El nuevo de la oficina, ¿cómo encajar?

Como en la primaria, al estrenarte en una nueva empresa sentirás la ansiedad de no ubicarte; hay pequeñas actitudes y acciones a tomar para que tus compañeros te comience a aceptar.
empleo nuevo oficina trabajo  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las primeras semanas en un trabajo nuevo son cruciales; tienes un mes para planear tu relación futura en ese lugar y esforzarte por refrendar la buena imagen que la empresa obtuvo de ti en las entrevistas de trabajo.

El nivel de desempleo se mantendrá en un promedio de 9% en 2010 y 2011, sobre todo en los países con mayor desarrollo económico, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). En México, según estimaciones de Banamex, la tasa de desempleo abierta será de 5.8% para este año. Con estos datos, ¿cómo  no extremar medidas para conservar la plaza recién ganada?

Si tú eres de los afortunados que estrena puesto, los primeros días debes entrenarte en observar y escuchar. Fíjate en si alguna persona se ve sorprendida con tu llegada; quizá tu compañero aspiraba al puesto, o tenía muy buena relación con el anterior empleado. Eso te permitirá saber cómo plantear la relación con ciertas personas. Además, evita el fenómeno del yo-yo, es decir, querer ser protagonista desde el primer momento, "ya tendrán tiempo de conocer tus virtudes" indica la pedagoga por la Universidad del Valle de México, Liliana Soria.

Hay otras situaciones que ayudan a familiarizarse con la dinámica laboral. La hora de la comida, por ejemplo; tal vez tu primer impulso es cubrir esta actividad con algún amigo que trabaje cerca, o ir solo a algún restaurante cercano porque te sientes ajeno. Pero ahí "desaprovechas una oportunidad valiosa", porque es el momento que tienes para empezar a integrarte e ir conociendo el perfil de tus compañeros, explica la pedagoga.

La directora de Cartera de Talentos, Ana Alatriste, señala que para los jefes es importante ver que sus empleados se unen a los compromisos de la organización, sobre todo cuando hay programas para evaluar tu rendimiento. Por ello, otra recomendación es que en esos 30 días reúnas información sobre la forma en que tu jefe calificará tu trabajo, si tienen algún programa específico como Balance Score Card, y qué porcentaje debes alcanzar para recibir compensaciones como los bonos.

También "existen cosas que no están escritas pero son una especie de códigos para sobrevivir en el empleo, como no tomar la palabra cuando el jefe está hablando, son cosas sencillas, pero buscar a quien te platique de ellas te puede ahorrar muchos problemas y duplicidad de trabajo", explica Soria.

4 Consejos más

Existen otras medidas que debes desarrollar para asegurar que las acciones que realices a tu ingreso te lleven por el buen camino laboral, como:

1. Radiografía del jefe. De acuerdo con una encuesta realizada vía Internet, por la consultora Dale Carnegie, cinco de cada 10 empleados no tiene, o tuvo, una relación favorable con su jefe o, en pocas palabras, no lo soportaba. Ese no tiene porque ser tu caso, aprovecha tu recién incorporación para indagar cuál es el perfil de tu jefe; cómo reacciona ante las presiones, cuáles son sus prioridades.

2. Rumbo profesional. Ricardo Farías, autor del libro Consejos para que tengas éxito en tu trabajo recomienda averiguar qué resultados se han obtenido en el puesto que ocuparás, e incluso por qué cualidades era valorado el empleado anterior. Aunque al contratarte te definen un perfil de trabajo, es importante que tengas un ‘mapa' de tu puesto a partir de la experiencia que otros en la empresa te puedan compartir. Eso te ayudará a saber cómo proceder ante ciertas situaciones, donde están tus límites y de qué tareas no te corresponde ocuparte.

3. Concéntrate en lo laboral. El primer impulso cuando se tiene un empleo nuevo es querer simpatizar con todos tus compañeros. Eso no significa empezar a platicar aspectos de tu vida privada, es demasiado pronto para tener un vínculo personal con todo el equipo. Tómate tu tiempo para conocer a la gente, haz algunas preguntas capciosas para ver cómo responde la gente a algún tema. Con base en ello, más adelante puedes saber con quién compartir asuntos que van más allá de los profesional. Recuerda para los temas personales la selectividad es lo mejor.

4. Impulsos controlados  Es normal que ese primer mes te sientas estresado porque estás ante un nuevo escenario, debes aprender a vivir bajo una nueva filosofía, compañeros e incluso horarios. Eso puede generar la idea de que no rindes al máximo y quizá hasta hayas cometido errores. Pero si te entrenas en observar tu entorno te enrolarás más rápido en tus nuevas actividades y alcanzarás un desempeño con el que te sientas mejor.

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×