La desigualdad, obstáculo para consolidar a emprendedoras

En México, solo 2% de las mujeres económicamente activas son empresarias, revela estudio; las mujeres se enfrentan a redes empresariales menos incluyentes y dominadas por hombres.
emprendedor suicidio trabajo mujer emprendedores empresas ca  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México muestra condiciones positivas para que las mujeres arranquen negocios, pero no para consolidarlos. La cultura de la desigualdad las relega de oportunidades para financiar y hacer crecer sus empresas, arrojó el estudio “Creando Oportunidades, Fortaleciendo el ecosistema para Emprendedoras en México".

Sólo 2% de las mujeres económicamente activas en México son empresarias y la tasa de productividad en su caso es 30% menor a la de los hombres, según datos del estudio realizado por Value For Women, junto con la Fundación Banorte y la Red Aspen de Emprendedores para el Desarrollo, con asesoría de la escuela de negocios IPADE.

El potencial de las mujeres se ve mermado por la poca atención que pueden prestar a aspectos orientados al crecimiento de la empresa, como pedir financiamiento con un buen plan de negocios, aseguró Martha Rivera Pesquera, directora y profesora de Comercialización en el IPADE.

El 70% de las pequeñas y medianas empresas en crecimiento lideradas por mujeres (PECM) son sub-atendidas o no atendidas por instituciones financieras, según el informe. Ellas suelen desconocer las opciones para financiarse con terceros. Además, su nivel de riesgo en un negocio llega a ser menor, mientras el hombre es menos adverso al temor, explica la académica.

“El problema es que eso no es su único deber, necesitan atender otras tareas donde la sociedad no ha generado bases de igualdad, como atender a la familia”, comenta la especialista en marketing social e integrante del Marketing Science Institute.

El acceso a redes de negocios y capacitación es clave para que un negocio se consolide, pero las mexicanas se enfrentan a redes menos incluyentes y dominadas por hombres. Esa desigualdad no sólo afecta el acceso a financiamiento, también “impacta en forma negativa la seguridad y confianza en sí mismas”, indicó Rivera Pesquera.

Precisa que culturalmente el hombre se forma para “cuidar bienes materiales, dar sustento”. La mujer “cuida personas”, por supuesto tienen miedo a arriesgar todo por el negocio y perder la formación de sus familias. O lo hacen, pero con una carga de responsabilidad inequitativa.

Mujer contra mujer

En el mismo género hay diferencias, las mujeres a cargo de negocios grandes acceden a formación estratégica –en liderazgo personal y autoestima- lo que no sucede tratándose de mujeres con pequeñas empresas en crecimiento (PEC), indicó el estudio.

La Pequeña Empresa en Crecimiento se define como un negocio comercialmente viable, que más allá de la subsistencia, está concebido para crecer y para ello se acercan a opciones de financiamiento. Para obtenerlo la mujer debe tener una base, al menos mínima, de cuáles son los costos en su empresa y el retorno de inversión.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En México, sólo 11% del crédito bancario es destinado a este tipo de empresa en crecimiento, según el informe en el que  participó Fundación Banorte. El 16% de las emprendedoras que participaron y reconocieron haber iniciado con un socio comercial, eligieron a sus parejas para este fin.

El gran reto para que el negocio de una mujer se consolide es entrenamiento continuo. Rivera Pesquera puntualizó que es importante capacitar a la mujer para que empodere su liderazgo, situación que resulta más natural para las nuevas generaciones, por ello el mayor reto está en quienes fueron formadas bajo la creencia de ser las únicas protectoras en el hogar.

Ahora ve
¿Por qué estos gatos se han vuelto guardianes de una tumba en Colombia?
No te pierdas
×