Mentir en el currículo tiene su precio

El 42% de los mexicanos que ha alterado su CV para ganar un empleo reconoce que volvería hacerlo; las principales mentiras: el manejo de idiomas, experiencia y hasta incluir carreras no cursadas.
cv-entrevista-curriculo  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ante el complicado panorama laboral, siempre podría existir la tentación de ‘decorar' el currículo con palabras técnicas, o cambiar el porcentaje de inglés para lucir como un experto en esa lengua. Entre la población mexicana, ese hábito parece ‘espantarlos', o quizá actúan como ‘pinocho' en este tema, pues ante la pregunta ¿has mentido en el currículo?, sólo el 10% reconoce haberlo hecho, según un análisis realizado por el portal del empleo, Trabajando.com.

De un universo de 2,700 personas, el 48% de quienes sí confirman cierto engaño al elaborar su CV, expresa que lo hizo mintiendo sobre su experiencia laboral y un 22% sobre su manejo de idiomas.

Otro 16% opta por mencionar empresas donde nunca ha trabajado, un 7% estipula cursos que no realizó y el 7% restante se atreve a agregar una carrera jamás cursada.

La gente tiende a falsear información referente a los aspectos por los que, según ella, podría ser descartada. Por ejemplo si es un puesto de mucha responsabilidad, quita de su CV su paso ‘fugaz' por ciertas empresas. Si tratará con un cliente en otro idioma, se aumenta el porcentaje para ser elegido, comenta la experta de la Facultad de Psicología de la UNAM, Paola González Hernández.

Según el sondeo, la mayoría de quienes agregaron ciertos "detalles" en su currículo considera que esta táctica es efectiva, pues el 62% de los encuestados cree que esa "mentira piadosa" le ayudó a conseguir trabajo y un 29% no tuvo la misma experiencia.

Hay temas que son valiosos para la empresa. Por ejemplo si la vacante requiere manejar dinero no les caería nada bien que el candidato les mienta desde el primer encuentro, pues la verdad sale a relucir de alguna forma. Lo más evidente es que la persona falle en sus resultados, pues lógicamente las competencias que "vendió" tal vez no son reales, dice González.

Y esto les ocurrió a algunos de los participantes en la encuesta, un 9% afirmó que pudo entrar con una mentira, pero luego advirtió lo complejo que fue no tener los conocimientos que inventó en su CV.

No sólo el terreno de conocimientos "suele alterarse" en una entrevista, también lo personal, afirma la psicóloga. "Hay quienes se ven hostiles o nerviosas cuando les preguntan por su familia o cuántos años lleva casada (o). Lo consideran fuera de contexto", pero hay que recordar que las organizaciones hacen eso porque necesitan conocer las condiciones generales de vida del candidato y eso cómo influirá en su desempeño. Dar evasivas perjudica la postulación. Más vale ser claros para no tener inconvenientes a futuro, aclara.

No se intimidan

Pensar que con una mentira es suficiente tal vez no sea lo certero. A los encuestados que entregaron datos falsos se les cuestionó si volverían a hacerlo y el 42% reconoce que sí, mientras un 31% dice que no pues ahora no es necesario mentir. El 27% restante comenta que no lo haría de nuevo, pues se siente arrepentido de ello.

Caer en la tentación de excederte en conocimientos y destrezas técnicas, habla de inseguridad, temor a no "encajar en un puesto o ansiedad por conseguirlo". A decir de la psicóloga, el problema es que una vez que el jefe se percata que no tienes tales habilidades empieza la presión para que demuestres tus capacidades.

Enterarse de la mentira puede traducirse en un despido o la relación entre jefe-empleado se deteriora porque siempre existe la duda "en qué más me puede fallar este empleado", agrega. 

La recomendación, apunta, si ya alteraste tu perfil, es buscar la actualización inmediata para cumplir con lo prometido en el puesto. Aunque siempre es mejor evitar llegar a ese grado, porque la misma cotidianidad no siempre permite al colaborador ponerse al día.

Es mejor ser honesto de principio. "Si no tienes 100% inglés hay que reconocerlo y decir ‘el puesto me interesa' y tengo otras habilidades para desempeñarlos, como mis contactos, en tres meses estaré al corriente del idioma", describe la psicóloga industrial.

Mentir en el CV quizá no es una tendencia masiva, pero "los profesionales deben tener en cuenta que tarde o temprano esta hábito va poniendo en jaque la aptitud y real preparación del profesional", subraya la directora general de Trabajando.com México, Margarita Chico.

Las falsedades más comunes, se enfocan en:

- Tiempo de permanencia en las empresas anteriores.

- Educación. Incluir títulos que no se poseen o cambiar los talleres por maestrías o diplomados.

- Poner experiencia en funciones que realmente no se conocen.

- Idiomas, el clásico 100% Inglés y dominio de otros programas en computación.

- Usar términos técnicos generando siglas que no existen pero impresionan.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

- Para no decir "estoy desempleado actualmente" la persona pone: "último empleo de tal año hasta la fecha (en el último trabajo)". Al empleador no lo queda claro si la persona puede o no incorporarse de inmediato al puesto.

 

Ahora ve
El número de turistas mexicanos en EU se desplomó en el último año
No te pierdas
×