¿Mayor de 45?, 3 tips para hallar empleo

La edad no debe ser un factor que limite al profesionista, sino que le aporte ventajas; debes dar importancia a tu experiencia, contactos y capacidad para resolver problemas.
empleado maduro  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Tener algunas canas y experiencia en el mercado, en lugar de ayudar, pareciera ser un punto negativo en el tema de contratación. El 80% de las ofertas de trabajo excluye a profesionistas que sobrepasan los 45 años, según información del portal electrónico Zona Jobs. De acuerdo a una encuesta de esa bolsa laboral, realizada entre más de 1,000 participantes, un candidato de 25 años puede postular al 80% de los avisos laborales; uno de 35 al 60%; uno de 45 al 20%, mientras que en aquellos con 55 años la cifra se reduce al 5%.

"Los límites de edad, en opinión de algunas empresas, tienen cierta justificación. Algunos empleadores creen que la curva de aprendizaje en el personal con esa edad va a la baja, y les lleva más tiempo dar resultados. Otros piensan que los jóvenes tienden a ser más flexibles a determinadas condiciones de trabajo y a incorporar conocimientos", menciona la psicóloga y reclutadora Erika Ramírez Ortega.

Esos son estereotipos para no impulsar la contratación de profesionales maduros, la adaptación a los cambios es más una cuestión de personalidad, que de un grupo de edad, afirma la psicóloga. La otra realidad, dice, es que los jóvenes con menor expertise aceptan con más facilidad otros esquemas, como ganar menos a cambio de obtener un lugar en la oficina.

Los talentos mayores de 45 deben demostrar, con hechos, que no están limitados por esa característica. Una análisis elaborado por la firma de reclutamiento Execunet menciona que cuánto más alto es el rango en la última posición ocupada o mayor experiencia, más tiempo se lleva una contratación no sólo por la recesión que viven los mercados, sino también porque la expectativa del profesionista cambia."No quieres ocupar una posición de principiante si llevas décadas laborando", indica Ramírez. Bajo esa perspectiva, el reto para los empleados maduros es hacer más eficiente su marketing personal.

Para los que superan los 40, la primera cualidad a vender es el reconocimiento que tienen en el mercado donde se mueven. Ser identificado implica tener contactos en la industria y que la trayectoria esté avalada, cita el autor Jorge Curcio en el libro "Técnicas y estrategias para encontrar el trabajo de tu vida". Ramírez Ortega añade que las certificaciones, los reconocimientos y, sobre todo, los contactos, son herramientas para promocionarse en este periodo de edad.

Los años laborados en una compañía, explica Curcio, no es tiempo perdido. El profesionista tiene que hacer de ese dato un elemento clave en su nueva búsqueda laboral. Durante la entrevista, los ejemplos y resultados comentados deben confirmar que hay situaciones que ya se vivieron, como profesionista, así como problemas resueltos e ideas implementadas.

Los entrevistadores deben quedar convencidos de que el empleado tiene iniciativa y nuevos proyectos por implementar, lo cual no hizo por falta de tiempo u oportunidad dentro de la compañía donde estuvo.

Las dificultades en el pasado laboral, son las mismas o parecidas a las que puede tener ahora una compañía en la actualidad, lo que cambia es el plus que puede dar el empleado maduro para resolver más rápido y con más expertise esos obstáculos. En muchos casos, cita Curcio, "las empresas no buscan sólo administradores, sino capitanes que sepan sortear las dificultades".

La investigación de Execunet refiere que para un puesto de director o vicepresidencia, los mayores de 45 tienen un 20% más de posibilidades de contratación, que una persona menor a 40. Sin importar el puesto, la edad debe no puede ser el ‘fantasma' que haga al candidato sentirse mal o fallar en un encuentro con el reclutador. La persona debe lidiar con ese elemento y promoverlo como un ‘extra' en las entrevistas que, en su caso, suelen requerir una preparación diferente, explica la Erika Ramírez.

De acuerdo con la psicóloga y Tucker Mays, co autor del libro Fired at 50: How to Overcome the Greatest Executive Job Search Challenge (Despedido a los 50: Cómo superar el desafío de la búsqueda de empleo), estos son algunas reglas que deben aplicarse en una entrevista de trabajo:

1. Pierde el miedo. Si tienes más de 45 años, la edad será la gran interrogante en este encuentro. "Hay candidatos que se intimidan y quieren ocultar los años", asegura Ramírez. Ahí está el primer error, vender un CV o negociar desde una posición de debilidad. En lugar de estar a la defensiva hay que sacar ventaja de "las canas". En la propuesta de "valor" con que te promuevas es importante ser puntual sobre las habilidades, conocimientos y ‘especialidad' que puedes aportar. Debe quedar claro porque tu perfil tiene ventaja por sobre el de los jóvenes.

2. Refleja apertura. Hay una percepción de que los mayores de 50 son reacios al cambio, menciona Tucker Mays. Cara a cara frente al reclutador, incluye palabras que muestren apertura hacia conceptos, como integrar, saber lo que se quiere y cómo conseguirlo, deseo de aprender, adaptarse a variadas culturas corporativas y saber comunicar.

Es clave explicar cómo has respondido a problemas imprevistos y que ponen a prueba tus destrezas, por ejemplo, enfrentar un despido. El punto es demostrar que se puede lidiar con las situaciones más difíciles, mejor que cualquier otro de 30 años de edad.

3. ¿Diferencia generacional?, ninguna. Los reclutadores suelen preocuparse porque los profesionistas mayores de 50 años tengan dificultad para entenderse con empleados más jóvenes. Analiza los ejemplos de interacción que has tenido con gente de diferente edad y coméntalos. Busca anécdotas sobre cómo has ayudado a otros empleados a integrarse a la empresa y entender los retos que surgen en su trayectoria.

Si el entrevistador es menor en edad, el candidato debe plantear preguntas que apunten hacia ¿cómo puede hacer que el trabajo en esta área sea sencillo?, "mis habilidades pueden ayudar a cumplir esa misión. Estas peticiones se perciben con menos amenaza si el empleado demuestra que respeta la autoridad del reclutador", comenta Ramírez Ortega.

En su obra, Tucker Mays señala que otra ventaja para negociar es ser flexible en cuanto a la paga, estar dispuesto a aceptar - de entrada- un salario menor. Ortega sugiere no optar por esa vía, sino buscar una paga acorde al puesto, justificándola con la experiencia que se tiene. Sin embargo, si la persona no puede esperar a otro trabajo, debe usar su conocimiento en el mercado para negociar otro tipo de beneficios.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En un currículo para profesionistas maduros, puntualiza Ortega, no hay que perder tiempo en recapitular los primeros trabajos. Hay que anotar los actuales y puestos más relevantes. Los cursos y las certificaciones son fundamentales, porque demuestran interés por actualizarse sin importar los años de trayectoria. A un costado del nombre puede añadirse parte de esa información, por ejemplo: "Carlos Villalpando, ingeniero certificado en..." También es importante ser específicos en las áreas de experiencia y en los logros obtenidos.

 

Ahora ve
Los jugadores extranjeros son mayoría en la final del futbol mexicano
No te pierdas
×