Las preguntas laborales ‘tramposas’

El puesto de trabajo de tus sueños se puede esfumar si no contestas bien cuestiones imprevistas; es necesario entrenarse para responder interrogantes sobre conductas laborales pasadas.
entrevista  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El desempleo permanecerá por más tiempo a pesar de que haya mejorías en la situación económica. El nuevo panorama es que la tasa natural de gente no contratada se desplazará, es decir, las personas que buscan trabajo deben acostumbrarse a tener mayores dificultades para encontrarlo. A esa conclusión llegaron analistas del banco Wells Fargo, quienes aseguraron que, en economías como la estadounidense, el desempleo podría controlarse hasta el año 2016. Los desajustes en el mercado laboral en esa región comenzaron en los años 70, mientras que en México esta problemática comenzó a crecer a partir de la década de los 80, señala el investigador Daniel Juárez, autor del ensayo 'El problema del empleo en México'.

Escasas oportunidades laborales es un tema añejo en el país, pero "la crisis lo recrudeció y evidenció. Ahora los empleados deben entender que al no haber puestos en abundancia, hay que desarrollar cuanta habilidad se pueda para garantizar el lugar, eso incluye desde tener una carrera hasta ser empático para hacer química con un jefe", señala Lilia Soria, especialista en educación por la UNAM.

La competencia laboral empuja a los profesionistas a ser más agresivos respecto a los recursos para buscar un trabajo. Esa premisa, sin embargo, no se cumple en todas las industrias ni países: una encuesta realizada por la firma mundial de contratación Manpower Group arrojó que poco más de la mitad de las empresas en Estados Unidos tienen dificultades para encontrar el candidato adecuado para sus puestos de trabajo.

Hay, a nivel mundial, un exceso de trabajadores disponibles, cita el estudio. Esto exige que la persona haga un plan para diferenciar los resultados que da en su trabajo, aunque el otro problema es que muchas organizaciones carecen de herramientas para incentivar a su equipo. El resultado es monotonía, misma que el empleado debe saber sortear si quiere seguir cotizándose en el mercado, explica Soria.

En México, aunque la tasa de desempleo es menor (alrededor de 5.6%), comparada con otras potencias (España alcanzó hasta un 20% en 2010), enfrenta otras problemáticas agudas, como tener una tasa de subocupación superior a 3.8 millones de personas, quienes tienen un trabajo precario y están ávidos de más horas laborales o un segundo empleo, según refiere información de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Con este escenario en mente, el empleado tampoco debe perder de vista que los puestos de trabajo se han vuelto más específicos, dice Soria. Actualmente, "no se vale decir: soy abogado. Ahora hay que vender otros discursos, por ejemplo, 'soy abogado pero experto en temas fiscales', estos últimos tienen gran demanda en México".

Aplícate en la entrevista

La primera cita que se tiene con un reclutador sirve para evaluar si el perfil de la persona responde a las características del puesto. Pero en las preguntas realizadas puede haber ‘dobles intenciones', es decir, saber tus defectos y cualidades, expectativas sobre el puesto, cómo responderías a una crisis, o si renunciarías sin previo aviso. Si una pregunta te deja sin palabras, menciona Soria, podría desestabilizar tu imagen.

Se les conoce como "preguntas de comportamiento" (Behavioral Job Interview Questions) y sirven para identificar la actitud del entrevistado, sobre todo en situaciones laborales pasadas, señala Linda Matias, autora de The Ultimate Guide to Handling the New Competency-Based Interview Style.

Con las respuestas se detecta cómo actuaría la persona en contextos futuros en el lugar donde sea contratada, detalla Liliana Soria.

Te ves, por ejemplo, respondiendo a las interrogantes ¿has tenido que despedir a un compañero?, ¿Cómo te sentiste? Ésta es una behavioral question, que podría dejar ‘congelado' a cualquiera si se ha pasado por esa experiencia. En ese caso, hay que tener un argumento contundente de cómo se tomó esa decisión, que era necesaria para la organización, aclara Soria.

Otras preguntas de este tipo son: ¿cómo priorizas tus proyectos cuando tienes el tiempo ‘encima'?, dame algunos ejemplos; ¿Qué haces cuando te piden un bomberazo y la agenda de entregas se interrumpe?; describe una experiencia escolar en que hayas tenido muchas tareas, ¿cómo le hiciste para salir adelante con los pendientes?; menciona una situación en que tu integridad se puso a prueba ¿cómo lo manejaste?

Este tipo de cuestionamientos se pueden aplicar para cualquier trabajo, aunque tiene especial énfasis en puestos y áreas donde la persona tendrá a su cargo valores (económicos), y donde las actividades exigen laborar con una gran carga de presión diariamente. Existen recursos para prepararse en cómo contestar esas interrogantes imprevistas, como el método STAR, que significa: situation, task, action, result (situación, tarea, acción y resultado).

La idea es, como entrevistado, pensar previo a la entrevista en preguntas de difícil e inmediata respuesta (que te pongan en un escenario complejo) y plantear el siguiente esquema: definir la situación, pensar en acciones concretas que tomaste para solucionar el conflicto y decir al reclutador los resultados obtenidos. Seguir esa secuencia sin rodeos permite mostrar cierto nivel de liderazgo, describe Wayne Ford, en el libro The Accelerated Job Search.

En términos de la entrevista, opina Soria, hay otros indicadores en los que la persona debe entrenarse para dejar una buena imagen. Cuando te dicen "platícame de ti, ¿por qué te interesa este puesto?" Es una pregunta sencilla pero clave: a través de ella el entrevistador puede analizar tu verdadera motivación en esta vacante. Necesitas ser preciso y contundente en tu respuesta, si te alargas corres el riesgo de aburrir. Aquí es importante reunir dos conceptos: valores y experiencia.

Una vez que empieces a realizar el ejercicio de cómo contestar, hay otros aspectos para los cuales debes buscar una respuesta convincente. Por ejemplo: ¿cómo trabajas bajo presión? Lo primero es señalar que el estrés no supone un inconveniente porque forma parte de cualquier ambiente laboral, platica Soria. Tu valor diferencial podría ser definir cómo haces para relajarte y sobrellevar las tensiones laborales (practicar ejercicio, una actividad concreta).

¿Cómo te ves profesionalmente en cinco años, te ves laborando aquí? Esas son otras interrogantes donde debes mostrar un proyecto profesional contundente; cualidades como el progreso y la realización de metas deben aparecer.

¿Cómo organizas tu tiempo?, se une a lista de preguntas cruciales. En este caso habla de ejemplos concretos, a través de los cuales confirmes que eres una persona organizada y sabes priorizar. Descarta por completo hacer un resumen de un día habitual.

Un factor importante para salir con éxito en las entrevistas es detectar cuáles son los puntos débiles de tu currículo (mucho tiempo en el mismo puesto, despidos, cambios continuos) y saber cómo responder sin quejas ni decepciones, sino en forma favorable para ti, aconseja Soria.

 

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×