CEOs pierden credibilidad por la crisis

Cuando el panorama económico es ‘gris’ se vigila más la actuación de los CEO y jefes; 8 de cada 10 empleados renuncian sino cuentan con un buen líder, según investigaciones.
jefe-equipo-trabajo-oficina  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hay preocupaciones de los empleados que siempre están vigentes, y aumentan cuando hay una mala etapa financiera. Una de éstas es ¿qué tipo de liderazgo tiene la compañía para la que trabajo, en especial su director?, según investigaciones de The Korn/Ferry Institute. Es común que el éxito económico (o la carencia de éste) se atribuya a los cargos directivos, aún más, cuando el contexto financiero se torna frágil, apunta la CEO del área de consultoría sobre liderazgo y talentos de Korn/Ferry, Ana Dutra.

De acuerdo con los resultados del Índice de confianza en el liderazgo, de esa consultora, durante el segundo semestre de este año, los CEO's  perdieron cinco puntos en el puntaje de qué tanta credibilidad se tiene sobre su gestión de negocios, mientras que los Consejos de Administración cayeron seis puntos.

Los resultados de este indicador señalan que el liderazgo corporativo sigue estrechamente las trayectorias ascendente y descendente de la economía. Esta realidad supone que, en épocas de inestabilidad financiera, las personas que ocupan altos mandos deben ser más proactivas y adoptar medidas que aumenten la confianza que todas las partes interesadas pueden tener en su capacidad para dirigir, subraya Dutra.

"Si generalmente, un empleado o un cliente se preocupa por cómo se maneja la empresa con quien tiene contacto, es lógico que al haber problemas económicos esa angustia incremente. La gente se pregunta si el directivo cuenta con las destrezas, la integridad y la capacidad necesaria para mantener el rumbo de la organización, durante esos momentos", expresa la psicóloga industrial de la FES Iztacala (UNAM), Leonor Vázquez.

"Antes de la crisis, los mismos jefes se ‘subían' a sus puestos con más facilidad, menos temerosos de cómo iban a lograr los éxitos de sus áreas. Ahora, al saber que su trabajo está siendo más calificado y criticado se angustian al grado de no saber cómo tomar una decisión. Esto genera actitudes erróneas con los empleados, cómo no organizar adecuadamente sus funciones u obligarlos a trabajar siempre bajo lo urgente y no lo importante. A la larga cuando se le evalúa, los empleados no duden en destacar esa falta de liderazgo de sus superior", agrega Vázquez.

Se ha comprobado, incluso, que ocho de cada 10 personas que dejan voluntariamente su trabajo destacan la falta de "orientación a su labor" y de reconocimiento, como algunas de las principales causas de renuncia, describen los autores Adrian Gostick y Chester Elton en el libro El principio de la zanahoria, que incluye una investigación con 200,000 entrevistas realizadas en varias empresas durante 10 años.

Por el mal camino

Si algo tiene la crisis -explica la psicóloga industrial-, es que ha demostrado que puede golpear a "muchos jefes considerados intocables". Los directivos "voltean a ver a sus responsables de área para ver si están siendo rentables sus resultados, porque de ello depende cómo se les califique como CEO, o las criticas que pueda hacer un Consejo sobre su operación. Tal vez no los corren, pero al menos empiezan a llamarles la atención. Ahí es donde viene la oportunidad de un colaborador de hablar sobre la dinámica de trabajo de su jefe, para bien o para mal".

Ante el temor de no tener al líder de departamento correcto, agrega la especialista, muchas empresas han optado por contratar a los jefes casi como freelance. "Primero comprueban que sean rentables, para que cuando haya tiempos mejores o demuestren sus ideas, venga un contrato en forma, mucho más interesante para ellos".

El Índice de confianza de The Korn/Ferry mide cuatro factores clave: características, credibilidad, dirección y confianza que inspira el liderazgo. Los datos recopilados confirman que, en general, la credibilidad del liderazgo alrededor del mundo cayó cuatro puntos, y lo más altos mandos son los afectados en este tema.

La confianza que inspiran cayó a un mínimo récord del índice al situarse en 77 puntos. En cuanto a países, en Europa fue donde estos indicadores se vieron más bajos, posiblemente como consecuencia de la crisis del mercado crediticio en la región (y la cual se atribuye a malas gestiones de negocios).

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

El Pacífico Asiático, según la investigación, fue la única región que consiguió mejorar en la categoría de confianza que inspira el liderazgo de sus CEO y Consejos. Y en América del Norte, se perdieron 9 puntos en la escala de dirección del liderazgo, y otros 3 en confianza que inspira el liderazgo.

Parece increíble pero situaciones como el desastre del derrame de petróleo en el Golfo impacto en forma negativa los resultados para la región de América (donde se ubica México), este problema no se había resuelto al momento de medir el Índice.

Ahora ve
La mascota de Emmanuel Macron lo sonroja en plena reunión oficial
No te pierdas
×