Los 8 pecados de los trabajadores

Acosar a los compañeros, enfurecer al jefe y ser chismoso son algunos de los errores más graves.

Los errores fatales en el trabajo

1
Los trabajadores cometen graves errores como hacer enojar a su jefe. (Foto: Photos to Go)
error trabajo  (Foto: Photos to Go)

Acosar a los compañeros y navegar por horas en Facebook son algunos de los pecados más graves que cometen los empleados.

Los trabajadores también tienen errores graves como hacer enojar al jefe, ser chismosos y conformarse con lo que hacen en su trabajo.

Identifica cuál de estos pecados puedes cometer y aprende cómo solucionarlos para destacar en tu labor diaria.

Acoso

2
El trabajador comete acoso laboral cuando chantajea, agrede físicamente, rechaza o amenaza a otro compañero. (Foto: Photos to Go)
trabajador acoso  El trabajador comete acoso laboral cuando chantajea, agrede físicamente, rechaza o amenaza a otro compañero. ✓  (Foto: Photos to Go)

El compañero que insulta, intimida, amenaza o agrede físicamente a sus colegas está incurriendo en el mobbing o acoso laboral.

Las humillaciones en público, el rechazo, el chantaje, incluso los apodos que se les ponen a otros empleados también son violencia.

Para evitarlo, el agresor debe reconocer que su inseguridad lo lleva a intimidar y humillar a otros con la idea de ganar o mantener su poder, indica Erika Escamilla, especialista en comunicación organizacional.

Quien comete mobbing también debe analizar si sus acciones se deben a la cultura de competitividad que practica su empresa, la cual detona la rivalidad, los celos, la envidia, el resentimiento y la frustración.

Las organizaciones pueden apoyarse en el departamento de recursos humanos para apoyar la denuncia de estos actos y brindar asesoría o pláticas sobre este tema a los empleados.

Con información de Ivonne Vargas Hernández y Arturo Jiménez

Facebook y Twitter

3
La adicción a Internet se manifiesta cuando una persona siente ansiedad y estrés si no está conectada. (Foto: Photos to Go)
adicto facebook  La adicción a Internet se manifiesta cuando una persona siente ansiedad y estrés si no está conectada. ✓  (Foto: Photos to Go)

Los empleados que desean estar en línea todo el tiempo y sufren ansiedad, estrés y mal humor si no están conectados, sufren de un fenómeno llamado 'infoxicación' o adicción al Internet.

Este problema afecta la productividad de los trabajadores. Algunos estudios indican que entre más alto sea el puesto, hay mayor inquietud por estar ‘conectado', menciona Katia Villafuerte, directora de la licenciatura en Psicología organizacional del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.

Los trabajadores deben entender que tienen que cumplir con responsabilidades y competencias en su organización y ser capaces de organizar sus tiempos.

Si el trabajador ha detectado su adicción, lo mejor es tratarla con un psicólogo, indica la especialista.

La empresa puede establecer una estrategia sobre el uso de Internet que, lejos de restringir su uso a unos y permitírselo a otros, debe pensar en las formas en que los empleados se conectarán, según su perfil laboral, necesidades de trabajo y de conexión.

Con información de Ivonne Vargas Hernández

Enfurecer al jefe

4
En cada empresa hay reglas que no están escritas pero deben seguirse, como no hacer enojar al jefe. (Foto: Photos to Go)
jefe enojado  En cada empresa hay reglas que no están escritas pero deben seguirse, como no hacer enojar al jefe. ✓  (Foto: Photos to Go)

Si optas por arrebatar la palabra a un superior, desafiarlo continuamente y marcar sus errores te verán en tu trabajo como alguien totalmente fuera de lugar.

En toda compañía hay reglas que, aunque no estén escritas, conforman la convivencia en la oficina, como evitar enfurecer al jefe. Identificar esos aspectos y seguirlos facilita tu desempeño laboral.

Los colaboradores deben detectar el mejor momento para dar noticias a sus líderes, para lo cual  "hay que tener sentido común, no necesitas quebrarte la cabeza para entender cuando alguien está de mal humor", subraya Maritza García Romero, psicóloga por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Si quieres conseguir algo del jefe es mejor por la tarde, período en el que suele estar más tranquilo. En cambio, para tratar un asunto con el director de mayor jerarquía, un buen horario es después de las 20:00, cuando seguramente concluyó sus pendientes. La clave en la relación jefe- colaborador es mostrarse institucional y preparado.

"El protocolo empresarial debe seguirse, y si hay diferencias, hay que buscar otra forma de corregirlas que no esté relacionado con retar al otro en todo momento", explica Leticia Pérez, psicóloga por la UNAM y orientadora vocacional.

Con información de Ivonne Vargas Hernández

Ser chismoso y hablador

5
Las fugas de información de una empresa pueden provenir de empleados insatisfechos.(Foto: Photos to Go)
chismoso y hablador  (Foto: Photos to Go)

El colaborador que es considerado como hablador es quien invierte gran parte del día paseándose por  el escritorio de los colegas, o buscando por Internet información sobre ellos para platicar y actualizar las noticias en la oficina. Para esta persona no importa si hay urgencia por concluir un proyecto. Su meta es dar cuanto detalle sea posible de la vida personal y laboral de los otros. 

El chismoso es el que cuenta los rumores e historias de la empresa (agregando información según su iniciativa).

El ‘radio pasillo' es un infaltable en todas las organizaciones, pero eso no implica que formes parte de él y empieces a generar conductas que te pongan en la lista de los ‘malos elementos', recomienda Erick López, gerente comercial regional para México, Centroamérica y República Dominicana de Manpower.

Toma los rumores como una alerta para recordar que es necesario hacer un análisis de tus fortalezas y debilidades para dar un plus en tu trabajo, o bien para hacer un plan que te ayude a buscar nuevas opciones laborales.

Procura mantener lo personal alejado de lo laboral, si estás pasando por un mal momento busca la ayuda de un especialista, y en el trabajo practica acciones concretas que te ayuden a mejorar tu estado de ánimo, como buscar alternativas para un nuevo proyecto o escuchar tu canción preferida por la mañana.

Con información de Ivonne Vargas Hernández

Quejarse de todo

6
Los expertos recomiendan que dejes de quejarte y mejor busques solución a los problemas de tu trabajo. (Foto: Photos to Go)
quejoso  Los expertos recomiendan que dejes de quejarte y mejor busques solución a los problemas de tu trabajo. ✓  (Foto: Photos to Go)

¿Quieres conservar tu empleo? Entonces tienes que dejar de quejarte por todo: "el trabajo, la política de la empresa, los salarios", indica Erick López, gerente comercial regional para México, Centroamérica y República Dominicana de Manpower.

Para esto, no esperes a que empiece o pase una tormenta laboral, invierte tiempo en preguntarte cuáles son las situaciones que te molestan, por qué y busca una solución. Debido a que los incrementos salariales están siendo complicados, puedes tratar de negociar otro apoyo que te haga sentir mejor en tu puesto.

En una etapa de recesión de empleos, la tendencia es que el trabajador absorba cierta carga ‘adicional' de trabajo; aquí la empresa espera que te sumes a ese nuevo esfuerzo y que se haga el tiempo más productivo.

Quedarse atrás

7
Para una reorganización exitosa se deben tener claros los nuevos objetivos y los líderes que los pondrán en práctica. (Foto: Photos to go)
objetivos de la empresa  Para una reorganización exitosa se deben tener claros los nuevos objetivos y los líderes que los pondrán en práctica. ✓  (Foto: Photos to go)

Hace algunos años, para sobrevivir en el trabajo había que sacar los pendientes y por supuesto ser leales; sin embargo, hoy la supervivencia en el trabajo está ligada a otro elemento: estar preparado o capacitarse constantemente.

Evalúa en qué momento del camino de la capacitación te quedaste, es decir, cuándo fue la última vez que tomaste un taller. Identifica qué conocimientos y habilidades tienen mayor demanda en la organización, y trata de mejorarlos. Por ejemplo, puedes estudiar otro idioma.

Hay que grabarse esta consigna: la empresa no es responsable de tu capacitación, tú lo eres, y los escenarios cambiantes demandan que aprendas - continuamente- otras capacidades y habilidades; de lo contrario, estarás obsoleto. Crea un plan de destrezas nuevas a desarrollar, según tus metas planteadas.

Con información de Ivonne Vargas Hernández

No seas ‘workoholic’

8
La adicción al trabajo suele generar estrés y ansiedad. (Foto: Photos to Go)
adicta al trabajo  (Foto: Photos to Go)

Las personas que trabajan de forma compulsiva y suelen escapar de ciertas situaciones personales refugiándose en la oficina, son llamados workoholics o adictos al trabajo.

A este tipo de trabajadores no les basta con dedicar muchas horas a la semana a sus pendientes, sino que optan por aceptar cualquier otro proyecto que se les asigne, aunque ello implique trabajar fines de semana y días festivos.

Los empleados que viven este problema están simultáneamente en varios asuntos, sin importar si los disfruta; parece que viven a contrarreloj y tienen escaso o nulo tiempo para otras actividades, como convivir con amigos. Se sienten culpables, por ejemplo, si dedican una parte de su fin de semana a una cosa diferente, como leer un libro en lugar de algún pendiente de la oficina.

A largo plazo, el ritmo laboral que estos profesionistas llevan -tan prolongado y sin control- los hace caer en errores o no pueden cumplir con las fechas y las metas establecidas, explica Julieta González Noriega, psicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A ello se agrega que terminan siendo un elemento controversial en las empresas, porque obligan a otros a mantener la misma dinámica que ellos, por lo que se crean problemas entre los integrantes del equipo.

También son muy propensos a males gastrointestinales, cardíacos y sufren de ansiedad, cambio de carácter inesperado, problemas para dormir y son susceptibles de adicciones a sustancias como el alcohol y las drogas, indica Fernando Hernández, médico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Para evitarlo, el trabajador y la empresa deben respetar los horarios del trabajo establecidos.

Tomarse un descanso a la mitad del día para regresar fresco y con energía nueva puede hacer maravillas para la moral y la productividad.

Con información de Ivonne Vargas Hernández.

Presentismo

9
El trabajador presentista no es más productivo a pesar de quedarse varias horas en la oficina. (Foto: Photos to Go)
trabajador durmiendo  El trabajador presentista no es más productivo a pesar de quedarse varias horas en la oficina. ✓  (Foto: Photos to Go)

El presentismo se da cuando el colaborador trabaja más allá de su horario normal, con el propósito de hacer notar su presencia en la oficina y en sus funciones. Este fenómeno es causado por el temor de perder el empleo, según la consultora de Recursos Humanos Randstad.

Aunque los empleados trabajan de más, no significa que sean productivos: "puede estar en la oficina hasta que el jefe se va, pero no es sinónimo de ser más trabajador o rentable, sino de que intenta cumplir con la imagen de que está laborando", explica Maricela Franco, psicóloga de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, de la UNAM.

Para evitarlo, las empresas deben disponer de más personas, si es necesario, para que el equipo no tenga que extender su horario para lograr resultados, comenta Margarita Chico, directora de Trabajando.com México. 

También es importante volverse ‘selectivo' en la contestación de correos y llamadas. En caso de que la sobrecarga laboral sea evidente, hay que buscar la oportunidad de platicar esa situación con el jefe, señalando cuáles son los resultados que tú has tenido hasta el momento, y cómo podrían mejorar éstos si hay otra persona que los apoye.

Con información de Ivonne Vargas Hernández