Los 4 mitos a vencer para el testamento

Una hora de tu tiempo y 1,700 pesos pueden evitar muchos problemas a tus seres queridos; en México, menos del 10% de la población ha realizado este trámite, aseguran especialistas.
testamento finanzas personales  (Foto: Thinkstock)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las creencias erróneas que rondan al testamento pueden ser la razón por la que menos de 10% de la población haya realizado este trámite.

Este bajo índice no sólo habla de que en México hay poca cultura de la previsión, también implica que millones de familias tendrán serios problemas financieros (incluso emocionales) cuando falte el sostén principal.

"El costo total de tramitar un testamento es de 4,000 pesos y puede quedar listo en dos sesiones de media hora cada una. Si el trámite se realiza en septiembre, el costo baja a cerca de 1,700 pesos", detalla el notario público 186, Juan Manuel Aspron.

En el país hay ocho modalidades diferentes de testamento: el público abierto, público cerrado, público simplificado, testamento ológrafo, testamento militar, marítimo, espacial y realizado en país extranjero.

La figura más utilizada es el testamento público abierto, en el que el testador y el notario tienen conocimiento de la redacción; mientras que el testamento público cerrado es un documento que conoce únicamente el testador.

El testamento público simplificado es una figura que se creó para que las personas de bajos recursos pudieran contar con un esquema para la sucesión de sus bienes, sin embargo ésta no es muy utilizada, mientras que el resto de las figuras se utilizan para casos especiales.

"La Ley tiene soluciones para todo, pero el morir intestado es un riesgo de dejar desprotegidos a quienes más queremos, por ejemplo, si una pareja fallece y le sobreviven los hijos, si no hay instrucciones de quién deberá cuidarlos, por ley alguno de los abuelos deberá hacerse cargo, y un adulto mayor no es precisamente la persona más indicada para criar niños pequeños", advierte el notario.

Según cifras de Seguros Monterrey, la planeación para proteger a la familia en caso de muerte ha ido en aumento, sin embargo, apenas cuatro de cada 100 personas tiene un seguro de vida el país.

"Está comprobado que el proceso de duelo es 80% más fácil si hay solvencia económica, tener bajo control el proceso de sucesión de bienes y el contar con algún seguro de vida, o un ahorro considerable, hace que la familia tenga menos preocupaciones tras la muerte de uno de los miembros", explica Patricia Cid, especialista del Instituto Mexicano de Tanatología.

A continuación te presentamos cuatro mitos que pueden resolverte algunas dudas acerca de lo implica un testamento.

1) ‘La gente joven no se muere'

La única certeza en la vida es que ésta se acabará en algún momento y que no podemos saber cuándo será. El testamento puede realizarse a partir de los 16 años y sólo es necesario acudir al notario con una identificación. Es importante hacerlo aún si eres joven porque así no habrá problemas entre tus seres queridos si llegas a faltar.

"El testamento no implica que vayas a morir pronto, sólo es una manera de dejar las cosas en orden", señala Juan Manuel Aspron.

2) ‘No puedo vender mis bienes si hago un testamento'

El testamento no es irrevocable y no implica que no puedas vender tu casa o auto, o lo que quiera que hayas heredado en el, sólo es válido para los bienes que posees en el momento de tu muerte. El trámite no implica que dejes de ser dueño de tus cosas.

 3) ‘Dejaré dicho que mis hijos pueden cobrar la herencia sólo si se casan'

Cuando realizas tu testamento puedes dejar obligaciones para vender tus bienes y destinar ese dinero a un fideicomiso (para la educación de tus hijos, por ejemplo). Sin embargo no puedes estipular que la entrega de los bienes esté sujeta a una condición particular (como que tu hijo se case para poder vivir en la casa que heredaron), eso sólo sucede en las telenovelas.

"Un error frecuente en los testamentos públicos cerrados es que el testador designe cosas que no se pueden hacer, o que la familia abra el sobre que lo contiene, cuando se redacta un testamento público cerrado el juez de lo familiar es el único que puede abrir el documento o éste quedará sin valor", advierte el notario.

4) ‘Es muy complicado hacer el trámite'

El proceso para realizar el testamento es tan simple como acudir a la Notaría, no se necesita llevar ningún documento para acreditar propiedades o cuentas bancarias, los notarios están capacitados para asesorar la manera en que debe redactarse el documento y evitan que existan influencias en la voluntad del testador (que algún familiar quiera interferir en la redacción, por ejemplo). Realmente lo único que se necesita son ganas para realizar una sucesión de bienes de manera ordenada.

Ahora ve
Estas son las nueve mejores cámaras para fotografiar tus viajes
No te pierdas
×