Medicamentos piratas inundan al mercado

La oferta de fármacos irregulares en México se incrementó un 32% durante los últimos 10 meses; el DF, Chihuahua, Jalisco y Nuevo León, reportan la mayor incidencia, advierte un estudio privado.
medicina  (Foto: Archivo)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En el mercado negro de México, los medicamentos son los productos que mayores márgenes de ganancia reportan al superar los 2,000 millones de pesos anuales, según una investigación de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial. En temporadas como la navidad, por ejemplo, aumenta la circulación de productos de ese tipo para enfermedades de vías respiratorias y garganta, como las ampolletas y las vitaminas, de acuerdo con información del grupo Alianza Contra la Piratería.

Así, "se (ha) presentado un incremento de 40% en el robo de medicamentos en bodegas y a lo largo de la cadena logística en los últimos diez meses respecto a 2009. De manera simultánea, se detectó un crecimiento de 32% de oferta en fármacos piratas. Son las vertientes en las que ahora, el crimen organizado incursiona porque representan altas ganancias y el riesgo es menor", dice el presidente del GMSI, Alejandro Desfassiaux.

Datos del grupo Alianza refieren que el modelo bajo el cual se opera consiste en fabricar los medicamentos en un pequeño establecimiento, y de ahí se distribuye en varias zonas geográficas y en el comercio informal.

Este problema significa para los laboratorios pérdidas por, aproximadamente, 700 millones de dólares anuales, según datos de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica.

"Este tipo de delitos crece en cierta medida, aunque no exclusivamente, porque en México la cultura de la automedicación es un problema grande. Además, si el costo de los medicamentos es alto, la gente tiende a buscar otras opciones sin acordarse, por ejemplo, de los productos genéricos intercambiables, y puede caer en manos de quienes comercializan los fármacos piratas. dice el médico de la Universidad Benemérita Autónoma de Puebla, Fernando Martínez.

En el país, seis de cada 10 personas tienen el hábito de suministrarse antibióticos sin prescripción médica (según una encuesta de la firma de investigación estratégica Parametría), aún cuando la automedicación con esos productos representa un costo adicional por paciente de 3.57 dólares por infecciones respiratorias agudas y 8.37 dólares por gastrointestinales, señalan estudios del Instituto de Salud Pública.

Los cotizados

La investigación de GMSI arroja que los medicamentos falsificados que más se consumen y se incautan en México son los prescritos contra disfunción eréctil (tipo Viagra, Cialis y Levitra). También están en el top de los "pirateados" la marca aspirina y los de altos precios para tratar padecimientos como cáncer

Otras líneas que también presentan muchas falsificaciones son la insulina de acción rápida, lentes de contacto y preservativos. "El riesgo de adquirir mercancía de este tipo, en mal estado e incluso caducado se incrementa al comprar en vías como Internet", describe Desfassiaux.

El ejecutivo agrega que la mercancía robada en 87% de los casos se destina a puestos de mercados sobre ruedas, depósitos clandestinos y casas acondicionadas como farmacias, sobre todo en el Distrito Federal, Chihuahua, Jalisco y Nuevo León.

A diferencia de otros países, los medicamentos falsos comercializados en México tienen gran similitud con los embalajes originales. "Muchas veces se trata de los fármacos reales caducados", asegura Desfassiaux.

El informe de ese grupo de seguridad subraya que, además de los medicamentos falsos, en el país es común confiscar placas de impresión de cajas de medicamentos y hologramas. Sin embargo, la fabricación no prolifera, el mayor problema se centra en el tráfico de las medicinas.

"En los últimos 10 meses, incluso, se ha detectado el desvío de productos de hospitales para venderlos en el mercado negro", comenta el directivo.

A pesar de que en 2009, México se ubicó como la región que más medicinas piratas aseguró en el mundo, el tráfico "crece y comienza a proliferar la producción. Por ejemplo, se ha detectado el reciclaje de envases de estos productos, así que una sugerencia es destruir totalmente los empaques al concluirse el tratamiento", señala el informe.

Actualmente, los primeros lugares en la producción de fármacos falsos los ocupan China, Rusia y Estados Unidos. Esa región de Asia y los estadounidenses, junto con India, Perú y Brasil, tienen las ventas más altas en este concepto.

Los medicamentos piratas se clasifican al menos de tres formas, los que tienen empaque original pero el contenido está adulterado; aquéllos con sustancia producto aunque caduca. En el tercer caso, tanto el envase como el contenido son falsos, explica Martínez.

El especialista recomienda que para evitar "caer" en la compra de estos productos, el consumidor debe corroborar que la medicina reúna las siguientes características:

- Empaque con hologramas de inviolabilidad, número de registro sanitario y sellos de seguridad.

- Instructivos en español e información que desglose con detalle los componentes activos.

- Por supuesto, comprar siempre en puntos de venta autorizados (no tianguis o casas acondicionadas como farmacia).

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

- Si el precio es extremadamente bajo con relación a como lo conseguiría en otras farmacias, puede ser falso. Lo es también si su color, olor y sabor son diferentes a la apariencia habitual.

"Por precaución, conviene evitar adquirir medicamentos de alguien que anuncia que ya no los empleará más, pues en general se trata de medicinas adulteradas", puntualiza Desfassiaux, quien agrega que en pruebas de laboratorio se ha comprobado que en los medicamentos piratas no sólo existen placebos sino también sustancias tóxicas.

Ahora ve
El factor que más interesa a los millennials al buscar empleo, encima del dinero
No te pierdas
×