¿Me conviene un fideicomiso educativo?

A diferencia del seguro, este producto administra los bienes para obtener mejores rendimientos; el contrato establece la duración y limita el uso que se le puede dar al dinero resultante.
estudiante  (Foto: Jupiter Images)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si quieres garantizar un monto de dinero para pagar la universidad de tus hijos puedes elegir entre un seguro educativo o bien optar por un fideicomiso. Ambos instrumentos son productos financieros regidos por un contrato, pero la principal diferencia es que un fideicomiso administra bienes para obtener mejores rendimientos, mientras que un seguro garantiza una suma determinada, dice el especialista de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana (UP), Eduardo López.

El fideicomiso es un instrumento jurídico y financiero que da la flexibilidad de realizar operaciones para beneficio del contratante, con la seguridad de que la administración de los bienes está hecha por profesionales, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Su contratación puede hacerse en moneda nacional o en dólares, dependiendo de la necesidad del contratante y de la certeza que se quiera tener en conservar el poder adquisitivo del dinero.

"Este instrumento permite aportar una cantidad determinada de forma mensual, anual o trimestral para un fin determinado (...), a diferencia del seguro educativo el fideicomiso sólo puede utilizarse para el bien que determina el contratante", señala López.

Otra de las diferencias más tangibles con el seguro educativo es que en caso de fallecimiento o suspensión de pago por parte del contratante (fideicomitente), el beneficiario (fideicomisario) sólo recibirá la cantidad aportada por el primero, no una cantidad asegurada.

Quienes ofrecen este producto en México son las instituciones financieras como instituciones de crédito, de banca múltiple, sociedades nacionales de crédito, casas de bolsa, aseguradoras, instituciones de finanzas y Sofoles.

¿Es para mí?

Este producto es idóneo para quienes no temen tanto al riesgo, ya que los bienes destinados al instrumento generalmente son invertidos en portafolios para generar mayores rendimientos.

No obstante los recursos siempre son invertidos en renta fija para evitar que el cliente pierda el patrimonio, en cuyo caso la institución será responsable por las pérdidas o menoscabos que los bienes sufran por su culpa", señala el artículo 391 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito.

El plazo del fideicomiso es determinado por el cliente en función de sus aportaciones y de la meta que quiera alcanzar, aunque lo más recomendable para cubrir una educación universitaria es iniciar el contrato cuando el menor inicia la primaria o antes de que termine este nivel.

Antes de elegir

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Recuerda que siempre debes comparar para conocer cuál es la opción que se ajusta mejor a tus necesidades.

Las principales ventajas de un fideicomiso son:

  • Seguridad Jurídica: la institución que lo ofrece es un administrador de bienes imparcial, por lo que custodia el patrimonio sin tener interés alguno, vigilando que el destino de los recursos sea aplicado a los fines para los que se constituyó el contrato.
  • Perpetuidad: el fideicomiso es un contrato que se constituye hasta el total cumplimiento de sus fines, por lo que no importa lo que suceda durante dicho tiempo, el contrato sigue siendo administrado y respaldado por la institución.
  • Custodia: como consecuencia de la recepción de los recursos la institución crea un fondo propio que queda fuera del patrimonio de cada una de las partes, dejándolo a salvo de cualquier embargo o reclamación porque dichos recursos pasan a ser propiedad fiduciaria de la Institución. Esto quiere decir que quedan custodiados y administrados por la institución financiera.
  • Estados de Cuenta Formales: los documentos que emite la institución en calidad de estados de cuenta, son documentos con validez que respaldan los movimientos del contrato.
Ahora ve
Vecinos y voluntarios buscan documentos y recuerdos entre escombros en CDMX
No te pierdas
×