¿Cuándo mencionar el sueldo que esperas?

Revelar tu compensación actual demasiado pronto podría afectar tus oportunidades de sueldo más alto; aquí algunos consejos para aprender a negociar en el momento que el empleador tomará una decisión.
entrevista  (Foto: Jupiter Images)

Muchos candidatos a puestos laborales se ven obligados a atravesar la incómoda situación de llegar a una entrevista de trabajo y tener que hablar de su condición salarial actual, antes de poder hablar de sus méritos laborales y expectativas a futuro. Ningún empleado quiere lucir cerrado a hablar sobre su sueldo actual, pero todos creen que deberían discutir asuntos del puesto potencial y evaluar sus habilidades antes de hablar de dinero. Hablar de esto incluso podría limitar la oferta salarial que haga el empleador. Un factor que complica las cosas hoy en día es que mucha gente ha estado desempleada mucho tiempo, lo que implica que muchos rivales para cualquier puesto "estarán felices de tener una oferta laboral, al punto que aceptarán un sueldo más bajo del que se merecen", dice Bill Humbert, director de la compañía de reclutamiento con base en D.C., Humbert Group. "Los empleadores sienten que pueden lanzar ofertas bajas".

Aún así, dice que "la verdad es que sí hay una forma para obtener el trabajo y el sueldo que quieres". Humbert ha trabajado con más de 3,000 gestores de contratación en Comsat Labs, USF&G Insurance, GEICO, CSX Technology, y muchas otras compañías en los últimos 30 años.

Ofrece los siguientes consejos para salir victorioso de las negociaciones de sueldo:

1. No envíes solicitudes de sueldo con tu currículo.

"Cuando una compañía te pide que incluyas tus requisitos de sueldo en tu currículo, puede ser usado en tu contra", dice Humbert. Lo que debes hacer es decir que tus expectativas están abiertas o son negociables. "Si tu preparación te califica para el puesto, ellos te llamarán".

2. No escribas tu historial de sueldo en tu currículo.

En respuesta a una pregunta escrita sobre el historial salarial, "es perfectamente aceptable decir que quieres negociar eso en el momento adecuado durante el proceso de entrevistas y dejar los espacios para las cifras en blanco", dice Humbert. "Escribir cifras específicas te pone en jaque, y reduce tu poder de negociación".

3. Retrasa las discusiones de sueldo hasta que tengas un entendimiento claro del puesto.

Cuando un entrevistador quiere hablar de dinero durante la primera reunión, Humbert recomienda cambiar las cartas y preguntar sobre el rango salarial para el puesto que buscas. "Te sorprenderá cuántos entrevistadores te lo van a decir", dice.

De hecho, Humbert dice que hablar de dinero demasiado pronto es poco práctico, pues "no sabes exactamente lo que quieren que hagas hasta que estás seguro de en qué consiste el puesto y cuál es el potencial de crecimiento para los próximos cinco años".

Tener una idea de los paquetes de beneficios que te ofrece tu empleador es importante. Por ejemplo, si el rango salarial para el trabajo es inferior al que esperabas, otras prestaciones como tiempo vacacional adicional o un auto de la compañía, o una compensación generosa a tu fondo de ahorro para el retiro, podrían compensar el déficit.

4. Enfatiza lo que puedes ofrecer.

Una vez que hayan hablado de los detalles del puesto y de la compensación que le acompaña, Humbert dice que es hora de regresar la conversación hacia lo que él llama tus "impactos", es decir, los aspectos del puesto que tienen un impacto directo en los ingresos y ganancias de la compañía.

"Concéntrate en el valor que crees que puedes ofrecer", dice. "Después, al final de la discusión, simplemente di que estás muy interesado en el puesto, y que considerarás seriamente cualquier oferta que te presenten".

5. Recuerda que la oferta no siempre es la última palabra.

Preguntar si hay flexibilidad en la oferta podría generarte una oferta más jugosa, dice Humbert. De ser así, lo más realista sería esperar algo como "una semana extra de vacaciones pagadas o un bono por firma de contrato", más que un aumento en el sueldo base.

Cualquier negociación es un arte más que una ciencia, y algunas compañías podrían tener políticas que te exigen ajustarte al guión", dice Humbert. "La clave es recordar que no debes imponer un sueldo que ponga en riesgo tu potencial de ganancias, y en la mayoría de los casos, no debes aceptar la primera oferta".

Retroalimentación: ¿Has negociado un paquete salarial recientemente? ¿Qué funcionó? Si eres un gestor de contratación, ¿cuánto espacio de negociación hay a partir de la primera oferta? Deja tus comentarios.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×