¿Te ascendieron?, sobrevive al puesto

No entres en pánico por tus nuevas responsabilidades, arma una estrategia para lograr tus objetivos; si el miedo se apodera de ti, serás incapaz de tomar las decisiones que beneficien a la empresa.
EJECUTIVO-hombre-contactos  (Foto: Archivo)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Obtener un ascenso laboral puede ser una fantasía hecha realidad...o una pesadilla, dependiendo de la seguridad del candidato y las circunstancias  en las que obtuvo la promoción. "Muchos ejecutivos sienten temor cuando ascienden a cargos con mayor responsabilidad, y la principal razón es la incertidumbre y el miedo a fallar en las metas asignadas", dice en entrevista el psicólogo organizacional Victor Muriedas.

El miedo es una protección natural contra el peligro, algunos incluso trabajan mejor con grandes cargas de adrenalina, pero es un problema que debe tratarse cuando impide al individuo realizar acciones concretas, opina la terapeuta Silvia Covarrubias.

Es común entre los empleados sentirse temerosos de no cumplir las expectativas de un nuevo puesto, sobre todo cuando se trata de metas ambiciosas, ya que se sienten presionados para no parecer incompetentes, coinciden los expertos.

"Lo más peligroso para un empleado es volverse su peor enemigo, ya que este miedo ocasiona pérdida de productividad al evitar la toma de decisiones y riesgos", señala el director de Bumeran.com México, Mateo Cuadras.

La inhibición y la inseguridad, son otras consecuencias, además de que se corre el riesgo de perder autoridad ante el equipo que esté a su mando.

Con estas barreras autoimpuestas será todavía más difícil que el empleado logre las metas que le fueron asignadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Para evitar este descalabro profesional, tu primera meta debe ser replantear la imagen que tienes de ti mismo y enfocarte en explotar tus talentos y aprovechar tus debilidades, áreas donde seguro aprenderás herramientas útiles.

Manos a la obra

  • Conoce tus talentos: Puede parecer una tarea sin importancia, pero si haces una lista con todas tus habilidades profesionales, te sorprenderá reconocer que había muchas a las que no dabas importancia. Un buen ejercicio es profundizar en una cualidad cada día y definir cómo aplicarla en tu nuevo puesto, por ejemplo, tu don de convencimiento o una buena oratoria, prácticas indispensables para los negocios.
  • Reconoce tus éxitos: Seguramente tendrás descalabros en tu nuevo puesto, pero la virtud de un líder no está en ser perfecto, sino en aprender de sus errores y volverlos aciertos. Cada que tengas un logro en tu nuevo puesto, por pequeño que sea, debes registrarlo y analizar cómo te acerca más a tu meta. El objetivo de esta práctica es que conozcas todo el potencial que tienes y cómo maximizarlo.
  • Aprende de las experiencias ajenas: No hay mejor forma de aprender que escuchar y recibir retroalimentación. La directora general de Hewitt México, Rosa María Farell, aconseja platicar con otros ejecutivos de mayor experiencia y preguntarles tus dudas. "Es de mucho valor el consejo que pueden dar, ya que son personas exitosas que ya pasaron por experiencias similares". Sacúdete la pena y pídeles algunos tips sobre cómo enfrentar los retos que tu nueva posición demanda.
  • No te quedes con dudas: Si no entendiste al 100% lo que tu jefe espera de ti, se vale preguntar. "Algunos jefes no son tan específicos, pero los empleados temen preguntar", dice Cuadras. Asegúrate de comprender qué espera tu superior de ti, si no es así, pregúntale de nuevo y cuestiónalo sobre los objetivos específicos que debes cumplir. Tu jefe no te comerá por tener dudas, al contrario, apreciará tu sinceridad y disposición de aprender.
  •  Sé tenaz: El cerebro tiene una gran capacidad de aprender nuevas formas de reaccionar al ambiente, pero la perseverancia te permitirá conquistar las mieles de la victoria."La tenacidad y fuerza que necesitas para triunfar no te caerá del cielo, debes desarrollarla con tu trabajo y confianza en ti mismo", dice Muriedas. Antes de renunciar o paralizarte por el miedo de un nuevo reto, recuerda que el sólo hecho de haber conseguido un ascenso habla de la calidad de tu trabajo, así que ¡manos a la obra!
Ahora ve
Desesperada, la tripulación de este vuelo pidió a los pasajeros rezar
No te pierdas
ç
×