¿Te conviene un cambio de puesto?

Un movimiento lateral para tomar un nuevo empleo puede ser algo astuto o un callejón sin salida; para decidir si te conviene aceptar un cambio de puesto que no es un ascenso, sigue estos consejos.
ascenso trabajo
Anne Fisher

"Empecé en esta empresa justo al salir de la universidad hace cuatro años, después de hacer prácticas de verano aquí, y hasta ahora todo va genial. Ahora bien, me han ofrecido un trabajo que me pregunto si debo aceptar, y me serían útiles algunos consejos. Sería un movimiento lateral, a un puesto de segundo al mando en una división relativamente nueva, en vez de un ascenso, y parece una interesante oportunidad para ampliar mi experiencia y mi red de contactos.

Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme si es posible que ese trabajo sea un callejón sin salida, debido a que me aleja de la trayectoria profesional que la gente en la alta dirección ha seguido aquí. Tengo la posibilidad de elegir si debo hacer esto o quedarme donde estoy"

Debido a que las empresas se han vuelto cada vez más austeras que antes de la recesión, desapareciendo capas de gestión, los ascensos se han vuelto más difíciles de conseguir, así que mucha gente está en tus zapatos. Con frecuencia, eso es algo bueno. “Los movimientos laterales pueden ser geniales por todo tipo de razones, especialmente si te dan la oportunidad de adquirir nuevas experiencias que son importantes para tu empresa”, dice Lois Frankel, presidenta ejecutiva de Corporate Coaching Internacional, una firma de desarrollo de ejecutivos con sede en Pasadena, California, que cuenta a Disney, Procter & Gamble y Lockheed Martin entre sus muchos clientes pertenecientes a la lista Fortune 500.

Desafortunadamente, Frankel también ha asesorado a personas que hicieron un movimiento lateral sólo para encontrarse con que sus carreras se habían estancado. “Nunca aceptes ninguna oferta de trabajo sin revisarla bien primero”, dice ella. “La única manera de saber si un movimiento lateral conduce a un callejón sin salida es reunir mucha información previa sobre la situación en la que estarías entrando”.

Nota relacionada: Las claves para lograr un ascenso

Debido a que dices que la división en la que entrarás sería relativamente nueva, es posible que no haya sido parte de la empresa cuando el plantel de altos directivos estaba subiendo, así que su trayectoria de carrera no te dirá mucho. Para mantenerte al margen de un posible estancamiento corporativo, Frankel sugiere hacer las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo son vistos los movimientos laterales en tu lugar de trabajo? En algunas empresas, trabajar en varias unidades de negocio distintas, incluyendo aceptar una o dos asignaciones internacionales, es equivalente a “que te sellen el boleto”, señala Frankel. “Es considerado necesario para los futuros directivos de alto nivel”. En otras empresas, sin embargo, no lo es tanto. Echa un vistazo a las estrellas de tu propia organización. ¿Están haciendo, o han hecho, movimientos similares al que estás considerando ahora, o sólo movimientos hacia arriba?

2. ¿Qué pasó con la persona que tenía el puesto antes? Si preguntas por ahí y descubres que recibió un ascenso o que se movió hacia otro puesto interesante dentro de la empresa, muy bien. Pero si tu predecesor -o, peor aún, si son varios- renunció o fue despedido, eso claramente es una señal de problemas en el futuro. “Ten cuidado con cualquier puesto donde haya habido mucha rotación”, dice Frankel. A veces, el problema es el jefe para quien estarías trabajando, lo cual nos lleva a...

  1. ¿Trabajarás para alguien que está abierto a tus ideas? Frankel asesoró recientemente a una gerente que había aceptado un puesto de nueva creación, y que pasaba mucho tiempo hablando con otras personas de la empresa acerca de lo que necesitaban de ella. Sin embargo, su jefe tenía otras ideas. “La quería en su escritorio todo el tiempo, y era un completo microgerente”, dice el experto. “Él le hizo imposible definir su papel y hacer lo que era necesario”. No duró mucho en el puesto y, si tu nuevo jefe no está interesado en las habilidades, talentos e ideas que aportas al trabajo, tampoco tú durarás.
  2. ¿Cómo le está yendo al negocio, financieramente? En su nuevo libro, una edición revisada y actualizada de ‘Nice Girls Don't Get the Corner Office’, Frankel cuenta una historia aleccionadora acerca de una gerente joven a quien se le ofreció un movimiento lateral hacia una división remota y en problemas.

Ansiosa por demostrar que podía cambiar las cosas, la gerente aceptó el trabajo; sólo para descubrir unos meses después que el negocio estaba en el piso de subastas. Cuando fue vendida, ella también lo fue, “y terminó trabajando para una empresa mucho más pequeña y de menor prestigio, además de perder su antigüedad en la antigua empresa matriz, lo cual afectó a su pensión”, recuerda Frankel. “Si tan sólo le hubiera preguntado a la persona que tuvo ese puesto antes de ella, habría sabido que renunció porque sabía lo que se avecinaba y quería eludirlo”.

5. ¿El puesto está en un área en expansión o en un área que se está volviendo obsoleta? Ser el segundo al mando de una división que es estratégicamente importante para tu empresa, y ayudar a dirigir una que es el equivalente moderno al negocio de las carretas de caballos, son dos cosas completamente diferentes. Así que, antes de decir que sí, observa bien cuál de las dos es.

Nota relacionada: ¿Cómo pedir un ascenso a tu jefe?

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

“En estos días, el ritmo del cambio es tan rápido que, independientemente de la industria en la que estés, debes ser capaz de dar un paso atrás desde la cotidianidad y observar el panorama completo”, señala Frankel. Si el puesto que estás considerando es fundamental para los planes a futuro de tu empresa, podría llegar a ser un movimiento increíble. En caso contrario, establece un límite de cuánto tiempo estás dispuesto a permanecer en él -Frankel sugiere de 12 a 18 meses- y, sólo para asegurarte, pide que te lo dejen por escrito.

 

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×