7 razones por las que renuncian los ‘millennials’

La expectativa actual de permanencia en un trabajo para los jóvenes es máximo de 18 meses; no tener opciones de crecimiento ni hallar flexibilidad en la empresa son factores para renunciar.
computadora joven.jpg  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El sueño de permanecer por años dentro de una organización cada vez es menos atractivo para los mexicanos. Los millennials, nacidos entre 1981 y 2000, estiman que el tiempo ideal para permanecer en un trabajo es 13 a 18 meses, según la encuesta 'La empresa de los sueños de los jóvenes 2014', de la firma Compañía de Talentos México.

La gente sólo accede a permanecer en una misma posición o haciendo actividades repetitivas cuando hay gran necesidad económica o porque la empresa que los contrata es conservadora y no quedan otras alternativas. “Si no ofreces desarrollo no eres apetecible para contratar”, explicó Patricia Noriega Martínez, psicóloga por la UNAM y reclutadora.

Son pocas las empresas que conocen y se preocupan por cumplir las expectativas de los jóvenes. Hay muchos líderes de la generación X o Baby Boomer pretendiendo que los millennials trabajen, aprendan y se motiven como ellos lo hacían ellos. Gran error para atraer y retener a un joven”, mencionó Ivette Calvet.

Son siete las causas que orillan a un millennial a decir adiós:

1. No ofrecen opciones de crecimiento. Esto es lo que opinó 22% de casi 7,000 jóvenes de varios países, entre ellos México, entrevistados por la empresa reclutadora Compañía de Talentos.

Los jóvenes tienen “hambre” de desarrollo y son observadores. Desde que llegan a la empresa analizan cuánto tiempo tiene cierto empleado en su puesto. Si no hay opciones para desarrollarse, no sólo con un plan de carrera, sino involucrarlos en proyectos trascendentes para la empresa, permanecerán ahí “sólo para ganar ciertas tablas, pero a la primera que vean algo mejor renuncian”, comentó Noriega Martínez.

2. Mejor oportunidad en otro sitio. 21% de los millennials refieren que cambian de trabajo para tener otras opciones de desarrollo. Es un error pensar que sólo piensan en el salario para elegir. A diferencia de la generación X, los nuevos profesionistas hablan de felicidad en el trabajo. Quieren hacer lo que les gusta, lo cual está siendo un gran conflicto para las empresas rígidas y conservadoras, aclaró Martínez.

3. Los horarios no coinciden con la universidad. Para 13% de los millennials esto es importante. Hay empresas que no respetan los horarios de salida del universitario, complicando la posibilidad de mantener ambas actividades, aclaró Ivette Calvet. A ello se suma que generalmente no existen programas formales para reclutar a un estudiante, lo que significa desconocer qué funciones asignarles, quién los monitorea y en qué tipo de proyectos incluirlos, señaló Noriega.

4. Bajos salarios/beneficios. 13% de los millennials refieren que la poca experiencia con que cuentan es un factor utilizado por las organizaciones para contratarlos con salarios menos competitivos y sin beneficios. “La gente acepta esa condición por un tiempo, y después te cambiarán por alguien que al menos les garantice prestaciones de ley”, subrayó Noriega.  

5. Mal ambiente de trabajo. 10% de los jóvenes indicó que no dudaría en decir adiós a la organización si no hay flexibilidad para combinar vida laboral con profesional y si los jefes no promueven respeto y alianza en el lugar de trabajo. “Los millennials son una generación colaborativa y en el trabajo buscan tener oportunidades de relacionarse y contribuir para alcanzar objetivos comunes”, aseguró Ivette Calvet.

6. La empresa frenó sus estudios. De acuerdo con 7% de los entrevistados, que una organización no fomente terminar su carrera o seguirse preparando es suficiente para no tomarla en serio, y ver ese lugar sólo como un trampolín para comenzar a generar ingresos y ganar currículo.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

7. Maltrato por parte de los superiores. Sólo 4% de los millennials entrevistados aseguró que si el vínculo con los jefes es malo descartaría el lugar de trabajo. Sin embargo, es un elemento que tiene el mismo peso que los anteriores, en opinión de Patricia Noriega. La forma como un millennial percibe a los superiores ha cambiado por completo. Los jefes generación X y baby boomer tienen que reprogramarse hacía ese nuevo chip, algo que por el momento no es común en muchas organizaciones.

El millennial no cree en las estructuras piramidales, donde sólo acatan órdenes del jefe, a quien le llevó mucho tiempo llegar al puesto. Para ellos es más valioso el líder que en lugar de años trabajados habla de experiencia ganada y la comparte. “No hay frase que moleste más al millennial que ‘gánate el lugar como yo lo hice’, aunque en teoría deba hacerlo, si percibe esa actitud del jefe terminarán dejando la empresa”, puntualizó Patricia Noriega.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×