Cuando a Santa no le alcanza el dinero

Siete de cada 10 padres piensan que en esta temporada se debe llenar a los niños de juguetes; pero éste puede ser el momento para explicarles qué implica realmente “pedir”, dicen expertos.
niños navidad regalos  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si existe un festejo que cautiva a los niños, es la Navidad, sobre todo por los obsequios que reciben. Esta época resulta una de las ‘motivaciones' de los pequeños, pero explicarles que no llegará lo que le pidieron a Santa Claus, al Niño Dios o a los Reyes Magos, puede convertirse en todo un reto.

De acuerdo con datos de la consultora de mercados eCGlobal Panel, siete de cada 10 padres estima que es fundamental llenar a sus hijos de juguetes en esta temporada (obsequiando más de lo que se daría en cualquier otra época del año).

Incluso, pocos son los menores a quienes se les inculcan ciertos valores al momento de hacer su "carta navideña"; al respecto,  la encuesta "Educación financiera en niños", realizada por la Secretaría de Educación Pública (SEP),señala que ocho de cada 10 infantes en el país no sabe qué significa ahorrar.

De igual forma, una pregunta clásica entre los pequeños es: "¿por qué a mis amigos les traen lo que quieren y a mi no?", plantea la psicóloga María Lozano, especialista en infantes.

Debido a quelos niños adquieren prácticas de consumo idénticas a las de sus padres-refiere el programa de Educación Financiera de la Condusef-, es importante que cuando éstos vayan teniendo más compresión sobre dicha celebración, se les incentive a hacer algunos cambios.

Uno de ellos, es ayudarles a aclarar en su carta qué pueden o no pedir de acuerdo con sus necesidades, el lugar en donde viven, lo que realmente necesitan y aquello que recibieron durante los meses anteriores (como salud, premios, regalos de cumpleaños, etcétera)", describe Lozano.

De acuerdo con el programa de la Condusef, también es importante ayudarlos a establecer prioridades; una buena opción es preguntar al hijo qué paso con sus regalos del año pasado ¿todos siguen con él o ella, se usan frecuentemente, o se dieron a alguien más?

Lo básico es que el niño entienda que en esta época del año no sólo se pide una larga lista de regalos, aunque se haya portado bien. "Hay que enseñarlo a valorar otras situaciones, sin que ello signifique recurrir a discursos de crisis económica, eso es para adultos...", aconseja la psicóloga infantil.

Además, la especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México, sugiere otros consejos para abordar este tema a unos días de que los obsequios estén en casa:

1. Actividades compartidas. Como padres es indispensable dedicar un tiempo a escribir junto con los hijos la"carta" de peticiones navideñas.Ahí se les puede inculcar ciertos valores, como el hecho de no dedicarse a "pedir y pedir", también es un momento para agradecer lo que se tiene o simplemente, también pueden contar cómo se imaginan su siguiente año. Otro aspecto a inculcar es la paciencia, hay que hacerles ver que no todo llega de "sopetón", y cuando ellos quieran, dice la experta.

2. Mostrar otras opciones. Un pequeño, ante la decepción de no abrir el regalo anhelado, se muestra triste y hasta frustrado. Los adultos deben sensibilizarse con ese sentimiento y decir que entienden lo que pasa. Aquí es el espacio para dejar en el menor otro mensaje valioso: distinguir lo importante de aquello que no lo es. "No se trata de dar un discurso largo que los aburra, sino de animarlos a ver la situación como un factor sorpresa", aconseja la especialista.

Hay que decirles: "tal vez no trajeron los videojuegos, a veces es imposible tener cada cosa de la lista, pero sí llegaron estos tenis para jugar fútbol, ¿no me dijiste que te encanta este deporte? Saldremos a jugar juntos... Mira, fue una mejor alternativa. Saldrán otros videos después y los puedes pedir el otro año, junto con tus hermanos para que los compartan", describe la especialista.

3. Crear un relato. Dependiendo de la dinámica en cada familia, se puede acompañar estas pláticas con una historia, pero que resulte creíble para la edad; no cuentos que confundan al menor. Por ejemplo, si es un menor de seis años, la opción es indicarle que los regalos no recibidos se destinaron a otros chicos con más necesidades.

Si es mayor a esa edad, hay que mostrarle - con moralejas y otros recursos- que los juguetes u obsequios que están "de moda" no son lo único (ni lo fundamental), sino que llegó la hora de ser un "niño diferente", listo para aprovechar este momento del año para solicitar una o dos cosas; justo aquello a lo que pueden sacar mucho provecho

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 


Ahora ve
Volaris, Interjet, Aeroméxico, VivaAerobus y JetBlue, multadas por Profeco
No te pierdas
ç
×