Fin de vacaciones, regreso al tráfico

Los largos tiempos de traslado del hogar al trabajo pueden generar problemas de salud y emocionales; aumento de peso, estrés y menos comunicación familiar son algunas de las consecuencias.
trafico  (Foto: AP)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cada regreso a clases implica también un aumento del tráfico vehicular. En la Ciudad de México, el tránsito se incrementa entre 30% y 40%, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública local. Además, cada año el número de autos en el DF crece hasta 20%, según la Secretaría del Medio Ambiente.

Estar conscientes de esa situación no sólo permite tomar las previsiones de tiempo para llegar a tu destino final, además de disminuir el impacto en la salud reflejado en aumento de peso, problemas de espalda, estrés y desencuentros familiares.

La creencia de que las personas llegan a acostumbrarse a largos tiempos de traslado ha cambiado por el impacto a la salud, dijo Fernando Noriega, médico por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. "Si comienzas a sumar es menos tiempo de descanso, convivencia con familia, tiempo para hacer ejercicio y cuidar la salud", afirmó.

El tiempo promedio mensual que las personas pasan en sus autos para llegar o regresar de sus trabajos es de 23 horas, según un sondeo de la agencia de investigación de mercado De la Riva Group. Un 36% de los mexicanos demora menos de 30 minutos en su traslado casa- trabajo; 37% tarda entre 30 minutos y una hora; 21% entre una hora y 90 minutos y un 6% más de 90 minutos, según un sondeo del portal Trabajando.com.

Además, cada 30 minutos en el coche aumenta en 3% el riesgo a desarrollar obesidad, según  un estudio Instituto de Tecnología de Georgia.

Aunque en México no existe una cifra exacta de la forma en qué impacta el tráfico a la salud, Fernando Noriega coincide en que el aumento de peso suele ser un efecto secundario. "Al estar en el coche aumenta la posibilidad de comprar lo que esté de paso", explicó.

Cada minuto en el transporte representa una reducción de casi tres minutos de tiempo de ejercicio y preparación de alimentos, según un estudio de Gallup, a través de la división Healthways. La disminución de tiempo para hacer ejercicio perjudica la calidad de vida y el estado anímico de las personas, dijo. 

La situación no termina en unos kilos extra. Invertir más de dos horas en el tráfico acarrea otros problemas, como dolor de espalda y cuello, y el estrés generado por permanecer en un estado de alerta elevado, para prever un accidente o por llegar a tiempo a los destinos, agregó. 

Las relaciones también se ponen en riesgo. Quienes tardan más de 45 minutos en llegar a sus trabajos tienen mayor posibilidad de divorciarse y esta tendencia aumenta en los jóvenes, según un estudio realizado por la Universidad de Umea, en Suecia. "No significa que estar en el tráfico cause directamente la separación", advierte Noriega. Pero es una consecuencia: si la persona hace más de tres horas en trasladarse, llega a casa sin ánimo de tener una gran charla y  eso afecta la  comunicación familiar.

¡No al estrés!

Para este regreso a clases, toma en cuenta estas medidas para lidiar con los largos traslados:

-Compartir el auto con compañeros de trabajo es una medida para ahorrar gasolina y reducir el tráfico. Algunas empresas ya ofertan ese servicio, como ‘Aventones'. Entre padres de familia puede establecerse el sistema de llevar a varios niños, compañeros y que estén en la misma zona.

- Ocupar el tiempo en el auto en estudiar, por ejemplo, con un audio libro.  

- Es importante generarse el hábito de programar las estaciones de radio o Internet para identificar un percance vial y evitarlo, o planificar otra ruta. 

- Aprovechar el tiempo que se invertiría en tráfico, para otras actividades, también ayuda. Buscar un gimnasio cerca de trabajo, tomar algún curso o citarse con amigos en un punto intermedio.

- Un día antes, o desde el fin de semana, se puede alistar botanas para llevar en el coche y que la tentación no obliga a comprar cualquier cosa. Frutas, agua, colaciones de frutos secos, o una barra de cereal, calman el apetito, señaló Fernando Noriega.

Ahora ve
El Vaticano enciende su tradicional árbol de Navidad
No te pierdas
×