8 pasos para equilibrar vida y trabajo

Tener un balance no es una tarea imposible, sino cuestión de planificar y cumplir ciertos puntos; para lograrlo debes respetar horarios, poner límites y designar un tiempo específico a cada tarea.
Encontrar el balance entre tu trabajo y tu vida personal no
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hallar un equilibrio entre la vida laboral y personal parece una misión imposible, digna de una súper producción hollywoodense, sobre todo si se toma en cuenta el ritmo actual y la demanda de eficiencia a causa de la crisis.

No todo está perdido, existen algunas acciones concretas que ayudan a balancear estos ámbitos sin descuidar ni el trabajo, que es tu sustento, ni tu vida personal y familiar.

"La falta de planeación y una deficiente administración del tiempo son las principales causas que impiden encontrar este equilibro, pues causan un bajo desempeño y le ‘roban' espacio a los asuntos personales", dijo la investigadora de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Panamericana (UP), Margarita Espinosa.

Cuando alguien está ‘casado con su trabajo' no sólo atenta contra su calidad de vida, los costos se reflejan además en fatiga crónica, que ocasiona menor productividad, asegura la especialista en Análisis de Distribución del Tiempo del Tecnológico de Monterrey Estado de México, Aixa Lanett Powell.

Este desequilibrio también afecta a tu familia y amigos, pues dejas de dedicarles el tiempo necesario para fortalecer estas relaciones, concuerdan las especialistas.

Una de las consecuencias más graves es el aumento en las expectativas laborales, ya que la exigencia en tus resultados y responsabilidades es mayor, lo que provoca un círculo vicioso, el cual inevitablemente termina comiéndose a la persona, opinó el experto en manejo de Recursos Humanos, Alberto Álvarez Morphy.

Pon manos a la obra

Algunos consejos para que logres un balance son:

1. Planea: Para poner orden al caos, es necesario un registro donde escribas tus labores de una semana, incluyendo las profesionales y personales. Analiza la prioridad de cada tarea y deja de lado las pequeñeces. "Evita perder tiempo en cosas sin importancia, recuerda que a veces hay que dejar algunas cosas para hacer otras más importantes", dice Lanett. Así que comienza por fijar prioridades.

2. Aprende a decir no: Siempre se vale decir que no, sobre todo en el trabajo y siempre y cuando las negativas se encaminen a reducir las horas extra de tu empleo. Una buena herramienta es enfocarte en tus prioridades y en las tareas que están dentro de tus posibilidades para evitar acumular tareas y obligaciones. "Lo demás sobra", señaló Espinosa.

3. Deja el trabajo en el trabajo: Suena fácil y lógico, pero es rara la persona que cumple con esta primicia. "No es saludable que mientras cenas con tu familia o amigos piensen en la montaña de papeles sobre tu escritorio, debes poner barreras físicas y emocionales entre tu vida y trabajo", aseguró el director general de Bumeran.com México, Mateo Cuadras.

4. Date un respiro: En tu agenda reserva un tiempo específico para una actividad que disfrutes, puede ser para salir con tus amigos, tu pareja, estar con tus hijos o simplemente para leer un buen libro o jugar videojuegos. El punto es que te relajes. Un buen tip es asignar una noche de recreación, donde la computadora y celular están prohibidos, ese tiempo debe ser para estar con tus seres queridos.

5. Comparte la carga de trabajo: Todos creemos que nadie es capaz de hacer las cosas tan bien como nosotros, pero siempre se necesita apoyo. "El arte del liderazgo radica, en gran parte, en el arte de saber delegar", explicó Espinosa. Ello no significa que otros hagan tu trabajo, pero sí que compartan responsabilidades.

6. Toque de queda: Dejar la oficina a una hora determinada es una gran estrategia para obligarte a salir temprano. Para que funcione debes comprometerte, para concentrarte más en el día y evitar atrasar tareas que te obliguen a quedarte más tiempo en la oficina. Prueba terminar media hora antes de la hora de salida, así podrás tener un margen para responder mails, planear el día siguiente o adelantar alguna tarea.

7. ¡Concéntrate!: No desperdicies tu tiempo en distracciones, para ser más productivo y tener tiempo libre es vital que te concentres en lo realmente importante. Por ejemplo, si trabajas a la mitad de tu capacidad en la mañana, intenta hacerlo al máximo hasta terminar esa tarea y después tómate un receso.

8. Finalmente, si eres de los que llegan a las 8: 10 y entras a la 8:00 am, intenta cambiar tu actitud y esfuérzate por llegar temprano, verás que vale la pena anticiparte cinco minutos a cambio de terminar temprano.

Ahora ve
No te pierdas