‘Súper’ asistentes ganan hasta 40,000 pesos

El concepto ha cambiado, contestar el teléfono y llevar la agenda del jefe ya no es su prioridad; son multitareas, tienen títulos universitarios y se orientan a la alta dirección.
asistente  (Foto: Archivo)
Gabriela Gutiérrez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hablan, por lo menos, dos idiomas, tienen títulos universitarios –algunas incluso posgrados–, son multitareas, ya no son exclusivamente mujeres y ganan entre 30,000 y 40,000 pesos. Son algunas de las características de una nueva generación de asistentes.

Tomar dictado, contestar el teléfono y controlar la agenda del jefe no son más sus prioridades. “Estamos en una transformación del rol a asistente ejecutiva. Ahora toman decisiones, se involucran mucho como office manager: compras, instalaciones y contabilidad”,  señaló la gerente Ejecutiva de Page Personnel, Elizabeth Paullada.

“El concepto de asistente ha ido cambiando, antes la palabra asistente, se prestaba a ‘tráeme el café’, pero cada vez tiene más empoderamiento en las organizaciones”, agregó Paullada, especialista en este mercado en México.

La alta dirección es el área de mayor demanda para estas nuevas asistentes, quienes deben buscar quitar de las espaldas de sus jefes los problemas que distraigan su atención de las ideas y soluciones estratégicas.

“Los directores son cada vez más autónomos, pero necesitan concentrar información de diferentes áreas o, incluso, países, por eso las asistentes deben ser capaces de procesar información de negocios, sino difícilmente serán de apoyo a sus jefes”, dijo la directora de Recursos Humanos de Kelly Services, Norma Godinez.

La demanda de asistentes ejecutivas es empujada por el mayor número de empresas internacionales que se instalan en el territorio. Y el sector financiero parece ser el más interesado en este tipo de roles, mencionó Paullada.

“Su demanda comenzó a incrementar hace 15 años, pero fue hace 10 que se hizo más notorio. De hecho, hoy podríamos decir que hay más demanda que oferta, pues se busca un perfil muy específico y con muchos atributos”, dijo Godinez.

Este incremento en la demanda ha abierto las puertas a candidatos hombres interesados en ser asistentes de dirección, aunque aún en una proporción mínima, con solo 10% de las posiciones ocupadas por varones.

No es para todos

Para los profesionistas mexicanos, cuyo ingreso promedio mensual es de 10,384 pesos, según el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, obtener un empleo con remuneración tres veces mayor puede parecer tentador, sin embargo, advierten los expertos, ser asistente no es para todos.

Las nuevas asistentes tienen entre 30 y 50 años, cuentan con experiencia previa en puestos similares, se adaptan fácilmente, tienen actitud de servicio, amplia disponibilidad de horarios (incluso, estar disponible para cuestiones urgentes de fin de semana) y alta tolerancia a la frustración, coincidieron expertos.

“Aunque cada vez menos ven temas personales de sus jefes (como pago de colegiaturas, tarjetas de crédito personales, recordatorios familiares) no están exentas de estas actividades y si se les solicita deben cumplir con ellas”, dijo el gerente de Atracción de Talento de Manpower Solutions, Carlos Soto.

Además de estas cualidades, las súper asistentes deben tener dominio en las nuevas tecnologías relativas a la organización y gestión de proyectos. “antes usaban máquinas de escribir y fax, ahora las tablets y smartphones son indispensables para desarrollar su trabajo”, agregó Soto.

Por ejemplo, las asistentes están en permanente comunicación vía Whatsapp, tienen acceso a la agenda de su jefe a través de calendarios compartidos en tiempo real, coordina las reuniones con diversos asistentes, aparta desde el sistema la sala de juntas idónea y reserva los boletos de avión y el hotel del siguiente viaje, desde algún dispositivo electrónico.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Es justamente la tecnología la que ha abierto una brecha entre las asistentes de hace 15 años y las actuales. “Las asistentes baby boomers (nacidas antes de 1960) no han logrado adaptarse, las X (nacidas entre 1960 y 1979) son las que están ocupando estos puestos”, mencionó Godinez.

Los vínculos de confianza y química que desarrollan con sus jefes continúan siendo los aspectos más valiosos para las organizaciones, coincidieron los expertos.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×