ABC para aumentar tu productividad durante el día

Mejorar ciertos hábitos pueden incrementarla hasta en un 20%, según estudios; ser productivo no es hacer muchas cosas si no generar mayor valor con las que se realizan.
ejercicio  (Foto: Thinkstock)
Gabriela Gutiérrez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La productividad no se genera al llegar a la oficina sino desde antes de salir de casa. Estudios realizados por universidades en Illinois, Reino Unido, Alemania y por la Organización Internacional del Trabajo documentan cómo algunos ajustes en los hábitos de los empleados pueden incrementarla entre 12 y 20% .

Ser productivo no se relaciona con hacer un gran número de cosas, sino con el valor que éstas generan a la organización, explicó la directora general de la consultora en bienestar empresarial Plus Point, Robyn LaMont.

“Las personas exitosas tienen rituales para antes de salir de su casa que tienen que ver con hacer ejercicio, planear su día y su alimentación”, dijo LaMont. Esto no es casualidad, existen explicaciones científicas sobre las repercusiones de cada hábito.

A continuación algunas de las actividades que pueden tener un efecto positivo en el trabajo:

1) Haz una lista

Los ejecutivos productivos priorizan sus tareas con anticipación, esto les permite optimizar su tiempo y disminuir contratiempos, enfocarse en cosas de mayor importancia y desarrollar nuevas ideas, explicó la directora de la empresa Coaching y Desarrollo, Natalia Ortiz Mena.

Las listas de tareas y pendientes son de gran ayuda, además de servir como recordatorios también son motivantes al ver que las tareas fueron conseguidas, dijo la experta. Existen aplicaciones para smartphone o tablets que ofrecen también opciones para armar listas y calendarizar actividades.

2) Divertirte es un deber

El ocio y el entretenimiento son mal vistos por algunas personas, pero en realidad alimentan a las mentes creativas. Actividades como leer el periódico, platicar con la familia, o incluso hacer una llamada telefónica a un ser querido, son actividades que no toman mucho tiempo y en cambio favorecen el desarrollo de competencias útiles como la comunicación y el trabajo en equipo.

“Cuando se tiene un espacio personal para socializar o algún hobby la persona puede nutrirse a sí misma de cosas externas al trabajo y logra recuperar la energía que desgasta en el trabajo”, dijo la directora de Innova Coaching Profesional, Rossana Magaña.

 3) Haz ejercicio

No es necesario inscribirse a un gimnasio que podría aumentar los tiempos de traslado, basta con dedicar entre 20 a 30 minutos para activar los músculos y también el cerebro.

“Hacer ejercicio da energía para el resto del día y eleva los niveles de endorfinas, los neurotransmisores que nos hacen sentir bien y estar de mejor humor”, explicó LaMont. Estar de mejor humor, agregó, aumenta la receptividad hacia los demás y mejora la relación con los colaboradores.

Es importante incluir al menos 30 minutos para hacer ejercicio aeróbico como correr, saltar la cuerda, incluso subir y bajar las escaleras.

4) Un buen desayuno

La mala alimentación en el trabajo provoca una pérdida de hasta 20% de la productividad, ya sea por malnutrición o al sobrepeso, de acuerdo con un artículo Organización Internacional del Trabajo. “Si llegas a la oficina con hambre, es difícil concentrarse”, dijo LaMont.

Lo ideal es desayunar frutas, verduras y moderar los carbohidratos, pues aunque estos últimos dan una sensación de satisfacción rápida, su ingesta demanda más carbohidratos y puede repercutir en el aumento del peso: “Un pan dulce y un café dan la sensación de satisfacción, pero al poco rato el cuerpo quiere volver a comer”, agregó LaMont.

5) Piensa en positivo

Empleados felices no sólo tienen una sonrisa en la cara, también son 12% más productivos que aquellos inconformes, reveló el estudio “Felicidad y productividad”, elaborado por investigadores de las universidades de Warwick (Reino Unido) e IZA (Alemania).

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Antes de salir de casa, vale pena recapitular lo que se consiguió en días pasados y tener algún pensamiento positivo. El optimismo suele relacionarse con ingenuidad, pero eso es un error. “Se puede ser realista y optimista a la vez. Lo importante es tener una visión general del panorama”, dice Ortiz Mena.

Otra manera de reforzar la actitud positiva es mandar un mensaje de agradecimiento a un colaborador cercano. “Motiva a quien recibe el agradecimiento, pero también al que lo emite, porque así la mente se centra en lo que sí funciona y no en lo que falla”, dijo la especialista. Lo anterior, además, mejora el ambiente y relaciones laborales.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×