7 consejos para cambiar de empleo

Buscar nuevas oportunidades no es malo, el problema es precipitarse al tomar la decisión; actualizar tu currículo, invertir en habilidades y tener una agenda, son puntos a tomar en cuenta.
ejecutivo cambio  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En alguna etapa de la vida profesional surge la necesidad de hacer un cambio de trabajo. Buscar nuevas oportunidades de desarrollo laboral no es negativo, el problema es tomar la decisión en forma precipitada y, posteriormente, arrepentirse. Cuando surge la inquietud de contratarse en otro lugar, la regla es analizar si ese movimiento se relaciona con el jefe, los compañeros y el ambiente, y si existe alguna manera de modificar ese factor para continuar en la misma empresa.

Existen, sin embargo, situaciones que ‘aceleran' la salida de un profesional, por ejemplo, si la empresa está en problemas económicos es conveniente buscar otro espacio, lo mismo sucede si no se comparten los valores de la compañía, si el negocio tiene prácticas ilegales o pasar varios años en un mismo puesto, sin posibilidad de promoción, indica el autor Christian Kenneth, en su obra Your Own Worst Enemy: Breaking the Habit of Adult Underachievement (Tu peor enemigo: Romper el hábito del fracaso).

A nivel emocional, uno de los factores que conducen a cerrar una relación laboral es el vínculo con el jefe, y la sensación de "no tener avance laboral, aún cuando la persona hizo repetidos intentos de asumir tareas más desafiantes", dice la psicóloga especialista en temas laborales Berenice Vallejo.

Los factores que consideran los mexicanos para renunciar son: mejor oportunidad en otra empresa, mal ambiente en la oficina, falta de incentivos, pésima relación con superiores y desagrado con las funciones que realizan, indica una encuesta de la firma internacional Randstad, elaboradora entre 1,600 personas que acudieron a esa compañía a solicitar una vacante.

Las razones para buscar otro espacio de trabajo pueden presentarse juntas. Cuando hay dos o tres causas, es el momento de plantearse la salida. Esta decisión, así como encontrar otro empleo, requiere estrategia.

"Abandonar un trabajo por un arranque de enojo y sin tener visualizada otra propuesta representa, después, un impacto negativo para la autoestima del trabajador, que debe lidiar con el despido y la falta de una percepción económica", indica Vallejo.

Si la relación en la oficina se ha deteriorado al punto de que comienzas a pensar en la fecha para decir adiós, el plan para renunciar debe incluir las siguientes actividades:

1. Busca tu currículo. No esperes a que tus conocidos te lo pidan, actualiza el CV incorporando las habilidades que desarrollaste en el último trabajo y resultados conseguidos. Consigue información de las empresas a las que quieres aplicar (giro, valores, reciente facturación, competidores y nuevos proyectos) y acopla el documento a las necesidades de ese empleador. En el resumen de tus competencias, enfócate en las tres principales que hayas adquirido, no "se trata de abrumar al entrevistador con información irrelevante", explica la especialista Berenice Vallejo.

2. Haz una lista de competencias. Investiga si tus habilidades y experiencia responde a lo que el mercado laboral demanda en ese momento e industria. Una recomendación es analizar las propuestas publicadas en portales laborales, páginas instituciones de la compañía, ferias virtuales y conocidos, para darse una idea de qué buscan las organizaciones de tu interés.

3. Invierte en ser mejor ‘cotizado'. Por lo general, trabajar en un mismo lugar conduce a olvidar un tema importante: la capacitación. El lenguaje, los equipos, las necesidades de ventas y de comercialización cambian continuamente, en especial en ciertos sectores, por ejemplo, tecnología. Para no quedar como alguien poco activo y que elige quedarse atrás en su trabajo, debes pensar en la manera de invertir en un curso, lecturas o cualquier otra herramienta que actualice los conocimientos actuales, y pueda servir de "gancho" para llamar la atención de los reclutadores.

4. Concéntrate en conseguir ventajas. No dejes la meta de dominar otro idioma para cuando consigas una propuesta laboral. Identifica, a su vez, si en tu profesión se está utilizando un nuevo programa, paquete, solución de venta, software, entre otros, para ‘vender' esa ventaja competitiva en tu currículo y entrevista.

5. Elabora o fortalece tu red. Haz una lista con tus contactos para sondearlos y detectar oportunidades dónde colocar el CV. Empieza por los amigos, continua con conocidos y, si existe la confianza, plantea a algunos de tus clientes ese deseo de progreso laboral. En este último punto hay que ser cuidadoso (a), sólo transmite tu decisión de cambio a gente del medio que sea de fiar.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

6. Equilibra la búsqueda. Un error frecuente es dedicar más tiempo a encontrar otro empleo y descuidar el trabajo habitual. Administra bien tu tiempo para combinar las dos actividades y no propiciar que tu salida vaya acompañada de críticas por mal desempeño; eso, incluso, podría terminar con la posibilidad de conseguir una recomendación por parte de los superiores.

7. Haz una agenda. Lleva un registro sobre a quién enviaste el CV, cuándo, en qué momento debes confirmar su recepción, con quién hablaste de tu deseo de cambio y a quién necesitas contactar a corto plazo. La organización es vital para acercarte a un nuevo empleo.

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×