto la idea de perder dinero, sino que suelen pensar que "ese joven tan apuesto nunca me vería la cara". El riesgo más grande es que pierdan sus habilidades mentales; nuevos estudios han mostrado que este padecimiento es más común de lo que pensamos. Después de los 60 años de edad, la tasa de demencia se duplica cada cinco años. Cuando llegan a los 80, la mitad de la gente tiene algún impedimento cognitivo.

Pero se sigue esperando que la gente mayor administre su propio dinero, un hecho que ha convertido a este padecimiento en un tema muy estudiado por los científicos del comportamiento. Hacer frente a estos riesgos ahora que gozas de todas tus facultades es algo bueno, dice el profesor de economía de Harvard, David Laibson. Puedes actuar hoy para protegerte mañana.

Mantente activo. 

Los investigadores no han descubierto la receta para evitar la demencia senil, pero hasta ahora, los estudios han mostrado que hacer trabajar tu cuerpo y tu mente (leyendo, caminando y armando rompecabezas) puede ser de ayuda. Simplifica tus finanzas cuando te retires, sugiere Rosanne Rogé, asesora financiera en Bohemia, Nueva York. "Así será más difícil que lo arruines todo".

Cotízate 

Desanima a los artistas estafadores para que no te encuentren (o para que no encuentren a tus padres) con los mejores filtros anti-spam en tu computadora, y con identificadores de llamadas en los teléfonos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Arregla la ayuda que necesitarás mañana

Necesitas redactar un poder que de a la persona que tú elijas la autoridad para tomar decisiones financieras en caso de que sea necesario. Asumiendo que tienes un testamento, quizás ya tienes escrito el poder, pero varias compañías financieras te piden que llenes uno de todas maneras. El abogado Daniel Fish, de Nueva York, sugiere que hagas esto justo cuando te retires. Tu futuro  te lo va a agradecer.

Ahora ve
La obesidad infantil se multiplicó por 10 en los últimos 40 años
No te pierdas
×