¿Introvertido?, brilla en tu trabajo

Los expertos aseguran que los tímidos tienen buenas ideas aunque no hablen mucho en su empleo; analistas aseguran que estas personas tienen habilidad para escuchar, algo vital para los negocios.
timido trabajo  (Foto: Thinkstock)
Laura Vanderkam
NUEVA YORK -

Cuando piensas en un líder, por lo general la imagen que viene a tu mente es la de alguien como Jack Welch o Bill Clinton, sociable, estimulado por las multitudes.

Las organizaciones tienden a celebrar y a promover las personalidades extrovertidas, en oposición a los introvertidos, quienes extraen energía de las ideas o de las interacciones uno a uno. Esas personas calladas a menudo no tienen tanta visibilidad dentro de las compañías, pero según algunas estimaciones, los introvertidos constituyen la mitad de la población. Es una enorme cantidad de talento excluida de la jerarquía ejecutiva.

Es el equivalente a la exclusión de las mujeres, y una situación que refleja la misma falta de visión, advierte Susan Cain, autora del nuevo libro ‘Quiet: The Power of Introverts in a World That Can't Stop Talking' (título que podría traducirse como ‘El poder de los introvertidos en un mundo de parloteo').

"Hay un prejuicio en nuestra cultura contra la introversión", sostiene Cain. Para usar el lenguaje de Betty Friedan y la Mística femenina, "es un problema en nuestra cultura que no tiene nombre" extendido, pero pocas veces discutido, al menos hasta hace poco.

En efecto, los introvertidos que intentan hacer carrera enfrentan obstáculos. Las empresas, como parte de sus procesos de reclutamiento, aplican test de personalidad que parecen diseñados para rechazar a los introvertidos. 

Si sobrevives a esa prueba, pronto descubrirás que "la mayoría de los sitios de trabajo están configurados para la máxima estimulación",  indica Cain. Alrededor del 70% son oficinas de espacios abiertos, donde la gente debe convivir con "el ruido y las miradas de sus compañeros de trabajo todo el día".

Las compañías tienen una "desproporcionada fe en el poder de las reuniones y las lluvias de ideas," y suelen promover a las personas que se hacen notar, las que acostumbran hablar antes que todos (tengan o no algo importante que decir). En consecuencia, "la mayoría de nosotros, a una edad temprana, aprendemos a actuar más extrovertidamente de lo que somos".

Pero ese enfoque ignora que los introvertidos tienen múltiples fortalezas que son útiles en los negocios. En primer lugar, estar inmersos en nuestros propios pensamientos no es malo. "Obtenemos nuestra energía de lo que la gente llama nuestro mundo interior", afirma Lisa Petrilli, una autoproclamada introvertida y directora ejecutiva de C-Level Strategies, una compañía que trabaja con líderes de firmas medianas.

"Eso es muy poderoso, las ideas son las que realmente dirigen los negocios".  Así que alimentarse de ese mundo interior se traduce en "ser capaz de ver y crear una visión para que otros la sigan".

En segundo lugar, aunque los introvertidos no pasen mucho tiempo hablando, pasan mucho tiempo escuchando... una capacidad muy conveniente para gestionar las interacciones con los clientes.

Incluso pueden ser mejores ‘enlaces'. "Existe el mito de que el networking se trata de hacer llamadas telefónicas no solicitadas (cold calling) y acercarse a extraños en las fiestas", comenta Lindsey Pollak, vocera mundial de LinkedIn y autora del libro de reciente publicación ‘Getting from College to Career'.

"A menudo las mejores conexiones se hacen a través de conocidos mutuos. La gente tímida suele sentirse más cómoda estableciendo redes con la gente que conocen, y luego piden a esas personas que les recomienden a otras. Esa es una buena estrategia para cualquiera", indica la experta.

Por fortuna, para los introvertidos y las organizaciones que buscan aprovechar su talento, la tecnología facilita que sean visibles sin necesidad de ser llamativos. "La tecnología nos permite conectar con otras personas en formas menos estimulantes", opina Cain. Así, presentarse a través de un correo electrónico es infinitamente más sencillo para los introvertidos que tomar el teléfono, y "con Internet, puedes conectar con cientos, miles o millones de personas sin salir de tu casa."

Las organizaciones también pueden emprender algunas medidas para que sus empleados introvertidos se sientan más cómodos. Cain sugiere que las compañías realmente dediquen tiempo a pensar bien el diseño de las oficinas, de forma que creen lugares donde haya personalización y privacidad sin necesidad de recurrir a enormes salas de reuniones donde tienes que registrarte.  E incluso reconsiderar las reuniones puede ayudar.

"Asegúrate de que ofreces a las personas formas de contribuir que no supongan saltar directamente a la batalla. Algo tan sencillo como entregar por anticipado una agenda de la reunión les dará a los introvertidos "tiempo para pensarlo a profundidad".

Y dado que los introvertidos acostumbran extraer su energía de esa reflexión, probablemente tengan estupendas ideas con las que contribuir, si es que te tomas la molestia de escucharlos.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×