Las 10 claves para mantener tu empleo

La crisis económica ha provocado un ambiente de despidos y reestructuraciones corporativas; ésta guía de supervivencia te dará a conocer lo que debes hacer ante un entorno laboral difícil.
Empleados
Anne Fisher

En el actual panorama, el empleo no está garantizado. Las empresas implementarán recortes de personal o reestructuraciones profundas que podrían afectar tu puesto de trabajo.

La mayoría de las previsiones señalan que 2009 será un año difícil. Tan sólo en Estados Unidos el 60% de los empleadores planea despedir personal, según un sondeo presentado por Society for Human Resource Management (www.shrm.org), y se prevé que el mercado laboral no se recuperará antes del 2011.

Además, si eres de los afortunados que aún conservan su trabajo, no esperes un aumento. La consultora de recursos humanos Watson Wyatt (www.watsonwyatt.com) reveló que un número cada vez mayor de empleadores planea congelar los salarios.

Así que es normal que, teniendo un empleo, te sientas estresado. El problema comienza cuando permites que el ambiente de incertidumbre te afecte y perjudique tu desempeño, y entonces sí termines perdiendo tu puesto.

Para Deb Bright, de la firma de coach para ejecutivos Bright Enterprises (www.drbright.com), "la clave para capear una crisis como ésta es, primero, entender qué es lo que puedes controlar y lo que no." Y añade "incluso cuando las cosas se ponen realmente difíciles, tienes más control del que crees."

Bright ofrece 10 claves de acción, una sabia alternativa a esperar sentado a que te despidan:

1.  Crea tus propios éxitos: No tienen que ser logros trascendentales. "Ir al gimnasio y hacer ejercicio en un momento en que no tenías ganas, funcionará" dice Bright. "Cuando hay mucha negatividad en el ambiente tienes que encontrar maneras de sentirte exitoso."

2. Fija metas a 30 y 60 días: Compártelas con tu jefe y luego, a medida que te acerques a tus objetivos, infórmaselo. "El progreso perceptible te mantendrá optimista y creativo, además sirve para que tu jefe sepa los objetivos que su departamento alcanza, un buen argumento contra un recorte de personal."

3. Cuida tu actitud: "Una actitud pesimista y sombría hace que a la gente le resulte difícil trabajar contigo, además ¿de qué sirve ser desdichado durante 8 horas?" comenta Bright.

4. Mantén activa tu red social: "La gente siempre habla de tener contactos, pero no lo practica" señala Bright, y añade "Yo les pido a mis clientes que me den cinco nombres de personas con las que quieren mantener contacto, y luego que hagan un plan sobre cómo lo harán, ya sea almorzando con ellas o sólo con una llamada telefónica." Aporta algo valioso a la conversación, un poco de información o el nombre de un contacto útil.

5. Actualiza tus habilidades: "Inscríbete a una clase, lee un libro, mantente al día con las publicaciones de tu área. Siempre querrás ser el mejor informado de lo que sucede en tu industria y que podría afectarte."

6. Asegúrate de que tu trabajo sirva para metas más globales de la organización: Asume todas las responsabilidades que puedas tomar, "especialmente las tareas que nadie más quiere, como informar a los supervisores" sugiere Bright. Pero también aprende a delegar: "Enséñale a alguien cómo realizar las tareas extras que llevas a cabo, o nunca en la vida tendrás vacaciones."

7. Por ahora, olvídate del equilibro entre la vida laboral y personal: Cuando la economía estaba bien, era importante preocuparse por los intereses que tuviéramos fuera de la profesión, pero ahora tienes que pasarlos por alto. "Tienes que concentrarte en hacer lo que sea necesario para que resultar indispensable en tu empresa."

8. Evalúa críticamente tus finanzas: ¿Cuentas con los medios para pasar siete u ocho meses -o más- buscando trabajo? Si la respuesta es no, es tiempo de que te plantees un presupuesto y te limites a él. "También habla con tu pareja sobre las finanzas, muchos ejecutivos no suelen hacerlo y luego enfrentan conmoción y resentimiento en casa cuando el dinero empieza a escasear."

9. Nunca hables mal de nadie: "Si no puedes decir nada positivo sobre el trabajo de alguien, entonces sé neutral." Piensa que si la empresa se reestructura o reorganiza, esa persona de la que hablaste pestes puede convertirse en tu próximo jefe.

10. Recuérdalo siempre, en la economía del conocimiento, tú eres el producto: por esa razón tienes que cuidar de ti. Duerme lo suficiente, come sanamente y dedica algo de tiempo a hacer ejercicio. "Uno de mis clientes estaba tan nervioso de la situación actual que subió 10 kilos. Eso no es bueno para la salud, y si tienes que salir y venderte en el mercado laboral, tener sobrepeso no servirá mucho a tu confianza." En este mercado laboral necesitas toda la confianza del mundo.

Ahora ve
No te pierdas