¿Por qué quieres otro trabajo?

Antes de renunciar, piensa en los problemas que enfrentas en tu trabajo, y dales otra oportunidad; si decides continuar, asegúrate de entender qué buscas, dónde encontrarlo y la situación del país.
empleo-desempleo-despido-renuncia  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los profesionistas en México generalmente ‘fallan' al buscar un trabajo porque desconocen los requisitos mínimos que pide la empresa, y no saben cómo vender sus capacidades, refieren expertos.

Por citar un ejemplo, un "70% de los candidatos presenta un currículo mal hecho, mientras que un 40% son impuntuales o no llegan", revela un estudio del Foro de Oportunidades Laborales.

"La razón del mal desempeño es que, muchas veces, la persona no tiene idea exacta de lo quiere ni cómo exponerlo. Incluso, antes de dejar su trabajo no se da a la tarea de pensar lo que realmente le molesta y toma decisiones aventuradas. Lógico que al ver una oferta en otro lugar se entusiasma, pero no reflexiona en qué puede ofrecer a la nueva empresa, y qué la ha llevado a desertar de su puesto otras veces", opinó la pedagoga de la Universidad del Valle de México, Chapultepec, Liliana Soria.

La académica dijo que el primer paso que siempre se sigue al querer cambiar de empleo es actualizar el currículo, revisar la red de contactos y aplicar "indiscriminadamente" a cuanto oferta aparezca.

"Eso puede ser un error", advirtió. Previo a esas actividades debe haber un análisis de por qué se quiere cambiar de trabajo, ¿por una situación personal?, ¿se pretende incursionar en otro giro?, ¿más ingresos? "Hay que hacer un cruce de esa información con lo que tengo por expectativas profesionales y así trazar el rumbo de a dónde deseo dirigirme y por qué.

Ese autoanálisis también sirve para ubicar destrezas, competencias y "el lado flaco" en cuestión del desarrollo como profesionista. Así, al presentarse a una entrevista la persona tiene "una valoración exacta de cuáles son sus recursos, está segura de su decisión y de lo que puedo dar al nuevo lugar al que aspira. Eso puede marcar la diferencia con otros candidatos", explicó la pedagoga.

¿Por qué quería dejar mi trabajo?

La directora de Trabajando.com, Margarita Chico coincidió en que vale la pena analizar la causa de salida antes de pedir empleo hasta con el vecino. "Tal vez la decisión se da por algún problema personal que podría arreglarse platicando con la persona indicada".

Hay otros factores que necesitas considerar antes de lanzarte a la aventura de aplicar a numerosas entrevistas laborales. Toma nota:

1. Tras haber hecho el análisis de los motivos que te impulsan a tomar esa decisión, incluye en tu lista de "pros y contras" la situación económica por la que atraviesa el país.

Si bien no es posible contratarte en otro lugar, sí será más complejo el proceso debido a la política de recursos con la que se están moviendo las compañías. Incluso pudiera ser que la situación, por ejemplo, de "sobre carga laboral que tenías en el anterior empleo, la vivas en el nuevo".

El mensaje es: antes de arriesgar un puesto estable, sobre todo sin tener una segunda opción, hay que pensar si ya se hizo todo lo posible por rescatar tu estancia en esa compañía.

2. A veces se presentan situaciones como el que las funciones que realizas ya no te despiertan interés o son ajenas a lo que estudiaste. Si ese es el argumento para el cambio, antes de ‘tocar la puerta' de los reclutadores define cuál es la proyección laboral que deseas lograr, ¿hacia dónde te gustaría encaminarte? Haz una lista de aquello que consideras "tu proyecto real de vida en cuanto a profesión" y con base en eso empieza a estudiar los perfiles de puestos que hay en el mercado, y en cuál de ellos encajarías.

3. Evitar encasillar tu determinación de pasar a otro empleo pensando en la vacante ideal, "esa no existe", aseguraron las entrevistadas. Sí de plano los factores que te orillan a renunciar a tu actual empleo tienen gran peso, entonces empieza por tomar conciencia que en el nuevo lugar también te encontrarás "sorpresas", pero estás abierto a aprender a manejar esos escenarios porque te estás orientado a un trabajo más afín a tus necesidades.

4. Lejos de basar la decisión sólo en el salario (es un factor de peso, pero no el que mejor determina tu realización), supervisa y valora otros aspectos que son importantes al plantear un cambio de puesto, como las herramientas y capacitación que te ofrezcan para desarrollarte, prestaciones, beneficios para la salud, entre otros.

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×