Cómo elegir entre dos ofertas laborales

El principal incentivo podría ser el económico, aunque no siempre garantiza la mejora profesional; algunos especialistas aconsejan los principales factores a considerar antes de tomar una decisión.
empleos, trabajo,  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las dificultades labores pueden comenzar, para muchos mexicanos, desde el momento de elegir carrera, y es que, tres de cada 10 jóvenes eligen una profesión que no coincide con sus intereses, aptitudes o gustos, según datos del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS). Actualmente, incluso, el 63% de los empleados en el país trabaja en un área diferente a la licenciatura que estudió, de acuerdo con estimaciones del Observatorio Laboral.

Pero qué sucede cuándo, independiente a la formación universitaria que se tuvo, enfrentas la disyuntiva de elegir entre dos ofertas laborales, igualmente atractivas.

El hecho pareciera por demás ‘halagador', si se considera que este año sólo los jóvenes representaron una cifra de 942,000 desempleados, además los contratos fantasmas o temporales van en aumento; entre 2007 y 2010, cerca de 1.3 millones de profesionistas perdieron su plaza por el término de contrato provisional y la no renovación del mismo, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Lo primero a considerar si aparecen dos opciones, es analizar dónde quisieras desempeñarte, y qué ofrece la organización para lograrlo. "El mexicano busca no quedar mal, así que a veces al recibir una propuesta sólo piensa en cómo se le calificará si dice que no a la que parece más atractiva, sobre todo si la generó un conocido. La respuesta, sino considera sus prioridades y deseos en ese momento, es que toma la opción equivocada y dura unos cuantos meses en el puesto"·, comenta el especialista en educación de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Pedro García.

Otro factor que, a veces, es lo único que motiva la decisión es el sueldo, muchas personas sienten que ahí está el factor decisivo por excelencia, sugieren información del portal del empleo Trabajando.com.

"Ese aspecto es importante pero no medular. Quizá ganando menos o con otro tipo de prestaciones se obtiene más calidad de vida, que es el fenómeno por lo que muchas personas demandan cambiar de trabajo", agrega el académico.

El dinero no siempre asegura la felicidad en términos profesionales, porque no certifica desarrollo profesional ni crecimiento personal, y pese a que puede ser una percepción muy alta, las posibilidades de aumentarla o ascender dentro de la empresa podrían ser nulas, señala la directora de Trabajando.com México, Margarita Chico.

Por el contrario, dice, hay aspectos que otorgan mayor seguridad, como el desarrollo o satisfacción profesional, y las posibilidades de crecimiento dentro de la organización.

Existe otro indicador que te puede guiar en la elección. Evalúa, expresa García, cuál es la cultura de la compañía, si el clima organizacional coincide con tus necesidades actuales en lo laboral y lo personal.

"Es muy común, por ejemplo, que los profesionistas recién egresados se aferren a un puesto aunque ello represente sacar ‘bomberazos', tolerar un mal trato del jefe y jornadas laborales muy largas, porque lo valioso es generar currículo y entender cómo se mueve la dinámica laboral", añadió.

Alguien con mayor experiencia, antes de tomar la decisión, debe pensar en el expertise con que cuenta y cómo negociar ciertos aspectos a su favor. El concepto "qué tan flexible es esta oferta, determina qué opción de trabajo se toma", añade el académico de la UJAT.

Al conocer la filosofía laboral de lo que podría ser tu próxima oficina, adquieres una pista de cómo será tu modalidad de trabajo, así como la relación entre subordinados y jefes o entre colegas. La "manera de hacer las cosas" que tiene la organización dará una posible pauta de tu futuro desempeño en ella, según información del portal del empleo en México.

Factores propios de la organización, como su trayectoria, asociaciones, proyecciones, clientes, entre otros, son aspectos interesantes. Aunque no decidas con base en esto, son indicadores "peso" al identificar el próximo lugar para trabajar.

Margarita Chico subraya que también es importante cuestionarse situaciones, como:

El cargo para el cuál estoy postulando ¿es realmente el que quiero desempeñar?

¿Calzo con el perfil que se está buscando para determinada empresa?

¿El área en que me desempeñaré guarda relación con lo que quiero en términos profesionales?

El puesto que selecciones, debe responder más que a "lo tomo porque mi mejor amigo me recomendó, o quizá lo agarro unos meses mientras ahorro para irme a otro lado, a cuestiones como ¿qué siento por ese puesto?, ¿deseo dedicarle largas jornadas a esa actividad?, ¿puedo aportar creatividad en ella, me estancaré muy rápido y por qué? Analiza de qué manera te expresarás de él en unos meses", sugiere Pedro García.

"Si bien es cierto que algunas veces las circunstancias económicas orillan a las personas a tomar empleos que no ofrecen las mejores condiciones, es recomendable explotar todas las opciones de búsqueda laboral para tener mayores ofertas y de este modo tomar una buena decisión" puntualiza Chico.

Ahora ve
Melania y Barron Trump reciben el árbol de Navidad que adornará la Casa Blanca
No te pierdas
×