¿Quién paga las horas extra?

Unos 5 de cada 10 mexicanos no reciben remuneración por esa actividad, revela un estudio de Monster; las horas extra sin retribución pueden generar el sentimiento de explotación en los empleados.
empleado-frustrado-empleo-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Cuándo fue la última vez que saliste tarde de la oficina, ¿ayer, toda la semana? Permanecer en el trabajo más de la cuenta no es una sorpresa y, quizá tampoco, que a 51% de los mexicanos no les pagan ese tiempo extra y ese porcentaje sólo estaría dispuesto a quedarse más tiempo laborando si lo obligan a hacerlo, reveló una encuesta realizada por el portal del empleo Monster.com.mx.

"Es una práctica muy común en el país, sobre todo en lugares donde se trabaja por objetivos, en aquéllos sectores como manufactura y obrero, donde las horas están bien marcadas, tal vez es más estricto la paga (de dicha actividad)", señala el gerente de ese portal, Arturo Rosales Báez.

En naciones como Japón, cada hora adicional a las 40 reglamentarias se cobra como si fueran 1.5 hrs., según datos del académico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Daniel Juárez. Con esa cifra es casi prohibido que un colaborador nipón quiera quedarse fuera de su jornada tradicional, pero en el caso de México casi 4 de cada 10 empleados no le importa trabajar hasta tarde con tal de terminar sus pendientes.

Las personas a las que sí les pagan el tiempo extra, pero únicamente se quedan cuando hay una actividad que no puede esperar, representa el 8%, de acuerdo con el sondeo, realizado entre 1200 personas.

Algo similar viven los españoles, resultaron ser la región que más tiempo adicional labora: 3.8 más horas al año que la media europea.

Pero, ante esa dinámica, al menos el 50% de las compañías ha desarrollado medidas, como dar permisos para compromisos personales, o flexibilizar los horarios de entrada y salida, de acuerdo con estudio de la consultora Adecco.

¡A negociar!

Sólo el 4% de las personas que contestaron la encuesta de Monster afirmó que sí le pagan el tiempo adicional y a menudo trabaja más para ganar "un extra".

En México, según la Ley Federal del Trabajo (art. 66), la remuneración por el tiempo extra debe corresponder al doble de lo fijado para las horas normales, y si se labora más de nueve horas adicionales a la semana, se debe cubrir el triple por cada 60 minutos que no estén en tu horario habitual.

"No se consideran horas extra cuando te quedas más en la oficina, por no terminar a tiempo el trabajo que corresponde a un día laboral, sino cuando cae un proyecto de última hora, el cliente lo quiere de manera rápida y la única forma de hacerlo es (como se conoce) a marchas forzadas. Eso es un ejemplo de horas adicionales", según información proporcionada por el portal.

Las compañías deben estar alertas del desarrollo de sus colaboradores. Si quedarse hasta tarde se convierte en un hábito común, surge el sentimiento de explotación para el profesionista y genera un ambiente hostil, subraya Báez.

La cultura de pagar los "extras" casi ha desaparecido en el país, esto puede ser producto de situaciones económicas". Las compañías, dice el entrevistado, se ven obligadas a recortar personal, pero siguen con los mismos objetivos de entrega, por tanto incrementa la carga laboral.

¿Qué puedes hacer si casi ‘acampas' en tu oficina? A decir del especialista, hay que comenzar por revisa el método de trabajo. Fíjate en lo que hacen tú y tus compañeros a diario y elimina procesos innecesarios.

Ejemplo, sino es indispensable que entres a tus redes sociales durante el día, deja esa actividad para después, y si tus proyectos dependen del trabajo en equipo habla con tus compañeros para estar a tiempo con las entregas, recomienda la pedagoga de la Universidad del Valle de México, Lilia Soria.

Si con esos cambios a tu dinámica, no logras salir a tiempo de la oficina, debes tocar este punto con tu jefe, pero ¡ojo! con la negociación.

"El colaborador debe ser muy cuidadoso en manejar el tema, si el equipo está acostumbrado a salir tarde, y sólo él o ella quiere irse a su hora es un riesgo evidenciar el comportamiento de sus compañeros. La forma de llegar a un acuerdo con el jefe es cumplir, bien, con el trabajo asignado, y decir que entiendes la dificultad porque pasa la empresa, pero debes salir a tiempo por ciertos motivos". Ese nivel de responsabilidad facilita una respuesta positiva, expresa Rosales Báez.

Ahora bien, horas extra -agrega- siempre es sinónimo del tipo de "prácticas laborales" dentro de la organización. Quienes tienen a su cargo a un equipo, necesitan saber cómo trabajan entre ellos, dónde se pueden ‘atorar' y cómo ayudarlos. También es vital aprender a delegar y fijar prioridades.  

El jefe que se queda demás y no sale a tener una vida personal, añade, manda un mensaje de persona que carece de una vida balanceada. Eso propicia una atmósfera difícil y la calidad del trabajo disminuye.

Y más vale prevenir, las personas que trabajan jornadas de 10 o más horas diarias tienen 60% más probabilidad de sufrir problemas cardiacos, refiere un estudio publicado en el European Heart Journal.

Ahora ve
Melania y Barron Trump reciben el árbol de Navidad que adornará la Casa Blanca
No te pierdas
×