El amor hace ‘florecer’ su Pyme

Flormart inició vendiendo flores en avenidas antes de incubar su negocio en Fundación Proempleo; actualmente, importantes hoteles y empresas como Kraft figuran entre sus principales clientes.
flores  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El tema de la crisis y de los ‘bolsillos vacíos' no existe para los mexicanos cuando se trata de demostrar afecto. Al menos esto revela El costo del amor en México, encuesta realizada por la empresa Parship la cual señala que 7 de cada 10 solteros gasta en una cita más de 330 pesos, y parte de ese presupuesto se destina más a la compra de flores. Regalar este artículo ¿está pasado de moda? Para nada, en México el consumo anual de flores supera los 200 millones, según datos de la Sagarpa. Ávidos de florecer en este sector, Nancy Ortega y Jorge Pasalagua iniciaron en 2005 Flormart. Para lograr que su empresa se convirtiera en un proyecto ‘apetecible' de inversión para las instituciones, necesitaron reunir dos ingredientes: un plan de negocios con escenarios económicos ‘aterrizados' y demostrar que se adaptaban a los cambios financieros del país con sus líneas de negocio.

"Después de una larga carrera laboral en el área de Comunicación y de Sistemas concluimos que no queríamos trabajar por siempre en un mismo lugar. Deseábamos un negocio propio, que se convirtiera en un proyecto de vida y a partir del cual generar otros empleos. Tras analizar el mercado detectamos que el negocio de las flores brinda oportunidades fabulosas, siempre y cuando la innovación, el buen servicio y el adecuado manejo de tus recursos esté presente", platica Nancy Ortega, directora ejecutiva de Flormart.

Ahí estuvo uno de sus primeros aciertos, los emprendedores lejos de empeñarse en descubrir el ‘hilo negro' identificaron que un gran número de personas compran arreglos de flores por Internet porque no tienen tiempo de salir de sus oficinas.

En busca de foros

Tan real era la meta de dedicarse a este giro, que buscaron foros y exposiciones dirigidos a decoración de plantas para empaparse del mercado. Por ello, a su vez decidieron incubar su negocio en Fundación Proempleo y dejaron en claro que uno de los dos mantendría su trabajo para inyectar capital. Jorge Pasalagua, ahora director general, continuó con su labor en el área de sistemas de HP para destinar su salario a participar en ferias, hasta que al año llegaron al punto de equilibrio.

En sus inicios conocieron a un productor coreano de orquídeas, que en su momento era difícil de adquirir en México y en este rubro encontraron su primer oportunidad de negocio, comercializando el producto en el Distrito Federal y surtiendo pedidos en Guadalajara, Cancún y Querétaro entre otras ciudades.

En ese momento "tuvimos varios pininos para perder el miedo a vender. Cuando eres una persona de oficina te cuesta atreverte a decir ‘compra esto'. Así que hicimos de todo, desde llenar una camioneta de flores para vender en el Ajusco hasta mandar promociones por Internet ofreciendo orquídeas", platica Nancy. Tras echar mano de toda su red de contactos llegó su primer gran cliente: Kraft de México.

Nuevos recursos en la empresa

La venta de orquídeas los hizo visibles y les dejaba ingresos. Pero "las empresas son como un concierto, si les das una primera canción que les gusta te pedirán más". Y eso ocurrió con Kraft, "les encantó la forma en que entregábamos las flores y el precio y empezaron a preguntarnos que si teníamos otros servicios", platica la directora ejecutiva.

Esa respuesta por parte del mercado los llevó a entender que no podían aferrarse a un sólo servicio y tipo de clientes, debían adaptarse a las nuevas demandas. Replantearon el rumbo de su compañía y actualizaron su plan de negocios. Fue entonces cuando acordaron incorporar otras tres líneas de negocio, entre éstas abrir un punto de venta.

Aunque estaban decididos faltaba el capital, así que tras la recomendación de otros emprendedores se acercaron al Instituto Mexiquense del Emprendedor (IME). "El haber llegado con un plan de estudios depurado, con proyecciones financieras aterrizadas que sustentaban un modelo de negocio factible y que garantiza que se les pueden regresar su inversión, ayudó a recibir el apoyo", explica Jorge.

La empresa obtuvo en agosto de 2008 un financiamiento de fondo de capital semilla por 960,000 pesos, con un plazo de pago a cuatro años. "Y ahora que teníamos el dinero había que administrarlo en forma correcta. Con calendario de pago en mano revisábamos continuamente nuestras entradas y salidas de dinero en las asesorías con la Fundación. Justo el hacer un análisis de la economía, nos permitió preveer la crisis que enfrentaría el país y decidimos no abrir el punto de venta, sino seguir operando en nuestras oficinas", indica Jorge Pasalagua.

Fue con esa inyección económica que los emprendedores entendieron que no basta reinventarse así por que sí. "Toda acción debe sustentarse con números. El problema es que en la mayoría de los casos no se sabe presupuestar. He visto con muchos negocios que su plan no es congruente con lo que se expresa en finanzas y no incluyen todos los costos", indica Alger Escobar Cuevas, director general del IME, instituto que este año cuenta con 20 millones de pesos para financiamientos.

Hoy Flormart cuenta con cuatro líneas de negocio: Flower Shop (florería virtual y obsequios empresariales), CAD (ambientación de eventos y decoración de espacios), Commerce (comercialización de insumos de jardines, accesorios, etcétera) y Garden Mart (creación y mantenimiento de jardines a pequeña y gran escala). Con estas herramientas dan servicio a más de 15 clientes, entre los que destacan Kraft de México, el Palacio de Hierro, Tec de Monterrey, la Cámara Nacional de la Industria Textil, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Hooters, y hoteles como Camino Real, Four Seasons, Habitat y el Condesa DF.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En puerta esta la consolidación de su vivero propio y siete proyectos, entre éstos un fraccionamiento cuyo costo aproximado oscilaría entre los 600,000 pesos, y el trabajo con una universidad, trabajo que se traduciría en 3 ó 4 millones de pesos e implica la subcontratación de un equipo multidisciplinario.

Para que tu negocio se multiplique los emprendedores sugieren dividir adecuadamente el dinero por proyecto y separar lo correspondiente a pagos. "Generalmente con los clientes grandes hay que dar crédito de 15 a 45 días, así que se debe tener un colchón para cubrir lo de uno o dos meses".

Ahora ve
Familiares exigen información sobre los atrapados en Álvaro Obregón 286
No te pierdas
×