México da empleo pero de mala calidad

Unos 29 millones de trabajadores reciben salarios bajos y no cuentan con las prestaciones de ley; Oaxaca, Guerreo y Chiapas son los estados con las peores condiciones laborales.
EMPLEADO PREOCUPADO  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El repunte en la creación de empleo, en México, está acompañado de un deterioro en las condiciones laborales. La generación de trabajos es insuficiente y el mercado laboral se encuentra en una condición de ‘crisis', peor a la registrada con la recisión económica en 2008, advierten especialistas.

El desafío no es sólo crear empleo, sino que sea de calidad. Hay 6 millones de mexicanos que ganan, cuando mucho, un salario mínimo. Están ocupados, pero no reciben lo que por derecho les corresponde, señala José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios en el Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

México se ubica como una de las naciones miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), más desiguales, con ingresos 26 veces superiores para 10% de la población rica respecto al 10% de la pobre. En el país, las prestaciones sociales en especie (vales, por ejemplo) son 7% de los ingresos posteriores a la deducción de impuestos, inferior a la media de la OCDE, que es de 12%.

A su vez, hay más de cuatro millones de personas con ocupación, pero sin percibir ingresos. Con su trabajo sólo obtienen manutención, por ejemplo, habitación y comida, refiere la Asociación Latinoamericana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas. La mala condición laboral se agudiza por entidad, los empleos más precarios están en Oaxaca, Guerreo y Chiapas, indica De la Cruz.  

Poco más de 30 millones de mexicanos, dice, tienen trabajo pero carecen de seguridad social. Los números indican que esta prestación es un privilegio para alrededor de 15 millones 350,000 personas, que representan apenas una tercera parte de la población ocupada, informa el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). A esos indicadores se suman los más de 14 millones de mexicanos en la economía informal, contra 15 millones dados de alta en el Seguro Social.

"La ocupación generada se vinculada a empleo de bajo valor agregado. Sólo entre 2003 y 2006 se había empezado a recuperar la situación. El retroceso vino en 2008 y el mercado se ha vuelto a deteriorar". En realidad "es un problema estructural, la baja calidad de empleo se ha acentuado en las últimas tres décadas", explica el directivo del Tec. El esquema de trabajo informal, por puntualizar un aspecto, ha capturado a más de 2 millones de personas entre 2006 y 2011.

En suma, más de 29 millones de mexicanos reciben salarios muy bajos y son excluidos de prestaciones de ley. En opinión del especialista del Tecnológico de Monterrey, la precariedad se ha convertido en un común denominador, en especial, tras la crisis de 1995.

Para instancias, como el Observatorio Laboral, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, una carrera ‘bien' pagada oscila entre los 13,260 pesos (para un economista) y los 19,689 pesos (para un piloto aviador y naval).

La recesión se ha vuelto parte de la cultura económica y laboral del país, y eso es delicado "porque en nuestro patrón cultural de comportamiento, esto se ha tomado como algo normal. Sin embargo, tenemos que darnos cuenta que el desarrollo del país depende de un mercado interno más sólido, el cual no se supedite al sector externo, sobre todo con el crecimiento moderado de Estados Unidos y lo que sucede en Europa", subraya De la Cruz, autor del estudio ‘México 2012: Desafíos y Oportunidades'.

El académico expresa que existen sectores industriales con buenos resultados, pero eso no se traduce en mejores salarios. Debe haber un cambio, promovido por quienes agilizan la agenda política e intelectual, pero por el momento no existe un liderazgo que trabaje esa transformación, dice. Para el especialista, una alternativa es que el sector público "se amarre el cinturón" para ser más austero e llevar a cabo nuevas medidas para mejorar la contratación.

La política económica en México, puntualiza el entrevistado, debe crear un entorno favorable para la generación de empleos. Sin embargo, lo que se observa en este año de elecciones es que ninguno de los precandidatos ha planteado una modificación factible.

¿Cómo se puede aspirar a un buen salario en un entorno laboral ‘deprimido'? En opinión de José Luis de la Cruz hay que garantizar al empleador que tienes un "valor diferente", sea por tus conocimientos o experiencia. Hay que llegar a negociar con herramientas de capital humano, es decir, el conjunto de habilidades valoradas por los reclutadores, como iniciativa, innovación y garantizar que eres una persona de ‘fiar' para la empresa.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

"En cualquier situación que se presente en el trabajo, o al solicitar un empleo, hay que preguntarse ¿cómo puede ser más rápido y eficiente para resolver lo que quiere la organización", dice Lindsey Pollak, autora del libro Smarter, Faster, Better: Strategies for Effective, Enduring and Fulfilled Leadership (Más inteligente, más rápido, mejor: Estrategias para un liderazgo eficaz, duradero y pleno).

El especialista del Tec de Monterrey sugiere a los egresados buscar colocarse en empleos que, a largo plazo, generen una experiencia que será bien valorada en el currículo. Además, hay que evitar los antecedentes conflictivos en los trabajos, lo cual puede restar puntos a una futura contratación. Entre dos y tres empleos es el promedio para adquirir una experiencia cotizable.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×