Mamá realizada o profesionista exitosa

Sólo 4 de cada 10 mexicanos opina que las mujeres deben desarrollarse en ambas esferas de la vida; no se sienten apoyadas en su familia ni la empresa para desarrollar ambos roles, según un sondeo.
madre ejecutiva hija oficina  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

"Ya no hay lugar para crecer en lo laboral", pensó Mariela Rojas, profesionista freelance en diseño, cuando empezó a tener dificultades en su trabajo para cumplir con los compromisos familiares que le implicó el nacimiento de su segundo hijo.

No lo pensó más, y con la liquidación recibida inició su proyecto de despacho independiente, lo cual (de paso) le ha permitido experimentar mejor el concepto de ajuste financiero a sus necesidades.

La mayoría de las madres enfrentan esa decisión, en algún momento: "¿le sigo o dejo de laborar por uno o dos años?". ¿Qué opinan los mexicanos, a unos días de concluir el mes en que festeja a las madres? Cuatro de cada 10 dice que lo más indicado que pueden hacer las mamás es desarrollarse en lo profesional y aportar en la casa. Mientras que tres de cada 10 asegura que deben ser emprendedoras y manejar su propia empresa, señala una encuesta realizada por el portal del empleo, Trabajando.com.

El sondeo, en el que participaron unas 3,000 personas, muestra que un 25% de los mexicanos cree que las madres tendrían que trabajar medio tiempo.

En cambio, 4% indica que lo ideal para una familia es que la mujer se ocupe 100% de los hijos y de la casa, siendo esta visión una de las menos reales, porque ellas son parte activa de la economía familiar, tienen objetivos en el terreno laboral y por eso las organizaciones necesitan establecer medidas que les permitan cumplir con el desafío de ser profesionistas y amas de casa; es vital que aspectos como éste se profundicen, por ejemplo, en la actual propuesta de reforma laboral, comenta la directora general de Trabajando. com, Margarita Chico.

No es de sorprender, sin embargo, que culturalmente las mujeres sigan asociadas, fuertemente, a actividades domésticas. Las mujeres mexicanas mayores de 14 años, por ejemplo, dedican en promedio 10.2 horas a la semana a actividades de preparación de alimentos y 13.8 a otras actividades relacionadas a la cocina. La población masculina en México dedicaba en 2002 en promedio un poco menos de una hora a la semana a preparar alimentos, según un análisis que se efectuó en la Universidad Iberoamericana, a partir de datos de la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo 2002.

¡Culpables!

Según la encuesta, las mexicanas consideran que para ellas es más difícil ser parte del mercado laboral; el 54% de las encuestadas señaló que no se siente apoyada ni por su empresa ni por su familia para desempeñarse en ambos roles.

"Te deja en un situación (incluso) emocionalmente complicada, porque en tu mente está la idea de quedar bien con las dos partes. Sacar los pendientes del trabajo y correr con tu hijo para no sentir que lo desatiendes. Y son pocas las empresas que te permiten manejar horarios flexibles, por temor a que no cumplas con tus responsabilidades", expresa Mariela Rojas.

Al preguntarles a las profesionistas el por qué de ese esquema, 48% de ellas culpa a los jefes de la falta de apoyo, en especial con el tema de los horarios. Para otro 38%, la gran carga de trabajo no permite compatibilizar oficina con familia. El 14% restante culpa a su familia, que les reclama constantemente su ausencia en momentos importantes.

En opinión de Margarita Chico, un reclutador que busca cubrir una plaza, y tiene en la mira a una profesionista con hijos, debe fijarse (más que en cuestión de horarios) en las competencias innatas con que cuenta el sexo femenino, y que una empresa no debería dejar pasar.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

¿Y cuáles son éstas? La comunicación y la capacidad para generar empatía, sin embargo, el estereotipo más aceptado, por ejemplo de un gerente, es el de competitividad y capacidad de decisión, características que siguen atribuyéndose al sexo masculino, menciona un artículo publicado en la revista Fortune.

Las mujeres ejecutivas también prestan menos atención a los conceptos de status, suelen ser más abiertas para trabajar con sus equipos y, lo más importante, se interesan por profundizar en los temas que trabajan diario, detalla en su libro How women entrepreneurs are changing the rules of business Success, la empresaria Margaret Heffernan.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×